Portada » Actualidad

Debate sobre comercio con Islas Malvinas

13/06/2013 Sin Comentarios

Daniel Isgleas, diario El País

Un debate en la Cámara de Representantes sobre el estado del comercio con los habitantes de las Islas Malvinas sirvió para que desde el oficialismo se reconociera que la decisión de solidarizarse con Argentina en el reclamo de soberanía afectó los intereses del país, que por impedir el atraque de buques con bandera del archipiélago ha perdido de ganar unos US$ 500 millones anuales. Y a la vez desde la bancada del Frente Amplio se defendió “la integración” regional por la que Uruguay “ha jugado fuerte” como ningún otro país de la zona.

“Nosotros hemos afectado nuestros intereses por defender la causa argentina, cosa que no hizo ningún otro país del Atlántico Sur ni del Pacífico, eh! ¡Ningún otro país afectó sus intereses por defender la causa argentina: solo nosotros! Cuando planteamos el tema de los pesqueros, no jugamos una cosita chiquitita, ¿eh?. ¡Jugamos US$ 400 millones o US$ 500 millones al año en suministros, combustible, tripulaciones, viajes al exterior, reparaciones, traslados, carga y descarga de pescado! Ese ingreso al año nos jugamos cuando no permitimos que los barcos con bandera de Malvinas ingresaran al puerto de Montevideo. ¡No es poca cosa la que nos jugamos, ¿eh?!”, exclamó, en forma encendida, el diputado del Partido Independiente Jorge Pozzi, durante la reunión de la Cámara de Representantes en donde la oposición planteó los perjuicios sufridos por la economía uruguaya debido a aquella medida.

Por decisión del Poder Ejecutivo, los buques con bandera de Malvinas no pueden ingresar a puerto y ser atendidos por los servicios portuarios del país.

Intereses

En la reunión, el diputado oficialista Pozzi recordó que Uruguay tenía barcos que hacían la travesía de Montevideo a Port Stanley regularmente, “que fueron hostigados y finalmente no vinieron más acá, pero fueron a recalar al lado, a Brasil, sin ningún tipo de inconvenientes”.

“Ese fue tráfico que perdimos sin poder llegar a una solución para que se siguiera haciendo, inclusive con el planteo de que se abrieran los contenedores para que se viera lo que llevaba dentro”, dijo Pozzi, cuya intervención cerró un debate que había sido planteado por los diputados blancos Jaime Trobo y José Carlos Cardoso.

Del planteo de los nacionalistas surge que para ellos una cosa son los intereses políticos de los Estados y otras los comerciales.

“Nosotros nos jugamos mucho por los hermanos argentinos. Ahora, somos los únicos que hemos jugado mucho por los hermanos argentinos. ¿Debemos estar orgullosos de eso? Sí, ¡cómo no! Estamos orgullosos de lo que hemos hecho. A ver si eso nos da créditos y cartas para plantarnos y decir: “Nosotros, que no andamos con jarabe de pico en cuanto a la integración, y la jugamos fuerte, que arriesgamos US$ 500 millones al año para que los hermanos argentinos se sintieran respaldados en los hechos, también debemos tener la posibilidad de decir: pero, ¿cómo vamos a encauzar esto que hoy es una causa nacional para todo el mundo? ¿Cómo lo vamos a encauzar para que tenga un desenlace, una salida correcta?”

Bloqueo

En el debate, el diputado Trobo expuso a favor de no trabar el comercio con el archipiélago austral, por más que reconoció compartir la posición solidaria del gobierno con el reclamo argentino de soberanía sobre las Malvinas.

Pero aclaró que “no admitimos que nuestro país se sume a la lógica del bloqueo y se niegue a reconocer que el territorio americano de las Islas Malvinas es un territorio vecino, donde vive una pequeña comunidad vulnerable, que en su momento sufrió una agresión militar y a la que debemos tratar como vecinos, identificando nuestros intereses comunes, desarrollando nuestras estrategias de convivencia”.

“Nuestros puertos están en condiciones de ofrecer los mejores servicios para las embarcaciones dedicadas a la pesca del calamar, de la merluza negra y de otras especies de alto valor comercial. Hoy día, muchos de los barcos que operan en aquella zona llegan a los puertos de Brasil sin ningún inconveniente. No llegan a Uruguay porque no ofrece seguridades”, precisó el legislador.

Trobo dijo que un vuelo entre Montevideo y Stanley insumiría dos horas y media y podría generar “una corriente comercial muy interesante”.

Y añadió que la comunidad de Malvinas “goza de un ingreso per cápita anual en el entorno de los US$ 40.000″.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.