Portada » Columnistas

La olla de presión

26/10/2012 1 Comentario

Michael S. Castleton-Bridger

El gobierno del Frente Amplio dice haber concretado una especie de congelamiento de precios hasta fin de año en productos de consumo masivo.

Es un engaña pichanga.

Es nada más querer tapar el sol con la mano.

La suba de precios internos del país, o sea, en buen romance, la inflación que ya araña los dos dígitos se debe en este caso al menos, al excesivo gasto estatal.

El estado gasta demasiado y mal nuestra plata. Esa masa de dinero entra en la economía persiguiendo una cantidad de bienes y productos relativamente fijos. Anxiomáticamente los precios en pesos suben alimentando una incipiente espiral inflacionaria, más cuando, en nuestro país, no se producen aumentos de productividad que balanceen la presión inflacionaria, más bien al revés.

Es como una olla de presión. El gasto estatal es el fuego. Este gobierno sigue echando leña al fuego en forma irresponsable. Sube por consiguiente la presión en la olla. En realidad hay dos caminos para bajar la presión. Una molesta y dolorosa en el corto plazo, costosa desde el punto de vista político que implica dejar de tirar la plata de la ciudadanía y bajar la presión, o, la otra, artificialmente apretar más la tapa.

Los controles de precios son eso. Apretar la tapa, pero la llama sigue, la presión sigue y al final si no se toman medidas apropiadas la olla explota.

Un poco de inflación con altas tasas de crecimiento se puede aceptar. Dejar subir la inflación con crecimiento a la baja es receta para el desastre mas temprano que tarde.

Estamos como cuando se tiene una infección seria. Hay que tomar antipiréticos para la fiebre pero la enfermedad, la infección, la atacamos con anti-bióticos mientras más fuertes mejor.

El Sr. Mujica Cordano y sus asesores nos quieren arreglar bajando la fiebre.

¿Pero, la infección para cuando?

En criollo, cuando los gobiernos empiezan a hablar de controles de precios hay que esperar otras medidas como controles de ingresos y recortes en el gasto público. Acá ni se mencionan esas opciones.

Si estos no vienen generalmente se viene el diluvio.

Esperemos que no sea así, pero, la verdad es que con esta gente en el gobierno uno no puede ser muy optimista.

Mientras tanto, la presión impositiva es cada vez mayor, nuestra plata se despilfarra y los ‘espacios fiscales’ se achican.

1 Comentario »

  • Virginia :

    Impecable

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.