Portada » Columnistas

Detrás de las Ideas

02/11/2012 Sin Comentarios

Ricardo Puglia

Napoleón III, decía: “Si marchas detrás de las ideas de tu siglo, ellas te arrastrarán consigo y si marchas contra ellas, te derrocarán, mientras que si marchas a la cabeza de ellas, éstas te seguirán y sostendrán”

Y este dilema también definido por Napoleón III es lo que tiene confundido al conglomerado de partidos y sectores de izquierda que integran el Frente Amplio desde su creación en 1971. Aún creen en la revolución, en la lucha de clases, en la dictadura del proletariado que muy bien enseñaba el Vicepresidente de la República en 1973 en la cátedra de Economía I, Materialismo Histórico donde Marx y Engels fueron su norte orientador por décadas.

El hecho de estar siempre detrás de las ideas, lleva a este conglomerado gobernante, -primero el Partido Socialista y desde 2010 el Mujiquismo junto al PCU y el PIT-CNT – a realizar planteos políticos y sellar soluciones de otrora sin interpretar cabalmente la realidad del siglo XXI, sus actores y hacia donde se dirigen las grandes corrientes de opinión democráticas de Occidente.

La falta de un conocimiento profundo del país, de la idiosincrasia de la población, de los vínculos internacionales entre las naciones y la forma de gestionar los bienes, derechos y obligaciones establecidos en la Constitución de la República y las Leyes, ha creado en este atomizado partido un disgregar de ideas, de soluciones, de propuestas alternativas, que se transmiten desde las alturas en forma tan verborragica que ni los propios integrantes del gobierno las comprenden y apoyan.

La falta de ideas y de rumbo es tan brutal que según el subsecretario de Economía, Luis Porto, Uruguay debe inspirarse en el modelo estatal del régimen comunista de China que ha creado holdings de empresas públicas para el control de asuntos clave de la economía. “1.800 empresas públicas tienen el control de toda la economía”.

Se imaginan pedir a los funcionarios públicos trabajar como los chinos, en regímenes de cama caliente, sin certificaciones truchas ni horarios nórdicos, sin marcadas de tarjetas, ni cebos infinitos, ni mate ni bizcochos. China no respeta patentes, ni leyes de propiedad intelectual, China es una dictadura y a quien se le ocurra realizar un paro de actividades lo encarcelan.

El economista Porto se olvida que el modelo que propone debería seguir el Uruguay está llevado por un partido político único, el Partido Comunista, de una profunda corrupción de sus gobernantes como lo confirmo recientemente una investigación el prestigioso periódico The New York Times. Este señala que la familia del primer ministro Wen Jiabao ha amasado una supuesta fortuna de al menos 2.700 millones de dólares.

La familia de W J tiene inversiones en bancos, joyerías, centros turísticos, empresas de telecomunicaciones y proyectos de infraestructura, a veces con entidades “offshore” según el periódico. En muchas de estas inversiones, algunas de las empresas estatales chinas más poderosas juegan un papel importante. Sus decisiones suelen depender de las agencias gubernamentales bajo supervisión del primer ministro.

La esposa de Wen, Zhang Beili, apodada la “Reina de Diamantes”, hizo una fortuna en piedras preciosas, un área estrictamente regulada por el Estado. El ascenso de Zhang se aceleró después de que su marido alcanzara las más altas esferas del poder.

Las revelaciones de The New York Times sobre Wen confirman a la mayoría de la población su creencia de que las altas esferas comunistas tienen una vida dorada y de muchos privilegios en un ambiente de total impunidad.

En vez de ocuparse de copiar modelos económicos de dudosa honestidad y transparencia, el Subsecretario Porto debería ocuparse del rojo de las cuentas públicas que en setiembre de 2012, el déficit fiscal de la Administración Mujica trepó al 2.8% del Producto Interno Bruto.

Se imaginan al elenco frenteamplista administrando los principales rubros de exportación del Uruguay como carne, lana, cueros, granos con la ya demostrada incapacidad de administrar la sociedad de PLUNA con Leadgate. No quiero imaginar la administración (producción y consumo) de marihuana en manos de tan insolventes administradores.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.