Portada » Actualidad

Medidas para la potabilidad del agua del Santa Lucía “deberían haber sido adoptadas antes

17/05/2013 Sin Comentarios

Entrevista a Gerardo Amarilla en Radio El Espectador – extracto-

Hay dos conclusiones por lo menos personales que sacamos en el momento de recibir la información por parte de las autoridades del ministerio y del directorio de OSE. En primer lugar que son medidas tardías, porque según las propias informaciones que nos dieron ayer ellos tenían conocimiento de problemas de contaminación serios y graves desde el año 2011 en la cuenca del Río Santa Lucía. Hay un informe de la Agencia Japonesa de Cooperación que alertó sobre la gravedad de algunos focos de contaminación en la cuenca del Santa Lucía, particularmente en algunos afluentes, que fue informado a la administración en el 2011. Dos años y algunos meses después nos encontramos con esta situación y no se han comenzado a implementar medidas de reparación como establece la norma, recién se van a implementar ahora. Hay una tardanza importante desde que la administración toma conocimiento hasta que se dispone a establecer algunas medidas. Capaz que lo hace porque evidentemente en marzo o en febrero surge el problema de que la gente se comienza a dar cuenta en las canillas de que hay un problema con el agua.

Ahí vamos a lo segundo: no vimos ningún documento, ningún estudio acabado que nos pueda dar mayor información sobre el estado real y las medidas a implementar, pero basándonos en la presentación de Power Point las medidas nos parecen a primera vista un tanto insuficientes. Los plazos que se establecen nos parecen en algunos casos bastante excesivos, temas que se empezarían a resolver recién en el 2015. Hay algunos temas que no estaban previstos, por ejemplo las poblaciones que no tienen red de saneamiento todavía, que están en la cuenca del Santa Lucía; no vemos que allí haya medidas concretas para monitorear más de cerca el posible vertido de algunos afluentes a la cuenca.

Hay algunos temas particularmente cuestionables, como el límite para la agricultura. Se establece un límite de amortiguación de 20 metros en el curso del Santa Lucía y de 10 metros en los cursos secundarios. Ayer hablamos con algunos legisladores e incluso con algunos del Gobierno coincidíamos en que nos parecía un límite arbitrario, porque a veces depende también del grado de las pendientes y la permeabilidad del suelo, y además es una distancia extremadamente corta porque por la propia erosión del suelo en algunas pendientes los productos químicos igual van a alcanzar el cauce y lo van a seguir contaminando. Además de este capítulo creo que faltó otro que lo planteamos ayer también, que fue la falta de una visión integral del resto de las cuencas del país, tal vez no tan sonadas como el Santa Lucía, pero en algunas de las cuales ya se han planteado problemas.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.