Portada » Titular

AFE: del monopolio batllista al fracaso frenteamplista

15/02/2013 Sin Comentarios

Ricardo Puglia

Siendo Presidente del Uruguay, Don Luis Batlle Berres, el 31 de diciembre de 1948 el parlamento aprobó los proyectos para la adquisición de los ferrocarriles extranjeros. Se cumplió así con este y otros actos (la nacionalización de los tranvías eléctricos y de la empresa de aguas corrientes) el descongelamiento de la deuda de 17 millones de libras que el Reino Unido mantenía con Uruguay, a través de exportaciones cumplidas durante la segunda guerra mundial. En agosto el Poder Ejecutivo había propuesto a la Asamblea General la creación de un organismo denominado Administración de Transportes Terrestres del Estado (A.T.T.E.), con las siguientes características:

-Monopolio del transporte de pasajeros y carga por vía terrestre;

-Explotación y mantenimiento de la red ferroviaria;

-Explotación de los servicios carreteros usufructuando las rutas construidas y mantenidas por el Ministerio de Transporte.

Vistas las dificultades para su aprobación, el Ejecutivo decidió no insistir y aceptar que el nuevo ente limitara sus funciones a la explotación del transporte ferroviario. La fusión entre el Ferrocarril Central para las compañías nacionalizadas y los FFCC y Tranvías del Estado se realizó con la creación de la “Administración de Ferrocarriles del Estado” (A.F.E.) el 19 de setiembre de 1952. Lamentablemente, el Ejecutivo pareció desconocer la necesidad técnica de la función directiva del ferrocarril, por lo que (salvo honrosas excepciones), la selección de sus directivos impidió con frecuencia al organismo, contar con una conducción que permitiera su correcto funcionamiento, tanto en su organización como en la formulación de planes para promover el desarrollo del país.

El 30 de diciembre de 1987, la Administración del Dr. Julio M Sanguinetti resolvió la supresión del servicio de pasajeros.

En los inicios de la Administración Vázquez, el gobierno cívico-sindical se preguntaba:

“¿Puede ser la actividad ferroviaria en el Uruguay viable en el 2009?

y proponía como temario: la demanda actual (2005), el desempeño operativo reciente, la demanda proyectada en 2009, el desempeño operativo en 2009 entre otros variados aspectos y concluía diciendo que AFE en 2005 enfrentaba una oportunidad histórica para transformar sustancialmente la escala de sus operaciones: “ las inversiones realizadas en los bosques del Uruguay en las últimas décadas están comenzando a madurar y generan una fuertísima demanda de transporte para movilizar tanto rollos de madera como productos industrializados. La velocidad media de los trenes es de 10 km p/hora de acuerdo al estado de las vías”.

Hasta se llegaron a contratar los servicios de una conocida e internacional consultora privada para que con sus vínculos con los EEUU ayudara a la gestión vazquista, que perdida en un ente de transporte bajo el mando del ex Ministro Rossi más recordado por sus dichos en el Plunagate, mostraban ya un nuevo fracaso de la izquierda derrochona.

Recuerdo que en Diciembre de 2005 visité al Arq. Galichio (Presidente de AFE) junto al representante de la red de ferrocarriles de Francia, SNCF (Société Nationale des Chemins de Fer Français), una de las mejores redes de trenes del mundo. El propósito de la reunión fue informarnos de cuáles eran los planes del gobierno de izquierda respecto a AFE y estudiar si dentro de ellos había para esta empresa extranjera alguna posibilidad de integración ya que contaba con recursos disponibles para ser aplicados en inversiones por us$ 1.000 millones.

Las respuestas del Presidente de AFE a las consultas fueron: “AFE requiere inversión de capital de riesgo que se pagará con los beneficios del negocio de carga. AFE tendrá un 50% de participación y el resto el socio.” Preguntado quien realizaría el control de la operación, es decir, instruir los horarios, las cargas, los tiempos, las esperas, el tipo de personal, etc., respondió: “Por supuesto que la operación de gestión empresarial la continuará haciendo AFE.” “No nos gustan las multinacionales” “El gobierno Chino nos proveerá de locomotoras y vagones” “Un consorcio argentino se hará cargo de la empresa de cargas y realizarán la inversión necesaria”. Muy educadamente y agradeciendo la información nos retiramos y enviamos una nota a SNCF transmitiendo los detalles de la reunión y nuestro punto de vista: – olvidarse de la posibilidad de intentar realizar una inversión bajo estas condiciones -.

Han pasado ya siete años de aquella reunión y nada significativo ha pasado con AFE más allá de decretos, nuevas ideas y deseos. Sin una verdadera concesión estatal, un fideicomiso de infraestructura y la explotación a cargo de personal privado, el ente continuará siendo un cuasi colectivo de desempleo no sumado al índice general a los que todos los uruguayos pagamos su seguro mensual con cargo al impuesto al trabajo (IRPF).

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.