Portada » Columnistas

El despotismo de este gobierno

13/07/2012 Sin Comentarios

Francisco Gallinal

Me consta que los temas que acaparan la atención pública son otros, diferentes al que pretendo volver en esta columna de hoy. Tengo claro que el gran debate nacional está centrado en la crisis que afecta a la PLUNA y a la FULUNA, es decir a las Primeras Líneas Uruguayas de Navegación Aérea y a las Frente Ultimó Líneas Uruguayas de Navegación Aérea. Y que si seguimos con la lista tenemos la marihuana, y tantos otros temas más que el gobierno ha llevado al tapete y que lamentablemente nosotros desde la oposición en vez de armar nuestra propia agenda seguimos la que define el Frente Amplio ya desde el Poder Ejecutivo, ya desde el parlamento.

Pero mi condición de uruguayo, republicano e integrante del Partido Nacional, me motiva y me obliga a volver a llamar la atención sobre el atropello que se está cometiendo desde el gobierno nacional contra las libertades públicas, a denunciar las acciones dictatoriales que se están impulsando por el gobierno sin que se termine de tomar conciencia de la gravedad que las mismas tienen.

Me refiero a la censura, al recorte de las libertades de opinión, de información y de prensa que se están concretando bajo el mentiroso argumento de incorporar instrumentos para combatir a la delincuencia. En las últimas horas el Poder Ejecutivo decidió ampliar el alcance del horario de protección al menor hasta las 21:30 horas, incluir en el mismo a los espacios deportivos, políticos e informativos, y de esa manera se introduce a regular el contenido de la información que brinda la prensa.

Ni al Pachecato ni al Dictador Bordaberry en los tiempos previos al golpe de estado del 27 de junio de 1973 se les ocurrió tan peregrina ni perversa idea. Es verdad, hicieron de todo y pusieron en riesgo hasta que la ultimaron, a la democracia uruguaya. Pero no utilizaron un recurso de tal naturaleza, tan desgraciado, recién lo hicieron cuando derrumbaron definitivamente las instituciones.

Cuando un gobierno toma una medida de éstas características, es evidente que la democracia está enferma y en jaque. Porque al son de la banda luego vendrán otras decisiones de la misma calaña. Porque esto no es producto de la improvisación; cuando el señor Mujica asumió como Presidente, voces del MPP comenzaron de a poco a anunciar la intención de recortar las libertades.

La primera prueba evidente de que venían en ese camino se produjo en canal 5, el canal oficial. Decidieron que este no podía emitir más noticias de carácter policial y más allá de alguna tibia protesta desde la oposición, la decisión se puso en práctica y ya nadie habló más del tema. Quizás pensando que la cosa quedaba por allí.

Pues no quedó por allí. Ahora no solamente el canal oficial es objeto de censura, sino que también los medios de difusión que no pertenecen al estado. Todos los medios de difusión se verán alcanzados por esta medida dictatorial que significa un durísimo golpe contra la democracia.

Entonces con toda lógica yo me pregunto:

¿Esto va a terminar acá?

Me temo que no. Porque los que abusan del poder, cuando cometen estas barbaridades y ven que no hay una fuerte reacción contra sus atropellos, se ven tentados de seguir el mismo camino. Lo hicieron con canal 5 y no pasó nada; ahora lo hacen con todos los medios de difusión y además a través del decreto, como diciéndole a la Constitución a las Leyes, al Sistema Institucional todo:

“Con un mero y simple decreto, pasamos por arriba de todo lo que nos molesta, obstaculiza o impide actuar.”

Pertenezco a un Partido que toda su vida ha luchado contra estos desmanes y atropellos. Me obligación es denunciar el hecho y convencer a mis compañeros de ruta, que probablemente ya lo estén, que una vez más tenemos que levantarnos contra el despotismo.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.