Portada » Actualidad

País de mente pequeña

28/09/2012 2 Comentarios

Oscar Silveira

Si miramos de forma positiva la región y el mundo, existen una serie enorme de oportunidades para un país como el nuestro. Por primera vez en la historia desde la revolución industrial el éxito no depende de la escala, las nuevas formas de producción y consumo nos equiparan con cualquier país del mundo. El tema, es querer equipararse, es cambiar todo lo necesario para poder dar el salto para el desarrollo del país.

Los números no dan mal, aunque hemos crecido no nos hemos desarrollado. En lo personal creo que eso pasa porque el principal problema que tenemos no es nuestra pequeñez de escala, territorial y poblacional, sino nuestra pequeñez mental. Pensamos en pequeño y en lo pequeño.

En la política es donde mas se nota, pero pasa en todos los ámbitos de nuestra sociedad. El último ejemplo, la torre de BROU. Nuevamente el BROU sale con la idea de crear una torre moderna para su sede y no pasó un día (a pesar de que hay miles de temas abiertos en el debate) para que los principales políticos de la oposición ( o un buen número de ellos) para que les caigan con todo. Dirán es el juego de la política, bueno en parte sí lo mismo le paso a Lombardo con la torre de ANTEL. Y cual es la enseñanza de la torre de Lombardo, se construyó y nada pasó, el principal error de Lombardo y de la gerencia de ANTEL fue dejar pasar la oportunidad histórica de estar conectados directamente a uno de sus ramales más importantes. Ahí está la cosa, no en la torre pero Lombardo será recordado por el derroche de la torre.

En perspectiva pasa lo mismo, en cualquier lugar del mundo estaríamos preocupados de que política comercial este llevando nuestro principal banco en una coyuntura tan especial como la de nuestra región. Deberían de existir reuniones semanales para ver como manejar la presión argentina y en especial las oportunidades que el descontrol argentino generan pero no, el uruguayo está preocupado porque el banco piensa gastar en realizar un torre.

Y así somos en todo, hoy justamente un periodista en twitter escribió algo como “somos el país del palo en la rueda“ y está en lo cierto. En lugar de proteger y potenciar a los que hacen nos preocupamos y cedemos ante los que se quejan. Así vamos parando el país, anestesiando la iniciativa, así vamos acostumbrándonos a mejor llorar que hacer.

Otro caso paradigmático es Tabaré Vázquez, uno de los empresarios de la salud mas exitosos y ricos, una carrera extraordinaria pero su riqueza está cubierta con el manto de la piedad. Mejor que no se sepa, eso podría arriesgas su carrera o la simpatía del uruguayo. Así funcionamos, un hombre de hogar humilde que estudió, salió adelante (no es objetivo analizar la forma) y además luego asumió responsabilidades cívicas y también ganó. Es un ejemplo integral de éxito pero la parte de su éxito económico se oculta como si estuviera mal.

Y vamos cada vez peor, la elección pasada fue el real ejemplo del triunfo del país pequeño. Vivir humildemente es una decisión de vida pero ponerlo como un elemento moral superior es horror social. En términos de estudio se podría llegar a confirmar que José Mujica es una persona mas poderosa y rica que Luis Alberto Lacalle pero el primero vive bajo una túnica de pobre mientras el otro es orgulloso de lo que logró. Pero que pasó para que uno terminara satanizado y el otro presidente: vivir en Uruguay.

Como era de esperar la presidencia de Mujica solamente ha empeorado las cosas. Cada vez nos caemos mas en nuestra autocomplacencia del paisito y dejamos cada vez mas lejos las oportunidades de tener una sociedad realmente integrada y próspera. Porque por otro lado, a todos les gusta el aire acondicionado, el plasma y el cero km. pero que no se note.

Qué puede cambiar esto?, una gran revolución generacional. En qué ámbitos?, principalmente en la política y en los medios. El sector empresarial creo entender que se suma a la tendencia, ya que el beneficio comercial termina guiando y si cambia la mentalidad cambia el mercado.

La política es el ámbito natural y central para este tipo de cambios, de ella saldrá la energía que reoriente todo pero por sí misma no podrá y será difícil romper todos los arreglos que nos atan con una estructura gobernada por gente mediocre. La mediocridad es un buen negocio para la administración del poder, eso no se puede olvidar jamas. Solo los grandes liderazgos logran cambiar eso y casi siempre son momentos históricos cortos y a pesar del sistema.

Así que los medios de comunicación resultarán claves. Los medios masivos tradicionales e internet deberán ser los canales para motivar el cambio en la visión de nuestro mundo. Aquí una aclaración, es evidente que la cultura y la educación serían los medios mas idóneos pero estos son quienes mas aferrados están a la mentalidad predominante, así que poco esperemos de ellos.

Cuando hablo de los medios y la política implica un cambio generacional que vea el mundo y el país desde otra perspectiva. Significa que una nueva generación comience a tomar las decisiones de las producciones y las acciones públicas que se tomen. Una nueva generación que asuma una cultura del sumar, del crear, del compartir. Que asuma que se puede hacer y se debe hacer. Una cultura que rompa la chacra y el interés pequeño.

Estamos en un mundo donde el límite lo ponemos nosotros, ¿en dónde querés ponerlo vos?. No te olvides que por acción u omisión, esto también es obra tuya…

 

2 Comentarios »

  • Virginia :

    Excelente.
    Citaré algún ejemplo cotidiano:
    Se acerca mi hija de diez años y dice: -”Ma, ¿no sería espectacular que la escuela tuviera camioneta para trasladarnos”? a lo que respondí: -¿Y tú no preferirías que yo ganara un poco mejor para tener nuestro auto y llevarte a la escuela?
    He notado diferencias abismales de criterio:
    Por ejemplo, ¿qué es lo que uno tiende a hacer cuando el dinero disponible no alcanza?. El primer paso es intentar incrementar los ingresos… pues, es sorprendente la cantidad de gente que en primera y única instancia recorta gastos, bajando su nivel de vida.
    Es como tener una gotera en el techo; Hay quienes trepan una escalera y solucionan la fisura, y otros, que apenas dejan en el piso la cubeta.
    Es cultural. Tenemos un muy muy grave declive cultural

  • Virginia :

    Recordé otro muy elocuente, un intercambio de ideas en el trabajo:
    -”Ay, qué suerte, sos de las agraciadas que recibe la canasta de fin de año completa? -me dice una compañera en el pasillo.
    -No, soy de las desgraciadas que cobra diez mil al mes. -contesté

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.