Portada » Actualidad

El record de Payá

17/08/2012 Sin Comentarios

Tania Díaz Castro

En el año 2002, un hombre entregó en mano ante la Asamblea Nacional cubana más de 11.000 firmas. Con ellas, que apoyaban el Proyecto Varela, se pretendía modificar leyes, lograr que se respetaran los Derechos Humanos de la población, pedir incluso proclamar elecciones libres y así saber si el pueblo aceptaba la continuación del socialismo o prefería la libertad y la democracia.

Nadie podría ni haber soñado con algo así tan sólo cuatro años antes, en 1998, cuando yo misma fui encarcelada durante un año tan sólo porque había conseguido, junto a otros miembros del Partido Pro Derechos Humanos de Cuba, reunir 600 firmas para solicitar una reforma democrática.

Aquel hombre, Olwaldo Payá Sardiñas, continuó la lucha, y en 2004, junto con su organización (el Movimiento Cristiano de Liberación) había reunido otras 14.000 firmas de opositores en dos grandes cajas de cartón, que una vez más condujo el mismo hasta la misma madriguera del leon castrista, listas para lanzárselas por la cabeza al mismísimo Fidel.

No estoy segura de que la hazaña de Oswaldo Payá Sardiñas se aprecie en su justa dimensión; no creo aparezca aún en los Records Guinness como el disidente que fue capaz de poner al descubierto a un dictador que llevaba en el poder más de cuarenta años. Mientras Fidel afirmaba que en Cuba no existían ni la disidencia ni la oposición, sino sólo mercenarios y traidores al servicio de Estados Unidos, Payá entregó aquellas firmas ofrecidas por el pueblo, de forma voluntaria, que demostraban que sí existía uan verdadera oposición en Cuba deseosa de libertad.

El pasado 22 de julio, día en el que Cuba perdió a Oswaldo Payá Sardiñas en un trágico accidente de circulación aún pendiente de investigar, el periódico oficialista Juventud Rebelde proclamaba que el restaurante Floridita había batido un récord preparando el cóctel más grande del mundo. Quedará para la historia, como deshonra de la prensa nacional cubana, que no pudo divulgar la noticia de aquella tremenda proeza de Payá, digna de aparecer en los Record Guinness.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.