Portada » Destacado

¿Quién determina el rumbo de nuestra economía?

15/02/2013 1 Comentario

Magdalena Straneo

El gobierno se muestra sorprendido y pone en alerta sobre la situación macroeconómica del país. ¿A quiénes pone en alerta? ¿Quiénes, sino ellos, son los que se deberían encargar de que las políticas económicas sean eficientes y sobre todo de que cumplan con las metas proyectadas?

La gran mayoría de los analistas vienen advirtiendo hace meses que hay que prestar atención a la trayectoria de los precios en el Uruguay, ya que existe una alta inflación y los instrumentos que tiene a disposición el gobierno para combatirla son cada vez más reducidos. Como también que hay que atacar el problema fiscal.

La alta inflación, considerando además que hemos sido el país que ha apreciado más su tipo de cambio en la región, nos lleva a un contexto de pérdida en los niveles de competitividad. Dado ese escenario el gobierno debería haber reaccionado focalizando sus políticas económicas en atacar esos problemas coordinando las mismas, utilizando instrumentos fiscales, medidas salariales y monetarias de manera consistente como para lograr que la inflación no salga del rango meta del BCU del 4 al 6% como lo ha venido haciendo en los últimos dos años.

El índice de precios al consumo alcanzó en el mes de enero 1.9%, un crecimiento anualizado del 8,7%. Estacionalmente enero se caracteriza por altas inflaciones pero la de este año preocupa aún más porque se acerca a los dos dígitos. En Uruguay está establecido que en caso de llegar a una inflación que supere el 10% anual en un solo mes se tiene que convocar al consejo superior del sector público a renegociar todos los acuerdos salariales. Generando una espiral de precios y salarios obteniendo cada vez más inflación.

Algunos recordarán lo que era vivir en un país con inflación y las intensas medidas y sacrificios que se realizaron en la década de los 90 para poder combatirla, así como los perjuicios que ella trae. Desde cambios en los precios relativos, incertidumbre en los distintos agentes y sobre todo gran inestabilidad en la economía.

Nuestro presidente Mujica afirma públicamente “con la inflación no pasa nada”. Mientras los sindicatos indignados y sintiéndose estafados por el gobierno manifiestan la necesidad de nuevos ajustes salariales ya que el mismo se efectuó considerando el IPC de diciembre de 2012 del 7,4%, número que es legítimo pero que de no haber sido por los acuerdos que hizo el gobierno con los supermercados para ajustar precios y el plan UTE premia se hubiese ubicado en 8,4%.

En un contexto inflacionario la clase social más afectada y vulnerable son los asalariados; que entre otras cosas no tienen manera de trasladar esa suba de precios y su poder adquisitivo va empeorado con cada variación. Sumado a que se consideró un ajuste salarial basado en un indicador modificado a la baja por las medidas que influyeron sólo transitoriamente en la inflación, hoy se va comprar menos en el supermercados con el mismo dinero de lo que se esperaba se podía comprar y/o se consumía un mes atrás.

El gobierno al haber incumplido con el rango meta que se había comprometido durante tanto tiempo y de manera consecutiva resta credibilidad a los siguientes anuncios que efectúe, generando desconfianza en los distintos agentes mostrando que existe inconsistencia en el diseño macroeconómico. De hecho ya ocurrió que el sindicato de la bebida, hace unos meses, para hacer el ajuste salarial utilizó una inflación esperada por encima de la establecida por el gobierno.

¿Qué está pasando con el gasto público?¿El déficit fiscal en Uruguay está en los niveles que debería?¿A quienes pide prudencia el gobierno?

Hasta entonces para el gobierno no era un problema el déficit fiscal que se venía constatando y tomaban a mal cuando desde la oposición se les advertía que era momento de controlar las cuentas públicas aprovechando la bonanza económica que vive el país.

Actualmente alcanzamos un déficit del 2,8% de la economía casi el valor que se observó a la salida de la crisis del 2002, unos u$s 1353 millones. Ubicándose fuera de los niveles que había previsto el gobierno del 1,7%. Los responsables son las autoridades que llevan adelante este país con la toma de decisiones que fueron a la luz de los hechos equivocadas. El equipo económico resolvió hacer políticas pro cíclicas, con mayor recaudación más gasto. Nada se ahorro en las arcas del estado.

Se desacelera la economía y el gobierno entra en pánico, con tanta disponibilidad de recursos es fácil resolver donde gastar. El tema pasa en cómo se va a financiar ese gasto en la actualidad cuando se alcanzó al mismo con niveles de crecimiento no habituales para nuestro país. No olvidemos que Uruguay crece en promedio a L/P entre un 1,5% al 2% anual y este año creció cerca de un 6% anual. Tenemos un desvío fiscal y Uruguay debería introducir correctivos en la trayectoria a corto plazo si es que no quiere encontrarnos dentro de dos años en un escenario más desfavorable.

¿Se financiará con más impuestos? Y eso que ya somos un país con una gran carga impositiva, recaudación que no se ve reflejada en nuestra sociedad ni en los servicios públicos que se nos brindan.

Vivimos en un contexto general por demás favorable; bajo un régimen democrático; sin grandes problemas como los que nos han sabido afectar tipo aftosa y sequias; buen contexto internacional; con apertura mundial. ¿Cómo se logró este desorden fiscal y monetario con niveles de crecimiento sostenidos y tan altos?¿Quién se hace cargo de la situación caótica del país y de resolver el rumbo de nuestro país?

1 Comentario »

  • xuxa xxii :

    no le pidan a estos tipos ordern prudencia inteligencia gestion democracia,republica.

    son lo mas pparecido a los clerigos iranies,dogmaticos cerrados aunque lo disimulan bien ,,no hunden atodos

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.