Portada » Columnistas

Pueblo chico infierno grande

19/07/2013 Sin Comentarios

Michael S. Castleton- Bridger

Las redes sociales hierven con comentarios, generalmente peyorativos , al hecho de que al Pato Celeste, un señor Torena se le haya entregado una medalla idéntica a los jugadores celestes, recientes sub- campeones del mundo.

Lo más curioso es que ahora que este reconocimiento ha salido a la luz pública no tiene padre. Un poco como aquello del gran bonete,’ ¿yo señor? no señor.’

Es absolutamente ridículo. ¿Qué importa si a este buen señor Torena se la da una medalla o no?

La realidad es que este hombre hace muchos años que se las ingenia para estar en cuanta justa deportiva esté uruguay apoyando a nuestros jugadores o participantes. No ni poca cosa ni mala cosa.

Qué un oriental de recursos por lo menos medidos haga esto no debe enojar a nadie. No interesan en realidad todos los mitos que se han creado alrededor de este personaje , como siempre probablemente sean justamente eso , mitos.

Más asombra que algunos dirigentes políticos pierdan tiempo comentando estos hechos absolutamente nimios y sin importancia alguna.

Esos dirigentes traen al recuerdo el personaje de Humphrey Bogart en la añeja cinta ‘El motín de Caine’ ,cuando, en medio de la tempestad y con su barco en verdadero peligro de naufragio no tenía mejor idea que reclamar por unas frutillas que faltaban de la cocina del barco.

Realmente, los uruguayos debemos diferenciar lo sustantivo de lo adjetivo.

No importa nada si el pato celeste recibe una medalla conmemorando una brillante actuación de nuestros muchachos seleccionados.

Lo importante fue la hidalguía y corrección de nuestros jugadores y su excelente actuación en la cancha. Lo demás es cháchara.

Escuchando a algunos periodistas deportivos parecería que el enfado con el Sr. Torena fuera más por envidia que otra cosa.

El país parece entrar en un período preelectoral signado por dificultades que las políticas del actual gobierno no hacen más que exacerbar.

Eso es lo que nos tiene que ocupar a los orientales y a los políticos,nada más pero nada menos.

Que el Sr. Torena disfrute su reconocimiento, la verdad que guste o no su disfraz, se las ingenia para estar siempre.

Los uruguayos tenemos cosas más importantes de las cuales ocuparnos. El fútbol es por sobre todas las cosas un juego, no menos pero tampoco más.

No deberíamos olvidarnos de eso.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.