Portada » Columnistas

La Improductiva Gestión del Banco Central

15/03/2013 Sin Comentarios

Ricardo Puglia

Se dice que dentro de los senadores y diputados del Frente Amplio no hay ningún especialista en leyes y por ende la Suprema Corte de Justicia ha tenido que fallar por inconstitucional al menos en dos de ellas (ICIR y Caducidad, hasta ahora). No sucede lo mismo con los especialistas en economía, hay varios, comenzando con el vicepresidente. Ni los senadores, ni los diputados, ni la población en general -que es la paga tutti de los errores de esta pésima gestión de la izquierda progresista- parece inmutarse por el sideral costo de la política monetaria improductiva que gestionan las autoridades del Banco Central.

Un destacado economista al referirse a esta situación calificó a la actual política monetaria de: ineficaz para frenar a la inflación, distorsionante de los precios relativos y desfavorable para la competitividad. El costo de esta aberrante política es hoy del orden de 830 millones de dólares anuales (aprox. Us$ 250.00 por habitante) y en 2012 fue entre 500 y 520 millones de dólares.

Por otro lado, hoy asistimos a reuniones de intendentes, presidente, asesores, etc., para ver cómo se sustituye el Impuesto a la Concentración de los Inmuebles Rurales que tenía previsto una recaudación de apenas us$ 60 millones de dólares anuales para mejorar la camineria rural. Tanta gente involucrada en este problema -que por cierto es muy importante- y unos pocos dilapidan los recursos provenientes del IVA, IRPF, IRAE, etc., en una improductiva gestión banco centralista que cada día grava más los sueldos de los uruguayos.

Así como la emisión de deuda soberana tiene un tope legal acorde al presupuesto quinquenal de gastos e inversiones del Estado, es hora que el déficit del Banco Central del Uruguay sea topeado legalmente de forma que las políticas monetarias aplicadas por Banco Central -que tanto influyen en los niveles de inflación, de actividad, de competitividad , de tipo de cambio, etc.,- no queden solamente en manos de unos pocos iluminados que ya han probado su fracaso, marcado por los abultados déficits que contribuyen en este caso a más del 50% del déficit fiscal total de 2012. ¿Qué papel juega el Consejo Nacional de Economía que hoy es ley y fue bandera política del actual vicepresidente en diversas campañas políticas?

Ya en el pasado hemos oído hablar de los dos demonios: “el déficit fiscal” y el déficit parafiscal”. No son tiempos de cometer los mismos errores.

Y si para más muestras falta un botón de la maléfica gestión, tómese nota que la semana próxima pasada el Banco Central emitió una resolución modificando el tope de tasa de interés que configura usura en los préstamos a las microempresas. Como al Banco Central le faltan técnicos, contrató a CPA/Ferrere, quien estimó la tasa de interés con la que las firmas de microfinanzas “logran ser sustentables”. Dicha tasa se orienta a cubrir los costos operativos, los costos de financiamiento y la prima por riesgo crediticio. Según la consultora, la tasa de usura para este segmento debería establecerse en 37,2%. Por eso, la propuesta del Programa de Microfinanzas es aumentar la tasa media en 8,2 puntos porcentuales para que alcance al 23,4%, hoy 15,2%.

Este simplismo de razonamiento lleva a encarecer injustamente el crédito a las microempresas quienes son las que más lo necesitan. Las tasas de interés no deberían tocarse y dejarse liberadas a las condiciones de mercado y el mayor costo operativo por el otorgamiento y administración de un crédito debería ser el costo fijo a ser incluido en el monto del préstamo, supervisado y controlado su precio por el Banco Central

La cartera de microcréditos a septiembre del año pasado, según la OPP era de $ 754 millones (unos US$ 39 millones). O sea, por una simplista política del BCU los microempresarios pagarán un tasa de interés superior a la actual en algo más de 8.2% puntos básicos adicionales durante toda la vida del préstamo.

Si a ello agregamos que muchas veces este microempresario se financia con el crédito que recibe de las tarjetas de crédito porque no accede a otros o los completa con ellas y que hoy la tasa media de interés se ubica en el 73% y la tasa de mora en el 80%, la defensa del Banco Central a este tipo de empresarios es nula e involucra más de 24.000 emprendedores uruguayos cuando sin control alguno gasta más de us$ 830.000.000 en defensa de su política monetaria.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.