Portada » Destacado

La basura debajo de la alfombra

26/10/2012 Sin Comentarios

Fernando Calvete

El Frente Amplio quiere dejar de lado las pruebas PISA y usar mediciones desarrolladas en Uruguay.

Es comprensible, ya que las pruebas PISA son una piedra en el zapato de los gobiernos.

¿Por qué? Porque se trata de una organización internacional, sin mayor compromiso con los estados, que propone pruebas a los muchachos que indican cómo va la enseñanza media en ese país en las áreas de comprensión lectora, razonamiento y ciencias, para luego difundir los resultados obtenidos urbi et orbi..

Los resultados generan sorpresas y vergüenza, pero también aprendizajes y nuevas prácticas.

Uruguay está, por ejemplo, por debajo de Emiratos Árabes no tan por debajo de Israel en una lista encabezada por China y Corea del Sur, en un top ten en el que el único estado americano es Canadá y en el que predominan Asia y Australia.

La urticaria de la izquierda para con la OCDE y las pruebas PISA era mucha, y así se está plasmando el deseo de no aplicarlas más. Serán sustituidas por las pruebas que, “a la uruguaya”, diseñará el nuevo Instituto de Evaluación Educativa.

Soy muy mal pensando, así que supongo que las pruebas nacionales serán más “comprensivas” y “evaluarán el proceso educativo y no tanto los resultados” y, de una u otra manera, los resultados mejorarán.

Además, si se cumple la intención de construir indicadores en acuerdo con Argentina y Brasil no podrá esperarse nada muy objetivo.

Con esto, los profesores y jerarcas, que están metidos en este negocio, conseguirán maquillar el verdadero estado de la educación, bajando la exigencia para que haya menos repetidores y sea así cada vez más fácil aprobar el liceo (tal como la universitaria Constanza Moreira viene reclamando)

Mejorando los indicadores el Presidente y los ministros contentos, las críticas de blancos y colorados se reducirán, y los sindicatos tendrán argumentos para el sempiterno reclamo de “más recursos para la Educación”.

Otra vez trampas al solitario que recuerdan la moraleja del cuento de Andersen, “El traje nuevo del Emperador”: Por más que se repita que algo es verdadero, si no lo es, no lo será.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.