Portada » Actualidad

País de primera

30/11/2012 Sin Comentarios

Mariana Cabrera

Ya hace mucho tiempo atrás que en nuestro país se vienen sucediendo diversas situaciones que agrietan cada vez más las viejas heridas y lamentablemente surcan otras nuevas. Esto produce que inevitablemente hoy Uruguay se vea así como resquebrajado, dividido y por lo tanto sesgado no solo de sí mismo, sino de muchas otras cosas que importan a nivel exterior.

Indudablemente esos surcos provocan una división que rechaza por ejemplo esa idea del uruguayo que rodeado de un clima de tolerancia y libertad, tomaba como actividad recreativa el sentarse en una plaza con su familia o recorrer con tranquilidad la ciudad en la que vive, sustituyéndola por un individuo aislado, retraído en sí mismo y en su familia que sin elección de otra alternativa debe optar por el encierro, la privacidad en su máxima expresión y lamentablemente adaptarse a vivir en un clima de intolerancia y temor, desarrollando los mecanismos de defensa necesarios para afrontar los temporales que se le advienen y de los cuales no encuentra refugio…

Ya ni siquiera considero necesario el hecho de comenzar a describir qué es en verdad lo que está pasando, no veo la necesidad ni de hablar de Pluna, ni de la inflación, ni de insistir con la inseguridad, ni con la educación porque es como dice el tango: “¿qué más te voy a batir que ya no hayas escuchado?”. Creo que el nivel de saturación que los uruguayos tenemos ha generado una sensación de vernos completamente desbordados no simplemente con la situación, sino con la forma o mejor dicho, con la no forma de que los problemas se resuelven.

Antitéticamente, esa coalición que pedía a gritos gobernar para restablecer derechos humanos vulnerados, es la misma que hoy no tiene ni rumbo ni planificación y que además de todo, parece que los Derechos Humanos los han pasado a un segundo plano. Yo quisiera saber si en realidad para una persona es “humano” que deba salir a la calle y que el contenedor de la esquina desborde de basura, que las bocas de tormenta se llenen de residuos y que cada vez que llueva su cuadra parezca el Nilo. Me gustaría preguntarle a esa coalición que se tildó de humanista y heroína de los vulnerados, si es justo; y si esto se equipara a los derechos que se categorizan como humanos, que una mujer deba esperar hasta seis meses para realizarse un examen por cáncer de mama, después de promover la figura de paraguas protector de los usuarios con el invento del FONASA.

Para variar, nuestro presidente se nos presenta como una especie de todólogo, sin lugar a dudas a más de uno ha sorprendido con sus diversas y vastas opiniones sobre absolutamente todo lo que sucede en nuestro territorio. Parecería ser que tiene implantado una especie de automatismo por el cual a cada impulso reacciona para expresar lo primero que viene a su mente, aunque con una especie de filosofía que según sus expresiones es algo poco ortodoxa. A pesar de sus efusivos discursos que dejan perplejo a cualquiera, alguien debería advertirle que del dicho al hecho hay un gran trecho, puesto que no aparentan existir soluciones al respecto y mucho menos la aplicación de las mismas.

Me gustaría saber en qué quedó todo aquel pamento que se hizo ni bien el gobierno se las vio venir y salió a los medios a bombardear y a paralizar a los uruguayos con aquél famoso “paquete de medidas de seguridad” que poco menos iba a reestructurar al país entero… Déjenme decirles que el debate se centralizó en la marihuana, su producción y distribución a través del Estado y hoy Mujica dice estar de acuerdo con el autocultivo de la misma porque eso contribuiría a combatir al narcotráfico… Idea que por supuesto le es ajena a su propiedad, aunque vaya si le costará asumirlo…

A pesar de esto, hay una especie de pensamiento o creencia que se ha vuelto esperanzador entre los devotos frentistas, y que se traduce en la figura de Tabaré Vázquez. Esa parte del electorado que ha optado por dar su voto a la coalición izquierdista, aguarda esperanzadoramente el momento en que Vázquez; así como una especie de mesías todopoderoso venga a refugiar bajo su bondad y sabiduría a este Uruguay despojado y que va evidentemente barranca abajo…

Es sin embargo una pena que estas personas no tomen en cuenta el hecho de que así como Mujica pertenece al Frente Amplio, también lo hace Vázquez. Y que esto por deducción indica que indudablemente comparten las mismas creencias e ideales políticos; o al menos de una forma muy similar pues integran un “todo”. Digamos que Vázquez puede colocarse como primer mandatario, pero esto traería un resultado muy simple, que es el de hacerle un cambio de fachada que resguarda atrás los mismos inconvenientes que hoy nos llevan a la ruina.

A la vista está que este gobierno se ha caracterizado por la incapacidad de gestión, no solo que no puede o no quiere encontrar soluciones a los problemas que hoy nos aquejan, sino que además ha transmitido la preocupación a los uruguayos que se entendieron deslindados de dicha responsabilidad inmediatamente después de que soltaron su voto en la urna electoral.

A pesar de todo, esa misma ceguera que de a poco carcome las pupilas y entorpece la mirada, es la que hace creer a muchos que no hay nada mejor, dirige a un conformismo que nubla las capacidades de reflexión y hace creer que vamos rumbo a una especie de panacea, al “país de primera”… Me gustaría saber de primera qué…

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.