Portada » Titular

Otra burla al Mercosur y al Paraguay

12/07/2013 Sin Comentarios

Jaime Mario Trobo

En estas horas, con aire solemne y sintiéndose importantes los responsables de la política Exterior del Uruguay, Mujica y Almagro, suben a escena para representar otro acto de servicio a la telenovela venezolana, profundizando aún mas los errores y torpezas cometidas en el pasado que no tienen explicación. O mas bien, las pueden tener en un compromiso cuyos contenidos y alcances nadie conoce.

La condescendencia ante los irrefrenables ímpetus chavistas, los llevó perpetrar la “expulsión” de Paraguay de un acuerdo del que era fundador, y simultáneamente introducir a Venezuela, cuyo jefe de estado, cuya reciente elección es cuestionada por la mitad del país, ahora asumirá la Presidencia del Mercosur.

En un momento en el que en el propio partido de gobierno de nuestro país, cada día mas voces reconocen que nuestra denuncia sobre las graves dificultades de Mercosur, y la incapacidad para resolver las dificultades que le traslada a Uruguay, por falta de cumplimiento de los acuerdos, practica de la legalidad, y poca voluntad de los socios de mayor volumen, el maltrecho instrumento será presidido por Maduro. Anda mal, y no sólo no lo revisamos, sino que lo sometemos a la dirección de un individuo cuestionado, acostumbrado a las bravuconadas y excesos demagógicos confrontativos, y cuya legitimidad y atributos están gravemente cuestionados.

El proceso de decadencia del Mercosur lleva años, el servicio a sus socios es limitado o nulo, probablemente Brasil, como el gran hermano en la región, se sirva de su existencia para que no crezcan otros acuerdos o para que extramuros se considere su liderazgo. Por ello quizás no hizo nada cuando Argentina quiso humillar a Uruguay en el caso de las plantas de celulosa, soportó las impertinencias de Chávez y admitió la sanción a Paraguay y el ingreso de Venezuela y ahora admite sin hesitación el liderazgo de Maduro. Esto ya no es una telenovela venezolana sino una novela brasileña.

Insistir, como lo hacen Uruguay, Brasil y Argentina, en ofender a Paraguay impulsando la presidencia de Maduro, es una torpeza o un capricho de soberbia. Le hace daño a Mercosur, les hace daño a sus otros socios, y le toma el pelo a Paraguay.

Lo cierto es que el progresismo uruguayo ha tendido la mesa, para que en Montevideo en estas horas se dibuje una caricatura mas del Mercosur, se esta montando el atril para que desde él y en nuestro nombre también, se profieran discursos incoherentes, plegarias enajenadas y se comprometa aún más la mala imagen que el mundo recibe desde estos lares.

Cuanto dinero, cuanto tiempo, cuantas esperanzas, cuantos desvelos se pierden en el esfuerzo en el que un día todo el Uruguay se empeñó, cuando Mercosur, solo parece servir como un escenario de discursos que cada día mas se aleja de su rol fundacional, más comercio, más inversión, mas prosperidad.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.