Portada » Actualidad

La defensa de la libertad de expresión

21/09/2012 Sin Comentarios

Ana Lía Piñeyrúa

Días pasados leí en “El País” de Madrid un artículo que se titulaba “Entre motes, insultos y amenazas” que se refería a la Presidenta argentina, Cristina Fernández. Su fama trasciende fronteras. El mismo daba cuenta de las agresiones, entre otras, al grupo Clarín y al diario La Nación y a sus columnistas por informar u opinar contra su gobierno. Esta práctica habitual ha sido acompañada por actos y hechos de presión y persecución a todos los medios de comunicación que se atreven a poner de manifiesto sus discrepancias con la Presidenta.

Igual camino siguen los Presidentes de Ecuador y Venezuela, los que sistemáticamente han violado los derechos a la libertad de expresión y de información, fundamentales en una democracia.

El Frente Amplio, especialmente, el Presidente Mujica y su esposa, la Senadora Topolansky, una y otra vez han disparado contra los medios de comunicación, a los que acusan de no destacar debidamente sus logro al frente del Gobierno, de fomentar la violencia, entre muchas otras cosas.

Hace poco más de una semana , en televisión, el Presidente Mujica la emprendió contra los diarios “El País” y “El Observador”, al que nombró como el diario de los Peirano, confundiendo para confundir, y, en general, arremetió contra lo que él denominó “la prensa grande”. No hace mucho tiempo también denostó a las “poderosas familias” titulares de los medios de comunicación. Para horror de quienes lo veíamos terminó diciendo: “La gran ventaja es que mi gente no sabe leer, dijo Artigas. Y bueno … a pesar de eso, igual vamos andando.”

Estas afirmaciones en reiteración real son muy preocupantes. Porque nos recuerdan la senda que han seguido los “amigos” del Presidente y de su Frente Amplio en la región. Porque hace muy poco tiempo, el Presidente resolvió, por decreto, ampliar el horario de protección al menor, alentando la teoría de que la difusión de determinadas noticias por parte de los medios alienta la violencia actual, de la que, según él, no le cabe la más mínima cuota de responsabilidad.

Son preocupantes porque a ello se agrega que en el proyecto de Rendición de Cuentas a estudio de la Cámara de Senadores hay dos artículos que, a nuestro juicio, son una presión indebida a los medios de comunicación.

Uno que establece que los titulares de servicios de radiodifusión y de radio, de televisión abierta y abonados, deberán permitir el uso gratuito de hasta quince minutos diarios para realizar campañas de bien público de acuerdo con lo que regule discrecionalmente el Poder Ejecutivo. Como queriendo salvar lo insalvable, la norma establece que no podrá utilizarse para fines propagandísticos de los partidos políticos que participen en el gobierno, ni podrá incluir la imagen, voz o cualquier otro referencia a funcionarios públicos que ocupen cargos electivos o de particular día propaganda confianza. Como si los uruguayos no estuviéramos acostumbrados a ver habitualmente propaganda del gobierno que ni invoca partidos políticos, ni funcionarios públicos, pero que, igualmente induce a favorecer al Frente Amplio y a su gestión. Eso sí, de aprobarse este artículo, ya no deberán pagar por ella y podrán ocupar hasta quince minutos cada día.

Otro artículo, que no tiene precedentes, autoriza al Poder Ejecutivo a finar precios que deberán ser abonados por los concesionarios del uso de frecuencias necesarias para las telecomunicaciones.

Las reiteradas diatribas del Frente Amplio y del Presidente contra los medios de comunicación nos preocupan porque ahora se ha anunciado que el Poder Ejecutivo está preparando un proyecto de ley para regular los medios de comunicación. Aunque el Presidente dijo, en el pasado, que la mejor ley de medios es la que no existe, su gobierno está trabajando en ella y la mayoría absoluta del Frente Amplia en el Parlamento garantiza sus sanción.

En este contexto sólo pueden esperarse malas noticias en materia de libertad de expresión.

Como lo anunciáramos públicamente no vacilaremos en promover un referéndum contra cualquier norma que vulnere los principios y derechos fundamentales del sistema democrático republicano. La libertad de expresión es uno de ellos.

Fuente: http://blogs.montevideo.com.uy/

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.