Portada » Columnistas, Titular

Aclarando el panorama

28/12/2012 Sin Comentarios

Ricardo Puglia – 9 de noviembre de 2012

Hasta el 2016 Barack Obama junto a sus socios continuará conduciendo los destinos del planeta, sea en el sector económico-financiero, como en las próximas guerras y en los próximos acuerdos comerciales con el mundo. Estados Unidos seguirá liderando la comunidad mundial pese a quien le pese.

El déficit fiscal estadounidense probablemente se resuelva en los próximos meses mediante un gran acuerdo a nivel político (Demócratas/Republicanos) ya despejada la incógnita presidencial, lo que implicará un menor tamaño del Estado y más impuestos en términos del Producto Interno Bruto. El dólar comenzará a fortalecerse dentro de seis meses y el euro, el yuan y el yen verán desplomarse sus cotizaciones internacionales.

Sin embargo, en el Uruguay seguimos viviendo desconectados del mundo y tomando siempre las consecuencias de buenas o malas políticas económicas desarrolladas por socios políticos-comerciales o sólo comerciales o sólo políticos como la isla caribeña sin tener la capacidad de interceder en su evolución y tendencia. Así el déficit fiscal de la Administración Mujica a setiembre 2012 se ubicó en 2.8% del PIB.

Se gastaron 1.500 millones de dólares más que los ingresos recibidos y se financiaron con más inflación y mayor endeudamiento público. A nadie debería llamarle la atención que hoy la tasa de inflación esté cerca del 10% dados los gastos de un gobierno despilfarrador.

Como en el tema PLUNA. Desde el 5 de julio es portada de todas las noticias, pero no se tuvo mejor idea que festejar la pésima gestión gubernamental, nada menos que homenajeando – váyase a saber con que fondos – la excelente participación de los Ministros Pintado y Lorenzo relegados por el Presidente por el fatal fracaso de las negociaciones junto a la presunción de abuso de funciones del Presidente BROU. Lamentable!!!

Pero, continúan todos atornillados a sus sillones y dilapidando a diestra y siniestra el mayor presupuesto de gastos de la historia del Uruguay, proponiendo nuevas empresas fantasmas subsidiadas al mejor estilo del Sub secretario de Economía de crear al igual que China el mayor número de empresas públicas/privadas en todas las áreas estratégicas del país.

Así el proyecto de ley de producción y comercialización de marihuana contínua con mucha fuerza a su aprobación final en 2012, cuando en el país de Obama, sólo 15 estados de la Unión permiten su consumo solamente por razones de alivio del dolor o mejor salud en casos extremos. La ley de aborto ya la aprobaron y se está a la espera del decreto reglamentario que no debería demorar más de 15 días.

Se apuran también para aprobar el tratado de doble tributación con la República Argentina pagando quien sabe que favor a la viuda de Kirchner y espantando a los inversionistas argentinos de nuevos proyectos en Uruguay quien quitará el velo del anonimato inversor en perjuicio de todos los uruguayos.

Ya no se habla de achicar el tamaño del Estado, de proceder a una Reforma del Estado disminuyendo su tamaño físico como presupuestal y liberando recursos a sus ciudadanos cobrando menos impuestos (IVA/IRPF/IASS, etc) para que todos ellos se vuelquen a inversiones productivas tan necesarias e imprescindibles en un mundo sumamente competitivo.

La tasa del 18% de Inversión Bruta Fija es insuficiente.

Educación sigue todo más o menos igual, disminuyendo la exigencia de los niveles académicos, incrementando el grupo de los NI NI, o buscando pase libre a cada año lectivo sin la debida formación. La Administración de la Salud es un verdadero caos, legado vazquista así como la falta de inversión en infraestructura, trenes, puertos y los subsidios concedidos a Alur S.A. y Agolan S.A. entre otras empresas públicas bajo el derecho privado. Ahora será el turno de PLUNA siguiendo las enseñanzas socialistas.

La lucha contra la inflación deberá centrarse en la disminución inmediata del gasto público, en la reducción de las tarifas de los servicios públicos y en la apertura paulatina de todos los monopolios estatales.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.