Portada » Columnistas

La Crisis de la Incompetencia

14/12/2012 Sin Comentarios

Ricardo Puglia

Siempre he pensado que una cosa son las campañas electorales y sus candidatos y otra muy diferente es la formación de gobiernos capaces de cumplir con sus programas ubicando personas responsables y entendidas en el manejo de la cosa pública.

Desde 1971 hasta el 1ro. De marzo de 2005, el Frente Amplio fue sumando voluntades por la vía fácil de la crítica y la irresponsabilidad. Apoyaron la sonada del Hospital Filtro y sus principales dirigentes defendieron a los etarras asesinos extraditados legalmente; no ayudaron como patriotas uruguayos en la grave crisis de 2002 y colocaron todos los palos conocidos para derrocar al presidente de turno vía renuncia. Se han opuesto a todo lo que era bueno para los uruguayos y en vez de cooperar para construir un mejor país entre toda la sociedad, sólo miran modelos de países donde se encuentran identificados por sus ideas totalitarias, sean Venezuela, Cuba, Rusia, China y recientemente Irán.

La principal preocupación de los gobernantes cívicos-sindicales, no es crear riqueza, sino repartir la que otros compatriotas crean bajo slogans perimidos o más impuestos (Concentración de Tierras, IRPF, Patrimonio, IRAE, IMESI, etc) perdiendo la noción de que solamente a través de la educación, los principios y valores desarrollados en el seno de la familia son los únicos que defenderán desde el más pobre al más acaudalado a la hora de enfrentar su realidad.

Desde el Ministro J. Díaz en Interior y sus sucesores, el monocorde impulsor del IRPF para que pague más el que tenga más (desvirtuado a la inversa), el economista de la salud creador del inmanejable FONASA, hoy convertido en el heredero de Marina Arismendi, el insufrible Gargano, el predicador que ocupó la presidencia y otros tantos pésimos administradores del dinero de todos los uruguayos pasaron a ser secundados por la voluntad de los votantes en un segundo gobierno de izquierda peligrosa liderado por tupamaros, comunistas y sindicalistas cuyas principales leyes son la falopa, el aborto y el matrimonio homosexual.

Como es posible que la incompetencia en gobernar un país que viene recibiendo la mayor bonanza externa desde su independencia, dilapide a través del señor presidente (el hombre más rico del país a la hora de administrar el presupuesto nacional no sólo lo asignado por el parlamento sino además gastar en exceso en 2011 la friolera de us$ 1.100 millones de dólares).

Este hombre que gusta de una forma de hablar primitiva, con deslices de mala educación, sin asumir aún el protocolo de la investidura y de epítetos ofensivos intencionados es quien tiene la pereza para encontrar las reales salidas y soluciones que cada compatriota reclama. Hay que trabajar duro, no buscar culpables en el pasado sino construir desde el presente y terminar con la única crisis amenazadora que es la tragedia de no querer luchar para superarla.

Basta de tantos cuentos chinos, basta de cooperativas que para su supervivencia necesitan subvenciones para existir a costa de los dineros de todos los uruguayos. Basta de tantos y tan altos impuestos, es hora de comenzar a bajarlos con una racional adecuación del gasto público. Basta que nuestros hijos y nietos reciban una educación pública de calidad inferior a pesar de los 2.000 millones de dólares que en 2011 ud. dispuso presupuestariamente. Basta de insultos gratuitos. Basta de anunciar fastuosas y faraónicas inversiones inmobiliarias en Punta del Este (Trump, Liberman, etc) cuando todavía no han ingresado los permisos. Basta de Puertos y Minas sin el debido estudio ni puentes sin proyectos. Basta de tanta incompetencia y mala educación para gobernar.

Han demostrado ser excelentes oponiéndose a todo lo bueno para el país cuando ha sido propuesto desde otras tiendas. Han demostrado la falta de respeto hacia nuestros héroes nacionales y sólo veneran a figuras de dudosa integridad del extranjero. Han demostrado saber como dividir a la sociedad uruguaya en pobres y ricos, y los pobres que dicen defender están atrapados en un gueto financiado por el MIDES. Han permitido que 4.000 nuevas viviendas precarias se instalen en los asentamientos porque invertir en nuevas viviendas no da rédito político ni interesa realmente. Se han vengado de quienes los persiguieron en el pasado y están pagando jugosas jubilaciones a los ex guerrilleros que atentaron contra la democracia, sean escritores, cantores o mandaderos.

Desde el año 2005 han gobernado en forma totalitaria, repartiendo cargos en función del peso electoral de cada facción del FA y los mejores hombres para ello aún no han aparecido y la crisis de incompetencia se agrava día a día. ¡Pobre Uruguay! En que manos estamos:

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.