Portada » Actualidad, Destacado

La distribución de la riqueza, otro fracaso del Frente Amplio

05/10/2012 1 Comentario

Ana Lía Piñeyrúa

Una reciente investigación hecha en la Facultad de Ciencias Sociales de la UDELAR muestra que, en el periodo 1943-2005, la contribución de las asignaciones familiares a la distribución de la riqueza ha sido mínima.

Esta conclusión refuerza lo que en diferentes ocasiones, y especialmente durante la interpelación que le hice al Ministro Olesker, he sostenido: la verdadera distribución de la riqueza se origina y se produce a través del mercado de trabajo. Más y mejores empleos con más altos ingresos laborales reales hacen que la participación de los trabajadores asalariados y los trabajadores independientes en la distribucion de la riqueza nacional se incremente. Esta, la generación de empleos e ingresos, es la verdadera politica distributiva.

Sin embargo, como los mercados no son perfectos, y el de trabajo también es un mercado, hacen falta políticas redistributivas que complementen, en favor de los más pobres la funcion distributiva del empleo y los ingresos.

Esa es la función de las asignaciones familiares con contrapartidas debidamente controladas, de la seguridad social (jubilaciones y pensiones) y del seguro de desempleo. Pero se trata de una función complementaria a la del mercado de trabajo y, como concluye la UDELAR, su impacto distributivo es limitado.

¿Que impacto tiene las políticas sociales inventadas por Tabaré Vázquez, Mujica y Olesker?. Ninguno porque todas se centran en lo que deben ser políticas complementarias mal diseñadas. Si las políticas redistributivas por excelencia como las asignaciones familiares y la protección social tiene un limitado impacto, los inventos frenteamplistas tienen un impacto nulo, a pesar de la verborragia de Olesker tratando de convencernos de que Uruguay es hoy un paraíso terrenal “proto socialista”. Las cifras de la CEPAL y del Instituto Cuesta Duarte del PIT-CNT confirman esta afirmación, es decir que el Frente Amplio ha fracasado a la hora de mejorar la distribución de la riqueza. Días pasados el PIT CNT en su documento enfatiza en este punto.

Una vez más, la sensatez se impone. Y en esto hay que reconocerle mérito a la Facultad de Ciencias Sociales de la UDELAR. Es el mercado de trabajo como mecanismo dstributivo de la riqueza y son las políticas redistributivas de protección social, complementarias de las anteriores, las que constituyen la verdadera política social de cualquier gobierno sensato. Los inventos de la troika Vázquez-Mujica-Olesker no son otra cosa que medidas populistas y de clientelismo político. En el futuro, un Gobierno del Partido Nacional implementaría políticas sociales destinadas a darle instrumentos y oportunidades a los más pobres para salir de su situación y tener un trabajo digno y bien remunerado Para ello será importante tomarse en serio la capacitación y la formación profesional y es central implementar la revolución educativa que el país se debe. De lo contrario estaremos condenando a los más necesitados a la dependencia perpetua de lo que el Estado les da sin otra alternativa de vida y a ser botín electoral del partido de gobierno.

1 Comentario »

  • Virginia :

    Exacto Ana Lía. Lo desesperante es el tul de alquitrán que en realidad, es más el desperdicio de personas que de dinero. La “necesidad” genera dependencia en la demanda y esclavitud en la oferta. Los buenos “progres” sienten una profunda deuda que normalmente han pagado con dinero ajeno, haciendo un equitativo reparto de la pobreza. Abrazo

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.