Portada » Titular

Por la vida, en la hora de la muerte

19/10/2012 3 Comentarios

Luis Alberto Lacalle Herrera

La sociedad en que vivimos corteja, cultiva la muerte. La busca en sus excesos, en su degradación toxicómana, en el aborto, en las nuevas teorías medicas que cuestionan la viabilidad de los nacidos con poco peso. No muy lejos debe de estar la eutanasia para liberarse de los enfermos viejos…

Ante este desolador panorama de nihilismo de materialismo y de egoísmo, levantamos la bandera de la vida, de esa creación única que cada ser humano es, de las potencialidades de todos los niñitos.

No es solamente un tema de fe, de convicciones religiosas y morales, es encarar la trayectoria del hombre como especie, con esperanza, en la creencia de que solo una actitud pro vida resolverá este falso dilema en el que se nos quiere envolver estableciendo que la mujer puede disponer de la vida que lleva en su seno como de una enfermedad .

Banalización de una nueva existencia, reducción a un apéndice de lo que es un ser autónomo.

Ante este drama que nos conmueve, repetir el brindis del pueblo judío: ¡¨Lejaim¨, por la vida!

 

3 Comentarios »

  • G. Miloc :

    LEJAIM. A firmar por la vida.

  • Dr. Guillermo López Moreira :

    EL PENSAMIENTO ASERTIVO

    Tiene o no tiene derecho a vivir el ser que está cobijado en el vientre materno hasta su nacimiento? Tiene la madre “derecho” a impedir el nacimiento de ese ser?
    Estas preguntas realizadas en voz alta por el Sr. Graziano Pascale (“El Aborto y la Hipocrecía” Facebook), dan la pauta del nivel a partir del cual se debe pensar acerca de la despenalización del aborto.
    Y para hacerlo más evidente, podemos agregar otras personas…
    Un médico, ¿tiene derecho a evitar el nacimiento de un ser humano? – ¿Puede negar el derecho a vivir de ese ser, al que se considera persona desde la concepción, eliminándolo?
    Un legislador, ¿puede tomar para sí, el derecho a que no viva una persona que aún no ha nacido o bien negar el derecho a la vida de ese ser?
    En cualquier caso se trata de un homicidio. Para la madre, muy especialmente agravado. Para el médico es un homicidio en reiteración real y para el legislador otro tanto, al autorizar lo que la Ley castiga.
    Con el mismo criterio, los homicidas, tengan la edad que tengan, deberían ser eximidos de culpa, no importando el motivo de su acto.
    Porque de todas formas, si una persona que no ha nacido, no tiene valor ¿qué valor pueden tener todas las personas nacidas, niños, jóvenes, adultas, ancianos?
    ¿Por qué se condena la Eutanasia en cualquiera de sus formas?
    ¿Qué valor fundamental tiene el fenómeno de la vida humana?
    No deberían importar los niños que mueren de hambre, los enfermos terminales, los deformes…
    El aborto, es esencialmente un acto íntimo que solo puede ser juzgado por la persona que lo lleva a cabo, y en ese caso es un tema de conciencia de dos personas: los padres.
    Existen casos clínicos de mujeres embarazadas que intentaron abortar con Misoprostol entre las seis y ocho semanas y fracasaron, aún con altas dosis de dicho fármaco. ¿Cómo se resuelve la situación?
    Todas las personas son dueñas de sus cuerpos; no es privilegio de las mujeres. Por dicha razón no se puede condenar al suicida. Él o ella dueños de su vida, su cuerpo y su libertad, ejercen su derecho a dejar de ser y nadie los puede juzgar en ningún sentido, sin importar su condición psíquica o económica.
    Sin embargo, nada de eso cambia la toma de conciencia de debería surgir en cada persona.
    Las preguntas que se hizo el Sr. Graziano Pascale, son válidas y enfocan el tema en el verdadero asunto que debió haber tenido en el parlamento y no a través de un debate retórico y sin sentido. No es un tema parlamentario, es un tema de educación familiar y social. Educar en la sexualidad. Hacer que los niños se sientan amados y no que alguna vez puedan decirles a sus padres: “gracias por no haberme abortado”.
    Esas preguntas son el punto de partida.
    Dr. Guillermo López Moreira

  • Daniel Corlazzoli :

    Totalmente de acuerdo, Guillermo. Felicitaciones por el artículo. Busco alguna noticia sobre Cristina. Gracias. Daniel.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.