Portada » Actividad Legislativa

Exposición de Ana Lía Piñeyrúa en la interpelación al Ministro Lorenzo

05/04/2013 Sin Comentarios

“Han logrado un milagro: dilapidar a manos llenas los recursos de todos los uruguayos para devolverles peores servicios en salud, educación, seguridad y en tantos otros temas que hoy nos angustian” afirmó la senadora Ana Lía Piñeyrúa durante la interpelación al Ministro de Economía Fernando Lorenzo realizada en el día de hoy.

A continuación, algunos pasajes de la exposición de la senadora Ana Lía Piñeyrúa durante la interpelación:

“Cuando se elaboró el Presupuesto quinquenal del actual gobierno, se tomó como base un escenario macroeconómico nacional e internacional extraordinariamente favorable para el Uruguay. En su momento el Partido Nacional criticó la metodología seguida por el gobierno, no sólo porque sus proyecciones eran excesivamente optimistas, sino porque se basaban en supuestos poco realistas y de escaso sustento técnico. Dos aspectos fueron criticados, en particular: la tasa de crecimiento de largo plazo pronosticada y el no considerar la existencia de los ciclos económicos.

La planificación fiscal del período que no consideró la existencia y la fase del ciclo económico en que se encontraba nuestro país. En efecto, el gobierno no tuvo en cuenta que en una fase expansiva del ciclo económico deben tenerse déficit fiscales menores que en las fases recesivas. De esta manera el gasto público juega un papel estabilizador de la economía, y no como en la actualidad, que es un factor que exacerba el sentido del ciclo.

Si a esto le agregamos que la deuda pública se ha duplicado desde 2005 al día de hoy – pasó de 13.717 millones de dólares en 2006 a 27.907 millones de dólares en 2012 – al punto que el propio Ministro ha admitido que nuestra deuda pública es elevada, y le agregamos a todo esto que el déficit fiscal ha ido constantemente en aumento, vemos que se han cometido errores serios.

El aumento del gasto ha empujado la inflación hacia arriba, no se ha ahorrado nada para cuando llegue una época de vacas flacas y la situación fiscal es “bastante delicada”, como ha admitido el Jefe de la Asesoría Macroeconómica del Ministerio de Economía, Ec. Andrés Masoller.

En el fondo, los problemas que enfrenta el país se originan en las ansias de la presente y la pasada administración de engordar, no de fortalecer, al Estado, a través de millones de dólares en cargos públicos y planes ineficientes cuyos resultados están a la vista. Nunca se incrementó tanto y tan rápido el gasto público, nunca se hizo tanto para lograr malos resultados como durante esta administración. Han logrado un milagro: dilapidar a manos llenas los recursos de todos los uruguayos para devolverles peores servicios en salud, educación, seguridad y en tantos otros temas que hoy nos angustian.

El Ministro sabe que la explicación de la actual situación se debe a haber priorizado opciones políticas sobre las técnicas. Hoy es evidente y es importante que el Ministro conteste si piensa corregir el rumbo o seguirá por este camino altamente peligroso para el país.

El otro gran tema macroeconómico que actualmente aflige al Uruguay y que golpea cotidianamente a los hogares es el aumento de la inflación. El BCU ha tomado medidas para tratar de controlar la inflación, esto debe ser reconocido. Ha utilizado los instrumentos que tiene a su alcance, en particular la suba de la tasa de interés de referencia y de los encajes bancarios para tratar de encausar el problema.

Ahora bien ¿cuáles han sido las consecuencias de la política monetaria contractiva del BCU? Notoriamente ha sido insuficiente para controlar la inflación. La causa ha sido, como reseñábamos antes, la política fiscal expansiva, acompañada de una política de ingresos no vinculada a la productividad del trabajo, como explicaré más adelante, que ha tenido efectos inflacionarios. Vale decir, la política monetaria contractiva lucha para bajar la inflación y se enfrenta con una política fiscal y de ingresos expansiva por lo que lleva todas las de perder.

En conclusión, no pueden caber dos opiniones. Al Ministro Lorenzo y su equipo oficial que incluye al Sr. Vicepresidente de la República se les ha desarmado el tinglado. La presunta seriedad en el manejo macroeconómico que durante buen tiempo compró incluso parte de la oposición se ha desmoronado debido al rotundo fracaso para mantener los más elementales equilibrios aún en una época de pleno crecimiento. Cabe preguntarse ¿qué hubiera sido del país si hubiéramos tenido que enfrentar situaciones difíciles si ni siquiera supieron administrar la prosperidad? Es una afrenta a todos los uruguayos y en particular a los más pobres no haber aprovechado esta bonanza excepcional para mejorar los servicios públicos y hacer las reformas que imperiosamente se necesitaban. Hoy queda en evidencia la verdad: El rey está desnudo y muchos son los que se animan a afirmarlo. La historia se encargará de juzgar esta gestión sin ningún lugar a dudas y los uruguayos que no somos tontos no nos dejaremos engañar por el lenguaje pseudotécnico que disfraza la gigantesca ineptitud que han demostrado. Las cosas por su nombre, la conducción económica no es la excepción, está igual de mal gestionada que la salud, la educación o la seguridad. Habiendo tenido todas las herramientas a disposición el equipo económico ha perdido el tiempo.”

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.