Portada » Destacado

UNASUR y la amenaza de los grandes vecinos

22/03/2013 1 Comentario

Jaime Mario Trobo 

En estas horas analizamos en la Comisión de Asuntos Internacionales de la Cámara de Representantes, el Protocolo adicional al Tratado de Unasur sobre compromiso con la democracia. No se puede dudar de las loables intenciones que este documento tiene, es sin duda un propósito altamente calificado preservar la democracia, la vigencia de las instituciones y la protección de las libertades y los DDHH.

El documento incluye una serie de disposiciones sancionatorias aplicables ante la amenaza de ruptura institucional, las que pueden llegar a ser de particular gravedad como es el caso de las enunciadas en el literal b del art. 4 del documento; “Cierre parcial o total de las fronteras terrestres, incluyendo la suspensión y/o limitación del comercio, tráfico aéreo y marítimo, comunicaciones, provisión de energía, servicios y suministros.” Sin perjuicio de otras, estas en particular, por sus graves consecuencias en la población en la medida que constituyen un virtual “bloqueo”, nos invita a una seria reflexión, especialmente como uruguayos.

Esta aún fresco el recuerdo de los episodios vividos en el correr de 2012 en la República del Paraguay. El proceso político-institucional interno derivo en una sustitución del Presidente por actuación del parlamento en sus legítimos márgenes. Sin embargo la comunidad regional, liderada por las fraternidades ideológicas, cometió el acto de intromisión e injerencia en los asuntos internos de un estado más flagrante de los últimos tiempos. Los poderosos Brasil, Argentina, la autoritaria Venezuela, seguida por los consecuentes gobiernos alineados por sus intereses particulares bajo el título del socialismo del s XXI, no vacilaron en intervenir directamente en el Paraguay, gestionando directamente y en su territorio en forma impúdica, lo que mejor les parecía para esta patria que les es ajena.

Así se consensuaron sanciones al Paraguay que, en una practica ilegal que pretendía fundarse en instrumentos, como el que analizamos, que no tenían vigencia en ese momento, le excluyeron de decisiones en las que su participación es originaria, como el caso de MERCOSUR.

Y, los cruzados de la libertad y los DDHH, liderados por el malogrado Chávez, Cristina Fernández y otros, apoyados sigilosamente y con complicidad por el “realismo político que supera el derecho” de Mujica, su canciller y el FA, practicaron el acto de exclusión y reprimenda a una democracia activa que puja incansablemente por estabilizarse.

Otros comentarios merecería el hecho que esta decisión fue funcional al ingreso al tratado de Mercosur de Venezuela cuando las condiciones para ello aún no se habían cumplido.

Si, aún sin marco jurídico que lo habilitara claramente, el propósito político de someter a un estado a las voluntades de otros se practicó, que podemos esperar de la existencia de virtuales medidas de bloqueo, que siempre afectan a los pueblos antes que a los gobiernos, que pueden ser aplicadas una vez aceptadas como legitimas con la aprobación de un acuerdo como este.

Exigimos que el Gobierno explique claramente el alcance de las medidas que se propone aceptar y que se incluyen en este acuerdo,

a.- Suspensión del derecho a participar en los distintos órganos, e instancias de la UNASUR, así como del goce de los derechos y beneficios conforme al Tratado Constitutivo de UNASUR.

b.- Cierre parcial o total de las fronteras terrestres, incluyendo la suspensión y/o limitación del comercio, tráfico aéreo y marítimo, comunicaciones, provisión de energía, servicios y suministros.

c.- Promover la suspensión del Estado afectado en el ámbito de otras organizaciones regionales e internacionales.

d.- Promover, ante terceros países y/o bloques regionales, la suspensión de los derechos y/o beneficios del Estado afectado, derivados de los acuerdos de cooperación de los que fuera parte.

e.- Adopción de sanciones políticas y diplomáticas adicionales.

Queremos saber, en nombre del derecho que el Uruguay debe preservar pese a lo que sea que es el de su autonomía y plena independencia, cuales son las garantías y los procedimientos que se establecen, para que esto no ocurra por el mero capricho o interés de un vecino poderoso e incontrolado, como vemos que ocurre a diario en nuestra región lamentablemente.

1 Comentario »

  • Loreto Moreira Rivas :

    Muy bien Jaime Trobo, pero estos fantasmas cuanto más aclaran más obscurecen, no hay ninguna duda que será una metida de pata más del FA como lo es el mismo Unasur que sirve para perjudicar a nuestro país.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.