Portada » Actualidad

De cuerpo entero

02/11/2012 Sin Comentarios

Luis Alberto Lacalle Herrera, diario El País

Nadie duda que el actual gobierno es de una complejidad en sus relaciones internas de poder, de una desorganización en su estructura y de una incapacidad en su gestión que vuelven difíciles los intentos de analizarlo, aún para criticarlo. Es tal la cantidad de iniciativas sin fundamento, de voces contradictorias, de gastos sin tasa que al que pretende controlarlo o seguirlo con afán crítico, se le hace cuesta arriba la tarea. Cada tanto, sin embargo, en alguna ocasión institucional, se presenta la oportunidad de ver al gobierno del Frente Amplio, de cuerpo entero, exhibiendo en un mismo acto, todas sus carencias y defectos. Esta Rendición de Cuentas es una de esas raras oportunidades. Se supone que se trata de explicar e informar acerca de cómo se ejecutó, en el ejercicio anterior, el Presupuesto, es decir un balance. Bastaría para ello con uno o dos artículos. Hay además mayoría regimentada como para que no ocurra lo que bien conocemos del crecimiento de este tipo de leyes cuando los opositores se coaligan para perjudicar al gobierno. En este caso se sabe que lo que llega del Poder Ejecutivo sale tal cual se ordena. Pero no, al Sr. Ministro Lorenzo se le ocurrió lo del “espacio fiscal” y por allí se le despatarró el asunto.

No bien olfatearon los ministros que había 140 millones más para gastar, afinaron el lápiz y el resultado está a la vista. Seguramente que el ministro de marras no les explicó lo que sí nos aclaró a nosotros. Parece ser que lo de espacio fiscal no es, como todos creíamos, sobrante de dinero sino lo que se puede gastar de más sin que se modifiquen en demasía las metas económicas. No hay duda que los economistas a veces parecen o aparentan ser magos. En pleno gasto público desaforado, le ponen manteca en el hocico al perro… se van por el caño ciento y tantos millones…

Del debate en el Senado surgieron varios puntos que agregan tonos distintos al retrato del FA. Hemos sostenido que hay una veta totalitaria que atraviesa el Frente, que para alguno de sus dirigentes no vale la Constitución, ni la ley. Aparecen en este texto legal ejemplos claros de esta tendencia. La DGI se ha caracterizado por su falta de respeto a los contribuyentes y su presión sobre los derechos de los mismos. Tiene actualmente la posibilidad de que un juez les otorgue el auxilio de la fuerza pública. Ahora van por más, sin juez que lo avale, tendrán junto a la intimidación que practican, la fuerza policial. Los antecedentes liberticidas de esta oficina no auguran nada más ni nada menos que un Estado totalitario, usando y abusando de la fiscalidad para entrometerse en la vida privada de las personas y amenazar a los contribuyentes. Igual que en la Argentina. También ha tenido esta oficina la precaución de hacer aprobar disposiciones legales que lauden a su favor determinados juicios.

No se conoce en la historia del país una barbaridad semejante. El Poder Ejecutivo invade las competencias del Poder Judicial y resuelve en su favor determinados pleitos. Así nomás, saltándose la Constitución, aunque no es la primera ni será la última vez. Avanza el afán de concentración y centralización del poder. Basta ver las disposiciones que crean el Sistema Nacional de Inversión Pública, que establece que todas las inversiones, aun las de los departamentos estarán bajo su control. Cada camino o puente que quieran concretar las intendencias, deberán pasar por la OPP, o en buen romance, en un lugar inaccesible para el Parlamento, que no puede ser controlado. Todo el poder en la cúpula presidencial, en el tope de la pirámide. Presidencia ya no sabe qué inventar para lograr mayor peso. Antes encaró apoderarse de un plan de viviendas, ahora controlar a los gobiernos departamentales.

A la educación, el agujero negro donde desaparecen miles de millones, más recursos sin que se muestre una sola actitud de investigar la eficacia de esos gastos. Sin que nadie diga por qué la ANEP devuelve cantidades de los rubros de inversión porque no sabe construir con eficiencia.

Durante el debate parlamentario se mencionó el hecho de que el gasto público aumentaba en razón de que, por la sequía, UTE había tenido que incurrir en gastos extra en materia de generación. Como muy bien lo señaló el senador Amorín Batlle la realidad es que esta situación del ente eléctrico se debe a una peculiar circunstancia. Al final del gobierno del Dr. Batlle, estaba pronta para adjudicar la obra de la central generadora en Rincón del Tigre, lista y tramitada correctamente. Cortésmente se dejó al ya electo gobierno del Dr. Vázquez la adjudicación. No se concretó, se comenzó todo el proceso nuevamente, alejando la posibilidad de iniciar la obra hasta el presente. Centenares de millones se gastaron inútilmente por esa causa. En fin, aumento del gasto, avance de la concentración de poder, ineficacia en la gestión, falta de prudencia ante las circunstancias críticas que se avecinan. Hoy la inflación se quiere contener aplanando el dólar y perjudicando a los sectores exportadores. Nada de contener el gasto, solo distorsionar la economía. De cuerpo entero.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.