Portada » Columnistas

El principio de Peter

10/08/2012 Sin Comentarios

Michael Stirling Castleton

Este principio, muy considerado en la ciencia de la administración de empresas dice que en cualquier organización sus miembros tienden a ser promovidos hasta su nivel de incompetencia.

Esto quiere decir que los integrantes gerenciales de una empresa tienden a crecer en sus responsabilidades funcionales hasta un nivel que supera sus competencias.

Si bien como en todas las cosas hay externalidades a considerar, en términos generales, este principio es estrictamente cierto.

Parece que esto es lo que le pasa al gobierno que padecemos.

La mayoría de sus integrantes están muy arriba de sus niveles de incompetencia . En buen romance, la mayoría de sus integrantes están ejerciendo funciones que implican capacidades muy por encima de las que ostentan.

Esto parecería ser el caso del propio Sr. Mujica Cordano y de, por cierto, su canciller que con el rol lamentable que juegan en el relacionamiento de nuestro país con el mundo y la región demuestran todos los días una total falta de eficacia en materia de relaciones internacionales. Nuestros vecinos hacen lo que se les antoja con nosotros y perdemos día a día, en consecuencia, el respeto del mundo que tantos años llevó construir.

Aunque parezca mentira, la verdad, es que específicamente con Argentina hacemos en forma diaria, un rol de idiota, habiendo caído nuestro gobierno en una dinámica de apaciguamiento al vecino más poderoso e inescrupuloso, casi comparable con el triste rol jugado por Francia e Inglaterra en los años previos a la segunda gran guerra del siglo pasado.

Para peor, los resultados inevitables de este tipo de política son siempre los mismos. El envalentonamiento del apaciguado y un aumento permanente de sus exigencias hasta que la piola se rompe.

Es un poco como cuando éramos niños. Aunque trepidantes y con miedo siempre, a la larga, debíamos enfrentarnos a los abusadores del patio de la escuela . Si no, nos hacían la vida imposible.

Hoy la viuda Kirchner y sus secuaces le hacen la vida imposible a nuestro país y mismamente a nosotros los uruguayos.

Es inevitable que en algún momento Uruguay le deberá parar el carro a estos bribones. Mientras más tiempo dejemos pasar, más difícil será.

En casi todos los órdenes este gobierno ha demostrado una manifiesta incompetencia en el manejo de la cosa pública. En materia de relaciones internacionales esto quizá se hace aún más evidente.

A esta altura de las circunstancias es bastante obvio que el Dr. Almagro está superado por la situación. Probablemente Almagro tenga poco apoyo coherente y con algún conocimiento de estos temas.En realidad poco importa. Interesan las consecuencias, que están a la vista.

Todos pagamos la incompetencia de quienes dirigen los destinos de la nación.

Los actuales están en su nivel de incompetencia.

Se impone un cambio.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.