Portada » Columnistas

Capricho, soberbia, ¿qué los anima?

24/08/2012 Sin Comentarios

Jaime Trobo

Aunque parezca mentira, desde mayo de 2007, hace más de cinco años, el Partido Nacional reclama al gobierno que tenga en cuenta las recomendaciones científicas internacionales y nacionales, y disponga que a las niñas y jóvenes uruguayas, se les administre la vacuna contra el HPV y con ello se fortalezca la batería de preventivos del cáncer de cuello de útero. Y hoy día lo sigue haciendo porque las dos administraciones del Frente Amplio se han negado sistemáticamente a resolverlo.

Es interesante analizar cada reacción del gobierno, tanto de la administración Vázquez como de la de Mujica en relación a este asunto, porque mantienen una actitud inexplicable, incoherente y caprichosa, que concurren al mismo fin, negar el reclamo. Cuando más de cincuenta países y dentro de ellos los EEUU, Canadá, Australia, todos los de Europa e inclusive nuestro vecino Argentina, han resuelto vacunar a las niñas y adolescentes como mecanismo preventivo, todo el gobierno del Uruguay apoyado en la soberbia intelectual de tres Ministros de Salud sucesivos y sus equipos, se niega a imitarlos.

El cáncer de cuello de útero es una enfermedad cruel, que mata ciento cincuenta mujeres por año en Uruguay, y que puede ser detectada en su proceso inicial, con controles ginecológicos denominados “Papanicolau”. Luego de su detección puede ser tratada en general con éxito, pero con procedimientos que pueden llegar a la amputación de la mujer enferma. Pero es una enfermedad que puede prevenirse, ya no curarse, prevenirse repito, con la administración de la vacuna en cuestión.

Aprovecho para comentar que, días pasados el Ministro de Salud Venegas y el sub Secretario Briozzo anunciaron, contrariados por el nuevo planteo del Partido Nacional que la implementación de la vacuna se realizará ”lo antes posible”, y con esta respuesta siguen tirando la pelota para adelante.

Los argumentos que han sido utilizados para negarse, desde el primer planteo del Partido Nacional como dijimos han sido variados, María Julia Muñoz, ex Ministro y actual Presidente de la Comisión Honoraria de la Lucha contra el Cáncer (?) afirmó que no existían garantías ni evidencias científicas de la eficacia de la vacuna para Uruguay. Mientras tanto en los países mencionados ya se había implementado la vacunación.

Luego dijo lo mismo el Ministro Olesker en su pasaje por Salud Pública y también rechazó los planteos que realizábamos al respecto.

Como controvertir la evidencia científica y las opiniones nacionales e internacionales sobre las bondades de la vacunación es un mamarracho, los actuales responsables Venegas y Briozzo reconvierten el discurso y empiezan a decir que si pero todavía no, que ellos decidirán sobre el momento en que nuestras niñas y jóvenes tendrán derecho a vacunarse, y ello será cuando el ochenta por ciento de las mujeres se realicen regularmente exámenes papanicolau.

Lo cierto es que desde hace siete años a esta parte, teniendo en sus manos tomar la determinación de vacunar, no lo han dispuesto y a lo largo de estos años miles de compatriotas se han perdido la oportunidad de “prevenirse” del contagio de esta grave enfermedad. Han pretendido hacernos decir, por nuestra insistencia que les fastidia, que la “vacuna cura el cáncer” y así como inventaron esta versión, le respondieron que “es mentira”. Nunca el Partido Nacional ni ninguno de sus voceros afirmó tal tontería.

Este proceso, que seguimos muy de cerca, muestra una administración caprichosa, al punto de practicar una soberbia irresponsable que va contramano del conocimiento, la investigación y las recomendaciones de la comunidad científica internacional. Qué razón tienen?, sólo ellos saben que alimenta su soberbia.

Ahora sí, no aflojaremos ni un milímetro.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.