Portada » Columnistas, Destacado

Las Guaseces Presidenciales

12/04/2013 Sin Comentarios

Ricardo Puglia

Entre un gobierno divertido que nos dejó una de las peores crisis económicas y financieras que pasaron por el Uruguay en los albores del siglo XXI (invierno de 2002) y las guaseces presidenciales del actual, los uruguayos parecemos estar condenados a los malos gobernantes que las urnas han sabido avalar. Muy lejos estamos del prometido país de primera cuando el número uno del ejecutivo tiende a imitar a un plumífero (pato) y el número dos se estremece de los negativos resultados fiscales y de la pérdida del control económico-financiero de las empresas públicas más la desastrosa política monetaria seguida por las autoridades de nuestro Banco Central que finalizarán 2013 con una pérdida parafiscal de aproximadamente 813 millones de dólares. Distraídos!!!

El enano llorón, como fue denominado nuestro país por un alto diplomático de la región, ahora actúa a través del conductor del país de una manera grosera y rústica contra los intereses de todos los uruguayos, calificando a otro mandatario vecino en forma despreciable y como los niños, refiriéndose a un ex mandatario fallecido, por sus defectos físicos, poniendo en riesgo una relación bilateral ya desgastada entre el kirchnerismo y el primer gobierno del FA.

Evidentemente los uruguayos poco y nada podemos hacer frente a tal desgarbado personaje que en vez de dirigir, trabajar y gobernar el país para el cual fue electo, prefiere la profetización de sus ideas en todos los medios, audiciones y entrevistas, ideas de hoy que cambian mañana.

De esta forma el país transita el cuarto año de gobierno tupamaro-comunista sin ningún resultado demostrable, prendido económicamente con alfileres, como un castillo de naipes, donde los resultados obtenidos en educación, seguridad, infraestructura, vivienda, salud, reforma del Estado, turismo, etc., no alcanzan para justificar el desorbitante gasto público de una pésima gestión en la cual se han privilegiado a uruguayos que habiéndose levantado en armas contra la democracia hoy reciben pensiones suculentas por el mérito de ex guerrilleros.

Mientras Argentina y Brasil, -los colosos sudamericanos- vienen sufriendo los colapsos de la recesión global, países como Chile, Colombia o Perú se transforman en líderes sudamericanos emergentes a partir de la estabilidad macroeconómica, el crecimiento del PIB en los últimos años y las favorables condiciones para la recepción de inversiones extranjeras.

Algunos países han avanzado velozmente y el Uruguay del Conrad 2010 y los ricos argentinos que apoyaron a Mujica han perdido protagonismo. La culpa no es de los eventos externos o las imposiciones de los organismos internacionales, sino que son la aplicación de políticas internas sesentistas, populistas, chavistas, castristas, etc., las que espantan al capital extranjero y hacen del pobre Uruguay un país dependiente de sus vecinos que por más que se los destrate y maltrate con altos niveles de precios son necesarios en el contexto territorial en que vivimos.

La alta inflación y la baja tasa de inversión respecto al PIB deberían ser preocupación presidencial y los distraídos a cargo del MEF o de la OPP o los asesores económicos del BCU deberían establecer metas de inflación entre el 2% y el 3% anual, mientras que la tasa de inversión directa debe ser al menos un 30% del PIB. Cualquier otra cifra es un cuento chino si se quiere ser un país de primera.

Señor Presidente, ocúpese de gobernar, deje las guaseces de lado, haga de este Uruguay el primer país Latinoamericano al menos, haga que se destaque por el nivel de inversión pública y privada, por un alto nivel educativo, por un excelente nivel sanitario, por la construcción de viviendas de acuerdo a la demanda de cada sector social. Deje el lenguaje con que alcanzó la presidencia, mejórelo, sea digno de la institución que preside y represéntenos en el mundo global como otrora nos representaron con elegancia y señorío ex colegas suyos.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.