Portada » Actualidad

Un 23 de junio para recordar

28/06/2013 Sin Comentarios

Nicolás Pias

El pasado 23 de junio, no fue un ida mas, fue un día especial para quienes sentimos el deber no solo moral sino cívico a la hora que se nos llama a las urnas.

El domingo, como otros, arranco temprano, aprontando el mate y sin hacerse esperar Lucchese ya aparecía con unos de sus juguetes y como buen perro compañero que es, sentado al lado de la puerta aguardando para jugar.

Con termo y mate bajo el brazo, rumbie hacia la ruta, no llevaba un par de cuadras, cuando ya me cruce con un vecino, que con buen tono me dijo “hoy no es cosa de partidos, hoy es de conciencia”, mate va, mate viene, entre risas de por medio, me despedí y seguí mi camino, no pasaron ni 10 metros que ya apareció mi tío es su camioneta, con mi tía con el mate y mi prima, la ultima, por primera vez utilizaría la credencial, con algún chiste del tío y tirón de oreja de la tía, nos despedimos. Intente seguir mi rumbo pero fue inevitable ingresar por la casa de la abuela (postiza) Chela, que estaba ya con su mate de té mientras mi amigo Claudio amargueaba. No se hablo de mas nada que del clima, pues las credenciales sobre la mesa, decían todo, eso sí, bromas con Claudio sobraron, pues la credencial de la abuela era puro sellos.

Ingrese a la casa de al lado, donde vive Mauricio, que tiene 18 años recién cumplido, como entre me fui, motivos; sobre la mesa, doblada la bandera del Partido Nacional (que le regale en las elecciones de jóvenes del 2007 que él ni votaba), credencial de las nuevas y bajo de ella, la papeleta, no necesite ni despertarlo, con una sonrisa salí siguiendo viaje, cruzándome una vez más con algún que otro vecino antes de llegar a la ruta.

Ya en Montevideo, me esperaba una amiga nerviosa, tenía una papeleta del circuito donde voto que mostraba alguna imperfección, fuimos a la sede central Pro Referéndum, la dejamos y seguimos rumbo a la 18 de julio y Martin C. Martínez. En la sede de Unidad Nacional, estaban Gustavo Borsari, Daniel “el pajarito” Simoes, Guillermo Pérez Puig, Pia Nogueira, Quique y un gran amigo Daniel Chico, que desinteresadamente ponía su camioneta a disposición, siendo este su primer acto de militancia con nuestro partido ya que viene de otra tienda política.

Llevamos gente a votar, evacuamos dudas del lugar de votación, votamos y recorrimos circuitos. La cosa estuvo quieta en la calle, el panorama no fue el mejor, pero ciego a la realidad que vivíamos, no perdíamos esperanza.

Llegado el cierre de mesas, me quede en la Escuela Grecia, en el circuito 220 esperando el escrutinio, mientras tanto, me llegaba un mensaje que decía que la Comisión Pro Referéndum ya admitía por la información que tenían que no se llegaría al 25 %. Mientras se informo de los 124 votos que se registraron ahí, de los cuales uno fue anulado, firme las actas como delegado general presente y finalizado todo el proceso me retire al mismo tiempo que las urnas salían escoltadas de la escuela.

Afuera, mientras esperaba que mi amigo Bryan me pasara a buscar, con cabeza en alto pensaba en esas palabras de Rocha Imaz en la asamblea de la 71, donde hablaba del deber cívico y lo importante que es, haciendo referencia a la lucha constante que mantuvo Herrera y Wilson por defensa del mismo. También me acorde de un libro que leí llamado “Sucedidos”, donde narra una serie de anécdotas, vivencias y otros, vividas o escuchadas por Alejandro Zorrilla de San Martin o “abuelazo”, transcriptos por una de sus nietas y uno de sus hijos, el mismo, habla de principios del siglo XX época de grandes contradicciones políticas y donde existía una tenaz persecución sobre el Partido Blanco, un comisario, allá por puntas del Cufre, ordeno a sus guardiaciviles marchar hacia los pasos de los arroyos y quitar las balotas a todos aquellos blancos que fueran cruzar para ir a votar al pueblo… recordar esas cosas, me dejo doblemente tranquilo, por un lado, por el tema que se trataba y vote, por el otro, no hice otra cosa que trabajar, defender y proteger, eso tan lindo, por lo cual a lo largo de nuestra historia partidaria todos nuestros caudillos y líderes políticos han defendido, que es la expresión popular, la democracia de elegir, ese voto secreto por lo cual se lucho y se derramo sangre, estoy conforme en lo personal y como muchos tengo la conciencia tranquila de que realice el mayor esfuerzo por la causa y defendí unos de los mayores legados que le ha dejado el Partido a Nacional a nuestro país.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.