Portada » Columnistas, Destacado

Celebrar la Vida

28/09/2012 Sin Comentarios

Ricardo Puglia

“En cada aborto hay dos víctimas: un bebé muerto, y una conciencia muerta” expresaba la Madre Teresa de Calcuta. El embrión no conoce las leyes, sabe que tiene derecho a vivir.

En la sesión del martes próximo pasado los Representantes de los uruguayos ante la cámara de igual nombre, por 50 votos a favor y 49 en contra decidieron no celebrar la vida y legalizar el aborto. Los 50 votantes a favor del aborto, 49 diputados del Frente Amplio y un voto del Partido Independiente, el del diputado Iván Posadas.

Los representantes de los partidos tradicionales, el Partido Nacional, el Partido Colorado y un integrante más del Partido Independiente votaron a favor de la vida, dando su negativa al proyecto de ley.

Las manos de yeso de los legisladores frenteamplistas estuvieron una vez más a favor del mandato impuesto por su partido. Quienes no la apoyaron tuvieron el tupé de permitir entrar a la cámara a su suplente para que cumpliera el mandato. Viva la hipocresía!!!

El gobierno frenteamplista de T. Vázquez y el que corre de J. Mujica han contado con mayorías parlamentarias que no han permitido a la oposición censurar a más de un ministro que por sus actuaciones y falta de idoneidad jamás se le debió permitir estar al frente de un ministerio y menos de recibir el apoyo mandatado del partido de las manos de yeso.

Las manos de yeso que nos gobiernan desde 2005 han sido levantadas para darles grandes golpes a los uruguayos como la maldita Reforma Tributaria donde paga más el que más trabaja, el maldito sistema del FONASA, desorganizado, de servicios incompletos y tardíos, y de pésima administración y la deplorable administración de la Educación estudiantil.

Esas mismas manos se levantaron para NO censurar a los pésimos ministros que han pasado por el sillón del Interior y no han defendido como buenos padres de familia la seguridad de los habitantes como lo dicta la Constitución de la República. Esas manos permitieron que emprendimientos como el de PLUNA siguieran adelante.

Esas enyesadas manos derogaron la ley de Caducidad cuando en dos sendos plebiscitos el pueblo mayoritariamente dijo NO, la ley se mantiene. Sin embargo, esas manos permitieron que algunos ciudadanos sospechosos de actos represivos en el período cívico-militar fueran juzgados y condenados sin las debidas pruebas, en muchos casos por simples testimonios circunstanciales de muy escaso valor probatorio en una causa tan sensible y delicada.

Estos gobiernos de izquierda tupamara-socialista han decidido enfrentar a los uruguayos, dividirlos y que cada uno tire de la soga a ver quien se queda con el premio. Como ya han asumido su incapacidad de encontrar el equilibrio legal a través de leyes armónicas, la población tiene que salir a buscar firmas para enfrentar la delincuencia en un proceso de referéndum para reducir la edad de imputabilidad de los menores. Mientras tanto, a seguir permitiendo los asaltos, rapiñas y otras figuras delictivas que permean la izquierda a favor del voto compañero.

Entonces, ¿para qué sirven las leyes?… “Para que haya un orden en nuestra sociedad”  ”¡No!” “Para cumplirlas” “¡No!”,   “Para que la gente mala pague por sus actos” “¡No!

Las leyes sirven “para que haya justicia y discriminar lo que está bien de lo que está mal”

Cuando no defendemos nuestros derechos perdemos la dignidad. La dignidad no se negocia.

Y cuando estamos frente a una injusticia como la ley votada por las manos de yeso, los ciudadanos de a pie tenemos que volver a actuar democráticamente juntando firmas, ahora, para derogar una ley injusta que no celebra la vida y ayuda a la muerte de uruguayos(as).

Cada uno de nosotros tenemos la obligación de actuar cuando estamos en presencia de una injusticia.  Todos.  Con dignidad e integridad no solamente se apuntalan los valores democráticos y los derechos humanos, también se fortalecen la gobernabilidad democrática.

No debemos quedarnos callados frente a 49 representantes frenteamplistas que a pesar de elegir procesos legales de aprobación van a contramano de celebrar la vida. No al aborto. Referéndum YA!!!

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.