Portada » Actualidad

¿La educación es la prioridad?

13/07/2012 Sin Comentarios

Felipe Paullier

Educación, educación, educación. Me genera sentimientos encontrados recordar las palabras del presidente Mujica en su asunción el primero de marzo del 2010. Hipocresía, cobardía, falta de capacidad e improvisación son solo algunas de las palabras que se me vienen a la mente para explicar lo que pasó después.

La realidad es que tras siete años de gobierno frenteamplista la situación de la educación en nuestro país es cada día más preocupante. Con pena, vemos todos los días docentes que paran y hacen huelga, y que con ello cientos de estudiantes se quedan sin clase. Con pena vemos como cada día nos alejamos más de aquello que algún día fuimos: un país de oportunidades.

Lamentablemente, cada día son menos los casos de gurises que naciendo en la periferia de Montevideo tienen la posibilidad de estudiar en la Universidad. Con lástima, vemos como cada día son más grandes las diferencias entre aquellos que pueden pagar por educación privada, de aquellos que no; es que la educación pública que otrora fuera orgullo de nuestro país ya no es más esa herramienta igualadora que garantizaba oportunidades a todos.

Y todavía es más preocupante que desde el gobierno en vez de soluciones, no llegan más que excusas y burdas justificaciones. Diversos actores políticos y gremiales hoy continúan defendiendo lo indefendible con argumentos como por ejemplo que esta administración es la que más “ha invertido en educación”. Y aunque así fuera, este gobierno es el ejemplo más claro de que con plata no alcanza. ¿Cómo es posible sino que en el momento en que más invertimos/gastamos “más pior” estamos? Es que con plata no alcanza, y en la educación esto es bien clarito. Vale mirar sino el ejemplo de Honduras, uno de los países que más gasta en educación en el mundo (8,6% del PBI) y que tiene los peores resultados de la región*. Y analizando un poco más el asunto, uno lamentablemente ve que no sólo en gastar mal es que el modelo educativo del Frente se parece al hondureño.

Y aunque desde el gobierno se quiera explicar la crisis educativa con el clásico “culpa del neoliberalismo de los 90”, está bien claro que fue la ley de educación aprobada en el gobierno de Vázquez la gota que rebalsó el vaso. Es que quienes deben estar al frente de la política educativa de un país son los gobiernos, porque en democracias como la nuestra son ellos -y no los gremios- quienes representan a la sociedad en su conjunto.

Hace algunos meses, Mujica pareció querer encauzar las cosas con aquel rimbombante acuerdo educativo entre gobierno y oposición, en el que se prometieron reformas sustanciales y de fondo al tema. Una lástima que fuera todo palabrería del presidente y poca acción; es que parece que a eso se ha dedicado el “Pepe”: a hablar mucho y hacer poco. Sino, que le pregunten por qué el viernes pasado en vez de dar explicaciones por la crisis de Pluna estaba dando discursos a quinceañeras en el Ministerio de Turismo.

¿Y la oposición? La realidad es que la oposición no le ha dado en este tema más que herramientas y trabajo en pos de una mejora al gobierno, pero lamentablemente el tiempo de prueba no va más. Si no queremos que más jóvenes uruguayos se vean afectados, hoy es el momento de cambiar. Es tiempo de terminar con la demagogia, de terminar con el desgobierno de las corporaciones. Es hora de que quienes fueron electos para ello tomen las riendas de la educación y cambien esta historia, y si son incapaces, es momento de que lo acepten y den un paso al costado y se cambie el equipo.

En estos días, y en vísperas de la rendición de cuentas, es momento de que reflexionemos y nos demos cuenta que no se arregla la educación con más plata; acá el problema es de gestión.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.