Portada » Titular

La verdad histórica

28/06/2013 Sin Comentarios

Luis Alberto Lacalle Herrera

El 27 de junio próximo se conmemoran cuarenta años del golpe de estado y motín militar que iniciaron los 12 años de dictadura que sufrimos todos los orientales. Como todo episodio histórico, no nació por generación espontánea sino que tuvo sus causas próximas y remotas, sus personajes principales y accesorios.

Se trata de un episodio que nuestra generación vivió y en el que nos vimos involucrados desde nuestro nivel de relativa importancia política en esa época, pero los vivimos.

No tenemos pues, una visión objetiva ni imparcial, pero es nuestro deber tratar de hacer valer la verdad histórica ante las versiones sesgadas que pretenden torcerla. Teñir la historia , falsificarla, es pecado de lesa patria contra las generaciones que tratan de aprender esa verdad. Por eso este alegato .

1) El país en los 60. Nuestra patria vivía en pleno ejercicio de las libertades políticas. Se podía votar por el Partido Nacional, el Colorado, el Comunista, el Trotkista, el Socialista, la Unión Cívica o la Unión Popular. Se podía leer El Día, La Mañana, El País, El Popular, El Bien Público, La Tribuna Popular, El Diario, Acción y Marcha. Habían dificultades económicas, pero se laudaban dentro del estado de derecho dentro del que se discutía y celebraban elecciones.

2) La subversión. Un puñado de muchachos engatusados por las ideas de Fidel Castro y pretendiendo reproducir la revolución cubana, creyeron que se podía intentar la vía armada para derrocar el gobierno y establecer el socialismo. No había entre nosotros campesinos explotados, por lo cual inventaron lo de los cañeros. Trasplantaron lo que no se podía e intentaron la práctica del ¨foquismo¨, que fracasó porque no conocían la realidad. Vino el Che Guevara y les dijo que en el Uruguay no había que pelear si no que votar, pero no le hicieron caso. Un buen dáa se vinieron a la ciudad y robaron, mataron, secuestraron y torturaron. Las más de las veces por la espalda o de sorpresa y sin combatir. Asesinaron a oficiales de las FFAA y la policía pero también a un peón y a soldados inocentes, a uno con una inyección, a los otros por la espalda. Lograron sembrar el miedo, eran teroristas.

3) La reacción de la sociedad. Al principio fue la Policía la encargada de enfrentar esta nueva forma de delincuencia, luego las FFAA. Lo hicieron con eficacia, derrotando a este enemigo de la paz social, luego de un conflicto que culminó en abril de 1972. Murieron más efectivos policiales y militares, que integrantes de los movimientos delictivos.

4) El peruanismo. En aquellos años se produjo en América un fenómeno singular. En el Perú, mediante un golpe militar, ocuparon el gobierno oficiales que por primera vez en el continente esgrimían y proclamaban ideas que podemos calificar de ¨izquierda¨, pues abogaban por la reforma agraria y una mayor justicia social en su país. En su país, recalcamos. Algunos oficiales uruguayos pretendieron imitarlos. Esto llenó las cabezas de algunos militares compatriotas. Derrotaron en buena ley a la delincuencia subversiva, pero se les ocurrió que ellos podían gobernar mejor que quienes eran electos democráticamente. Torturaron a presos durante y después del conflicto.

5) El 27 de junio de 1973. El gobierno de JM Bordaberry nació débil, sin mayoría parlamentaria, presionado por los militares y por parte de la oposición. En febrero de 1973 las FFAA emitieron los comunicados 4 y 7 que bosquejaban un futuro rumbo, semi-izquierdista, lo que les valió el apoyo público del Partido Comunista y la expectativa de otros sectores afines. El 27 de junio se disolvieron las cámaras y se instaló la dictadura.

6) La dictadura. No tuvo un caudillo indiscutido, ni siquiera una conducción colectiva que le diera coherencia. Persiguió a los partidos en su primera etapa. En 1976 prescindió de Bordaberry, defendiendo a los partidos como esenciales para la marcha del país, pero responsabilizando a los dirigentes del momento, por su pretendida crisis. Por lo menos el Gral Vadora y el Gral. Alvarez, aspiraban a ser electos a la presidencia. Los dirigentes del Partido Nacional estuvimos en la resistencia desde el primer día .

7) El plebiscito. En 1980 los asesores civiles cercanos al régimen militar, aconsejaron plantear un nuevo ordenamiento institucional, modelo Pinochet, que fue plebiscitado. Fue derrotado. El Ministro del Interior reconoció la derrota del régimen.

8) La salida. En 1982 se convocó a elecciones internas de los partidos, en la convicción del régimen y sus aliados civiles de que los antiguos dirigentes serían eliminados. Volvimos por la fuerza de las urnas.

9) El retorno democrático. En 1984 se celebraron elecciones semi libres, pues se impidió a Wilson y a Seregni ser candidatos. Esto fue resultado del Pacto del Club Naval en que colorados, cívicos y frentistas, acordaron con los militares esas condiciones. Así fueron las cosas. Veinte años infames, que se iniciaron por los que se levantaron contra la democracia en 1963 y trajeron la dictadura.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.