Portada » Actualidad

Acerca del Instituto Defensor del Vecino

22/02/2013 Sin Comentarios

Enrique Arezo

El instituto surge en el año 2003 como una demanda del Partido Nacional de la administración frenteamplista y en el año 2006 comienza en funciones dicho Instituto.

El Defensor del Vecino es una Institución designada por la Junta Departamental de Montevideo y tiene como funciones escuchar, investigar y buscar soluciones a  reclamos relacionados a servicios que cumple la Intendencia de Montevideo.

La Defensoría del Vecino es ante todo un instituto de defensa de derechos humanos, por ello vemos como una mala señal, la suspensión de tan importante Instituto.

Al mismo tiempo, sabemos que distintos jerarcas de la IM, desde que existe la defensoría se han sentido molestos por las críticas del mismo, críticas que vienen de una figura imparcial cuyo cometido es ayudar a resolver los problemas que tiene la ciudad de Montevideo. Pero a ellos les molesta.

El Partido Nacional respaldará la prorroga de Fernando Rodriguez, y la vigencia del instituto.

Este defensor del vecino ha actuado con ecuanimidad, criterio y ha sido crítico con algunas decisiones tomadas por la IM, siempre buscando la mejora de la gestión.

El Edil frenteamplista Pablo Gonzalez ha relativizado la función del instituto del Defensor del Vecino diciendo que representa a pocos vecinos, basándose en la existencia de Municipios, Concejos Vecinales y Centros Comunales, ante lo cual  el Edil “debe hacer memoria que no llegaron en varios Centros Comunales al mínimo de candidatos para postularse como Concejales Vecinales; porque es un sistema obsoleto que no funciona”.

Consideramos que la IM no quiere ningún órgano de control externo, porque su soberbia es tal que,  les impide ver sus errores y la situación nefasta que vive  gran parte la ciudad de Montevideo.

En el pasado mes de junio de 2012, presentamos una Minuta de Aspiración solicitando la creación de la figura “Guardia Ambiental”, con el objetivo de custodiar los intereses ambientales montevideanos y alertar a la dirección de medio ambiente de los errores que puedan estar ocurriendo en el Departamento.

A su vez, el mismo tendría que coordinar acciones con la dirección de Medio Ambiente de la IM, para poder efectivizar el marco de acción en la capital.

También seria autónomo dentro del área para poder  tener mayor independencia en su labor, utilizando el formato operativo del Defensor del Vecino.

Ante tal propuesta no hemos recibido respuesta, con estas actitudes concluimos que no admiten órganos de control externo y los resultados se ven reflejados en el transcurso del día a día.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.