Portada » Actividad Legislativa

Ratificamos nuestra postura de defensa del matrimonio y la familia

12/04/2013 Sin Comentarios

Gerardo Amarilla

EL artículo 40 de la Constitución establece que “La familia es la base de nuestra sociedad”. Y agrega que “El Estado velará por su estabilidad moral y material, para la mejor formación de los hijos dentro de la sociedad”.

Venimos a esta sesión a ratificar nuestra posición de defensa del matrimonio – en lo que entendemos y creemos – su concepción natural, es decir, la unión legalmente protegida de un hombre y mujer para la procreación y formación de los hijos en el seno de la sociedad.

Esa concepción es la que defendemos y entendemos que debe ser promovida.

Entendemos que estas modificaciones al Derecho Civil en general y del Derecho de Familia en particular, son de una trascendencia tal y las consecuencias en las bases mismas de la sociedad son de tal magnitud que consideramos superficial y apresurada su aprobación.

Nosotros nos oponemos a ésta norma por entender que desvirtúa y desnaturaliza la institución matrimonio y por ende también la familia.

Como ya realice una extensa exposición en la sesión del mes de diciembre no voy a abundar en los argumentos pero sí me gustaría leer en sala una proclama realizada por la Asociación Cristiana Uruguaya de Profesionales de la Salud y del Instituto Jurídico Cristiano del Uruguay y que la misma expresa lo siguiente:

A LA OPINIÓN PUBLICA

Aprobar el proyecto de ley de matrimonio igualitario

- Implica vulnerar normas de Derecho Natural recogidas en forma expresa e implícitas en la Constitución y en disposiciones de Acuerdos y Pactos Internacionales de los que es parte el Uruguay, a saber Declaración Universal de Derechos Humanos; Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

- Trastoca el eje central de la protección a los derechos del niño, considerándolo como objeto.

- No responde a una necesidad social, ni soluciona un problema general de la sociedad uruguaya.

- No califica, ni motiva ninguna situación actual discriminatoria por aplicación de las normas vigentes del Código Civil en materia de matrimonio ni de filiación, que ameriten un cambio de régimen y menos aún por el régimen propuesto, el que sí aparejaría graves problemas al momento de su aplicación.

- En nuestro derecho la institución del matrimonio está bien reglamentada y la aplicación de las normas que la regulan no ha traído inconvenientes irresolubles, sino que por el contrario han servido para ordenar las buenas relaciones en una sociedad, sin excluir ninguna opción. Si se aprobara este proyecto de ley, no solo no corregiría ninguna inequidad existente, sino que por el contrario crearía graves problemas jurídicos.

- Con este proyecto de ley se estarían modificando sustancialmente institutos jurídicos esenciales para toda la sociedad, tales como: el matrimonio, la familia, la paternidad y la filiación, y atentando incluso contra los derechos inherentes a las personas que nazcan mediante reproducción asistida.

Es necesario mantener la protección jurídica que el Estado le ha otorgado a estas instituciones, rechazando el proyecto de ley de matrimonio igualitario.

Asociación Cristiana Uruguaya de Profesionales de la Salud Instituto Jurídico Cristiano, Uruguay

Apoyando en un todo el contenido de esta proclama y ratificando nuestras expresiones en favor del matrimonio y la familia tal cuál están regulados y protegidos en nuestro ordenamiento jurídico hasta el día de hoy en nuestro, es que manifestamos que votamos en contra de éstas enmiendas.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.