Portada » Columnistas

Frente Amplio en caída libre

27/07/2012 1 Comentario

Ricardo Puglia

La imagen del gobierno marxista-comunista-tupamaro-sindical y totalitario del presidente Mujica viene perdiendo apoyo electoral y según recientes encuestas, el último guarismo registrado, es el peor del siglo XXI en este frío invierno.

También la imagen de los hombres de la exclusiva y rica élite oficialista como Vázquez, Astori, Rossi, Lepra, Pintado y Lorenzo han quedado expuestos a demostrar transparencia en un oscuro negocio realizado con sus amigos piratas que tanto dijeron combatir en su pasado opositor.

Obviamente, el negocio de Pluna con Campiani no fue transparente ni democrático y justo sería que en los tribunales donde se tramita la investigación, se aplicara todo el rigor de la ley a los responsables de la estimada pérdida de 350 millones de dólares pagados con los impuestos de los uruguayos y además, respondieran con su patrimonio personal cada uno de los responsables.

No escapa a la caída libre el propio presidente Mujica, quien además de no tener un rumbo cierto aparente para el gobierno que encabeza, tira palos a ciegas o levanta cortinas de humo o trata de opositores a quien no piensa como él. Todas las leyes desde el año 2005 hasta la fecha, las posiciones doctrinarias, y los bolazos sin ton ni son, son como una gran tenaza que se va cerrando y llevando al país hacia las doctrinas foráneas que conocen como las aprendidas en antaño por los gobernantes progresistas de sus profesores marxistas-leninistas y que dieron nacimiento a esta retrógrada coalición, sin nuevas ideas, adoradores del Che, Fidel, Marx, Lenin, Mao y recientemente de Chávez, Morales, Correa y Lugo entre otros.

Tal es la injerencia de estos nuevos amigos de la coalisión, que ahora el gobierno de Venezuela subsidia el transporte colectivo de Caracas aportando, entre otras cosas, neumáticos uruguayos de Funsa a las empresas de ómnibus locales con un crédito de US$ 3,5 millones del Fondes- el Fondes es un fondo que creó el gobierno con las ganancias del Banco República (BROU), es decir con los intereses y comisiones que los uruguayos pagan al banco oficial. Esta es la fórmula que encontraron para retomar a los 200 trabajadores que desde enero se encuentran en seguro de paro luego del retiro del inversor privado quien no encontró condiciones de rentabilidad para continuar en la sociedad. Pan ahora y hambre para mañana si no se resuelven las condiciones de competitividad que el país clama a gritos.

El IRPF junto al IASS continuarán siendo el sostén de las beneficencias estatales, además del colosal IVA que no baja para todos como prometieron, se repetirán las empresas descapitalizadas, sin estructuras organizacionales racionales, sin ecuaciones de rentabilidad y sustentabilidad adecuadas como la ex Metzen y Sena, Bandes, Agolan, Alur, la Corporación Vial, la Ferroviaria y los cientos de fideicomisos que administra el Estado que seguirán alimentándose de los bolsillos de los uruguayos hasta alcanzar el lamentable final de Pluna.

En la Rendición de Cuentas 2011, el Poder Ejecutivo destinó US$ 189,5 millones del presupuesto nacional a subsidiar empresas como la Administración de Ferrocarriles del Estado (AFE), la Administración Nacional de Correos, el Instituto Nacional de Colonización, Pluna Ente, la Agencia Nacional de Vivienda, el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria, el Centro Uruguayo de Imagenología Molecular, el INAU y los ministerios de Turismo y Salud Pública entre otros.

La mayoría de estos subsidios que vuelca el Estado a organismos como AFE, la Agencia de Vivienda y El Correo se destinan a gastos de funcionamiento y no a inversiones productivas.

El Correo también recibió en 2011 un subsidio de US$ 39,7 millones – hace más de 20 días que no se distribuyen cartas recibidas del exterior-, casi el doble de lo que recibió en 2010 (US$ 22 millones). AFE fue subsidiado con US$ 22,4 millones.

El gobierno de izquierda intenta plantar en la mente de los uruguayos el concepto de que todos somos iguales al nacer y procuran con sus políticas discriminatorias establecer en el colectivo ciudadano que son los abanderados de las políticas de igualdad y bienestar social.

La realidad es desigual. Todos tenemos diferentes habilidades, capacidades, inclinaciones, gustos, metas, valores, actitudes y aptitudes. Pretender “la igualdad” con subvenciones, subsidios, ayudas indecorosas y favoritismos es demagógico y perturba el más elemental de nuestros sentidos. Si al nacer todos somos desiguales, pretender la igualdad por designio de la burocracia estatal es inmoral y como le pasa al Frente Amplio, incurre en totalitarismo, autoritarismo parlamentario e injusticia llevando a la coalisión y a sus élites a la caída libre.

Para la izquierda gobernante, vale lo mismo un sujeto mediocre, perezoso y deshonesto que una persona ingeniosa, laboriosa y honesta.

 

1 Comentario »

  • Virginia :

    Brillante!

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.