Portada » Actualidad

¿Educación o marihuana?

31/08/2012 Sin Comentarios

Nicolás Pias

Es uno de los temas que mas prensa ha tenido últimamente, todos hablamos de eso y tenemos nuestra opinión formada o nuestra manera de verlo, pero que eso sea lo que más preocupa a los uruguayos no lo comparto.

El consumo de marihuana es lo que está en boca de todos, no se si el proyecto del Gobierno o los presentados por legisladores de los diferentes partidos están bien o están mal. Es un tema complejo donde se manejan puntos de vistas de salud, legales, de seguridad y hasta económicos. Se citan profesionales de todas las disciplinas y países cuando se argumenta por parte de quienes están a favor y en contra.

Pero quiero opinar de lo que conlleva este tema, de lo que dejamos de lado y de lo que no vemos al hablar del mismo. Veo con cierta preocupación el camino que ha tomado nuestra sociedad, la misma se ha dividido, es más violenta y se sufre una pérdida de valores en comparación con años atrás. Muchos pueden argumentar que esto es base de la globalización, de la modernización y del cambio constante que sufrimos como seres humanos, en un mundo que parece ir más rápido de lo que podemos ir nosotros.

Me crié en un Uruguay donde el respeto hacia las personas era fundamental, donde no comenzábamos a comer hasta que estuvieran todos en la mesa y servidos, donde nadie se levantaba hasta que todos terminaran y donde nadie hablaba sobre otro. La escuela era la segunda casa y el hogar la primera escuela, donde se nos enseñaban esas cosas fundamentales como el respeto, como aprender a escuchar a los demás, como tolerar los otros puntos de vista, compartir las cosas, trabajar para obtener los logros, valorar el esfuerzo y lo importante que es ayudar a los demás cuando estos lo necesitan, se enseñaban más valores. Todas esas cosas hoy están desapareciendo, la familia como tal ya no es lo de antes, ya no se inculca valores y nadie se escucha entre sí. Pero no es que lo mayores no educan a los niños y jóvenes, directamente ya el respeto se pierde entre los mayores, se vulgarizan las cosas y los ejemplos dados no son los mejores.

¿Cómo puede preocupar tanto a la sociedad el consumo de una droga que ha estado desde muchos años atrás, que se ha consumido y se consume debatamos o no sobre el tema? Las drogas legales como el alcohol y el tabaco no generan perjuicios, ni discusiones, pero la marihuana sí. Por otro lado, es incorrecto asociar marginalidad con drogas, rebeldía con drogas o delincuencias con drogas. Hay delincuentes, hay estafadores, violadores, asesinos que en clínicas practican abortos y me pregunto ¿se drogan?

Si en un cerno familiar, en cualquiera de las clases sociales, se le inculcan al niño, al joven, al adolescente ciertos valores, se pueden evitar muchas cosas, pero mientras la familia se siga dividiendo, mientras esta pierda la comunicación entre sí, no podemos esperar nada más que sumergirnos como sociedad. Es en el cerno de la casa donde comienzan las cosas fundamentales, es en la familia y los ejemplos que esta da. Es ahí donde está la primera educación y la que saca a cualquier sociedad adelante. Problemas mayores nos aquejan más que la marihuana. Es más preocupante un hospital sin camas en emergencias, es más preocupante una escuela en malas condiciones, es más preocupante las condiciones en las que viven en un asentamiento, en lo personal, para mí, eso es más preocupante.

El proyecto del Gobierno puede o no tener muchas carencias, pero lo que tenemos que reclamar como sociedad es que el Gobierno realice planteos serios, pero sobre los temas más problemáticos de hoy. Si nos quedamos escuchándolos, vemos que el Frente Amplio se contradice solo y se critican entre ellos, hacemos leña del árbol caído, entramos en su discusión y todo lo demás sigue igual.

Me preocupan más las140 mujeres que mueren por año en el Uruguay por el cáncer de útero, el MSP no quiere dar la vacuna preventiva de forma gratuita la cual evitaría muchas de esas muertes y nosotros discutimos sobre la marihuana.

Vuelvo hacer hincapié en algo que veo perdido, tenemos que preocuparnos más por esa educación que siempre se brindó desde la familia, mientras no recuperemos los valores fundamentales, nos alejamos cada vez más de esa “comunidad espiritual” que Wilson decía que éramos. No podemos debatir, ni opinar por opinar sobre un tema, cuando hay cosas que como país hemos perdido. Hablar por hablar podemos hablar todos, pero no queda serio, no es serio que una senadora diga que si un jefe de familia vende pasta base, se lo debe castigar solo como una atenuante porque mantiene un hogar y a los días un Ministro de su partido diga todo lo contrario, no es serio que hablemos de Derechos Humanos y se quiera legalizar el Aborto y menos serio es que el Estado quiera producir y vender marihuana. Que regule sí, que fomente la salida a quienes consumen sí, que eduque sí, que lleve un control sí, pero que cultive y venda no. ¿De dónde va a salir la plata para la plantación, producción y comercialización inicial de este producto? Si la respuesta es que esta saldrá de los impuestos que se pagan a diario, yo prefiero que se hagan más escuelas y liceos, esas son inversiones serias y más productivas, sin educación estamos perdidos, el combate a la delincuencia y al narcotráfico no se hace legalizando, se hace educando y soy reiterativo, pero nos tiene que quedar claro, que la educación está en decadencia y la principal, que es la que nace en el cerno de la familia, se está perdiendo.-

Hay una realidad clara, el que fuma marihuana la va a fumar, la venda el Estado, la compre en la esquina o la plante en su casa, ayer, hoy y seguramente mañana, si lo quiere hacer. Preocupémonos por volver a un Uruguay más educado, más culto y recuperemos esos valores que hemos perdido y después debatamos sobre si está bien o no lo planteado en esos proyectos.

 

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.