Portada » Columnistas

No adelantarse

31/08/2012 Sin Comentarios

Michael S. Castleton – Bridger

Tengo el privilegio de escribir en varias publicaciones, entre ellas por cierto Patria.

Hoy en el diario Enfoques, que en realidad es semanario pero ese dato no viene a la cuestión que me ocupa, en mi columna de alguna manera hice votos por lo que parecía el retorno al sentido común del Sr. Mujica Cordano en un asunto de gobierno.

Concretamente el asunto fue la oposición a mi juicio absolutamente atinada de Mujica Cordano a la propuesta del Ministerio de Economía de financiar el proyecto de reparación a los damnificados por la delincuencia con un nuevo impuesto a activos y pasivos. Absurdo y reflejo lamentable de como este gobierno es incapaz de racionalizar el gasto que tan mal hace y ahorrar para financiar proyectos muy válidos como el mencionado. Hay como un reflejo condicionado de esta gente que todo lo quieren arreglar poniendo más impuestos. Si siguen en este camino en algún momento romperán la columna del camello.

El tema es gastar menos y mejor. Cualquier administrador de empresa más o menos competente podría entre el despilfarro increíble que es el estado conseguir el dinero para financiar esta buena ley que nos ocupa. De ahí que me pareciera encomiable la posición del Sr. Mujica Cordano y expresé este pensamiento en mi columna.

Cuál sería mi desazón cuando hoy en un almuerzo con un grupo profesional que integro me comentaron las declaraciones del presidente con respecto a Paylana S.A. Fenecida empresa textil que ni los muy hábiles administradores anteriores pudieron mantener a flote. Parece que Mujica Cordano le expresara a los ex-obreros de la empresa que esta era histórica y por eso había que mantenerla como co-operativa.

Lo que debió haber dicho este señor es que Payalana S.A. mal que nos pese a todos podrá ser histórica pero ya es historia.

¿Cuando los uruguayos de una vez nos daremos cuenta que no podemos pegarle a caballos muertos por tiempo indefinido? Cuando los caballos se mueren no hay tunda ni sopa de palos que los levante. Con las empresas es lo mismo. Tenemos la maldita costumbre de pensar que en manos cooperativas o algún otro invento similar por arte de magia las empresas se levantan. No se levantan nada y solamente se convierten en verdaderos agujeros negros donde se tira nuestra plata para mantener artificialmente algunos puestos de trabajo que no le sirven a nadie porque no son económicamente eficientes .

Estos esquemas lo que sí hacen es tapar las arterias de la actividad productiva del mismo modo que a los humanos se nos tapan las arterias con el devenir de los años.

Estos ‘Quangos’ como se les dice en el mundo civilizado no hacen más que competir en forma absolutamente desleal por recursos escasos impidiendo el acceso a estos recursos por parte de empresas realmente viables.

Por supuesto que debemos amparar a los obreros cesantes de Paylana SA. Para eso está el seguro de paro. Pero en realidad lo que deberíamos hacer es proveerlos de capacitación para su re-inserción laboral y créditos para los que tienen capacidad, ideas e inquietudes productivas.

La necesidad es la madre de la invención. Cuántas microempresas sanas y dinámicas no han visto la luz del día porque a los proto-empresarios se les han dado prebendas injustas e ineficaces como seguramente será lo de la cooperativa de Paylana si es que se concreta.

El mundo cambia en forma vertiginosa. China tiene mano de obra más barata y más capacitada que la nuestra. Pues que ellos hagan textiles ya que nosotros no podemos competir y inventemos otra cosa. Es la única manera de mantener una economía sana y pujante. Lo contrario y lo que propone el Sr. Mujica Cordano es la tradicional uruguaya, anquilosados, estancados en el tiempo, altamente ineficientes y probablemente dependiendo de algún mecenas para que, con quién sabe qué intenciones espúreas, nos compre la poca y regular producción a precios artificiales, de estas cooperativas, como es el caso de la ex-Funsa.

Es difícil que una persona que nunca haya tenido que cumplir una nómina entienda esto, pero, es así. En el mundo empresarial quedarse es morir. Así murió Funsa, murió Ildu, murió Sadil,murió Tem, murió Ferrosmalt y ahora Paylana.

A Paylana hay que enterrarla y a otra cosa mariposa. Si hay quienes piensan que pueden tener trabajo para algunas de sus máquinas pues adelante ya que si les va bien nos irá bien a todos.

En este asunto ‘no hay más perro que el Chocolate’. Es ineficiente e injusto querer mantener empresas que no son viables.

Aunque sea difícil de comprender es hasta injusto para los ex empleados de Paylana. Quizá hay algún Bill Gates entre ellos y nunca lo sabremos.

Más injusto es para toda nuestra sociedad tener que seguir financiando empresas que cumplieron su ciclo y que,compiten, repito, por recursos escasos con otras potencialmente generadoras de verdadera riqueza y bienestar.

Aveces en la vida hay que tragarse la pastilla y seguir adelante con nuevas iniciativas.

Qué bueno sería que todos los gobiernos entendieran esto especialmente en este caso el que preside el Sr. Mujica Cordano.

¡Difícil que el chancho chifle!

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.