Portada » Columnistas

El Aníbal y la Graciela

07/09/2012 2 Comentarios

Ricardo Puglia

Ha pasado un año desde que introduje en sociedad al Aníbal. El Aníbal nació en el barrio 40 semanas en el año 1975. Su vida ha transcurrido en el asentamiento. El Aníbal vivió con varias compañeras y hoy sigue juntado con la Graciela. A veces no llega a su precaria vivienda de chapa y cartón y pasan los días sin que aparezca. El Aníbal y la Graciela viven con cinco hijos, dos de cada uno de ellos de parejas anteriores y uno entre ambos. La principal actividad desde su mocedad fue la desocupación y la de la Graciela, “la adolescente maternidad”.

Ambos han pasado por períodos muy duros de gobiernos que no comprendieron su filosofía de vida y desde que integraron el Comité de Base del Asentamiento “Por un País de Primera” su vida ha mejorado muchísimo. El Aníbal cobra por el Plan de Equidad, y por cada hijo del Plan Asignación. La Graciela cobra por el plan Madre Soltera y dado que viven con sus suegros bajo un mismo techo, ingresan mensualmente $ 23.500 aportados por todas las trabajadoras y todos los trabajadores solidariamente comprometidos con el famoso “Mc.IRPF feliz”.

Envía a los niños más grandes a la escuela excepto los días de lluvia y cuando lo acompañan a laburar algún día en la semana, en algún cruce de semáforos, y entre parabrisas y parabrisas lo ayudan a hacer la extra para el fin de semana ir a ver a su equipo de fútbol favorito. Por su humilde condición el Aníbal no paga el “Mc.IRPF feliz” ni la TV cable ni la electricidad ni el agua dado que los compañeros gobernantes le permiten colgarse a cuanta clase de cables pasa por el barrio.

El Aníbal mantiene los viejos códigos de familia. No vende pasta base como otros adherentes del Comité. Sabe que el número de beneficiarios del Mides que venden pasta base ha crecido, pero el Aníbal y su familia no integran ese colectivo. El Aníbal entiende que si las autoridades envían a la cárcel a algún vecino, el Estado a través del MIDES debe dejar de darle plata aunque la Graciela que siempre piensa en todo, le recuerda que la familia necesita un sostén mientras están de vacaciones en el CONCAR o en otro establecimiento social.

Los integrantes del hogar tienen Blackberry de última generación, los niños zapatillas Nike, manoteados. De la comida de los niños se ocupa la Escuela Pública y la ONG del barrio co-financiada por la IMM. Ninguna maestra se atreve a rezongar a los niños en clase, saben de las sanciones del Código del Niño. Al Aníbal no le preocupa el valor del dólar porque no paga hipoteca, alquiler, ni salud. Y como tiempo es lo que sobra, toda la familia hace largas colas de espera en el dispensario municipal o en el hospital para su atención, ahora bajo el eficiente, eficaz e inclusivo FONASA. La operación de su suegro, Don Pablo, tendrá que esperar al ingreso de nuevos cirujanos al hospital. El Aníbal y su familia viven en el paraíso, no piensan salir ni los dejan progresar, porque saben que a cambio de su voto, su forma de vida siempre será protegida.

El Comité es quien les provee desde el centralismo montevideano los recursos al Aníbal y a su familia. A cambio les quitan toda esperanza de construir sus propias vidas por sí mismos, con sus propias ideas e iniciativas donde la ética del trabajo y el esfuerzo no son contemplados en su diario vivir. La felicidad la administra y la otorga el gobierno benefactor que no desea que “Los Aníbal” progresen y avancen en la pirámide social sino por el contrario que permanezcan estancos facilitando sólo “el voto” al progresismo y que si bien son inimputables penalmente con 16 años, sí se les debe permitir el voto decisor para establecer los nuevos futuros gobiernos.

La distribución del ingreso nacional, le llega al Aníbal a través de limosnas sin ninguna contrapartida social. Esa limosna no ayuda a la formación de una consciencia nacional donde primen los principios y valores fundamentales de la familia, de la ética, de la moral, de la solidaridad y de la equidad bien entendida, sino por el contrario, la perjudica.

Sin embargo, soñamos con un Aníbal diferente, escalando posiciones sociales, educando a sus hijos, trabajando en la creación de riqueza. Al Aníbal lo queremos integrado a la sociedad, que sea parte de ella, lo queremos construyendo su propia vivienda con su propio esfuerzo y la ayuda solidaria, desinteresada y honesta de la sociedad en procura de rescatar a un ciudadano de la condena que una doctrina y filosofía crónica, sin sentimiento, le ha impuesto.

No debemos permitir que “Los Aníbal” continúen aumentando y sobreviviendo a las condiciones impuestas por el centralismo progresista del MIDES a cambio de la condena de su status quo. Si hacemos el esfuerzo de redireccionar su educación, su salud y su honesto trabajo, los cordones de asentamientos y las miles de familias uruguayas que los integran tendrán una oportunidad de ir insertándose en una sociedad que los necesita.

2 Comentarios »

  • luis buscarons morelli :

    Es una fotografía muy nítida de la realidad de parte de nuestra sociedad. Pero a la vez me pregunto qué harían el Anibal y la Graciela si leyeran esta nota:crecerían sus valores? abandonarían de buena gana el destino que les prepararon,cómodo y sin horizontes para integrarse a una sociedad que premia el esfuerzo y a veces el sacrificio aunque mas no sea para abrirles un mejor futuro a sus cinco hijos? No querran que sean a su imagen y semejanza,que ostenten inconscientemente el orgullo de pertenecer a la mediocridad y la ignorancia,incapaces de advertir que viven narcotizados por la prédica del entorno como miles de iguales que ellos conoceny con quienes comparten su vida?Realmente:tienen salvación?

  • Adela Marmion :

    De esos Anibal montevideo esta lleno Aca en mi barrio se vende talco de ese que tanto se habla se quema cable gurrisas prostitutas Colgados de la luz ase 11 años vivo en el varrio Yame AL 911 a UTE y todo sigue igual Donde yo vivo es un edificio se tuvo que poner rejas al frente pòrque robaron un matrimonio estavan durmiendo le vaciaron la heladera y le robaron toda la jubilacion El edificio es de 8 pisos y han robado hasta el 3 Pero cuando las eleciones hay tres o cuatro ounibus disponibles no se pierden una reunion Todos saven que se vende talco asta la POLICIA que nos queda por haser VRE MIRAR Y CALLAR tenemos un gobierno tasparente POR SOBRETODO …..HONRRADO….

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.