Portada » Columnistas

P L U N A – J A Z Z

22/06/2012 Sin Comentarios

Ricardo Puglia

Chorus Aviation Inc. establecida bajo las leyes de Canadá, el 5 de enero de 2011 adquirió todos los activos del Fondo de Inversión disuelto, Jazz Air Income Fund, quien fue propietario de Jazz Air Trust, Jazz Air LP, Jazz GP y 7503695 Canadá Inc.

El 28 de febrero de 2011, Chorus adquirió el 100% de Chorus Leasing I Inc., Chorus Leasing II Inc., and Chorus Leasing III Inc. con el único propósito de incorporar 15 aviones Q400. Chorus y Air Canadá son parte de un acuerdo de compra y leasing de Q400, siendo Chorus dependiente económica y comercialmente de Air Canadá y algunas subsidiarias quienes a su vez le retribuyen con servicios.

Jazz y Air Canadá tienen un acuerdo para brindar servicios a todo el mercado canadiense y a algunos destinos en USA. Jazz opera servicios en nombre de Air Canadá a través de 790 salidas semanales a 85 destinos en Canadá y USA con una flota de 139 aviones; 59 Bombardier, 74 Dash 8 turboprop y 6 Boing 757.

Chorus también opera los Boeing 757-200 aircraft en nombre de Thomas Cook Canadá para varios destinos en Canadá en las temporadas de invierno.

Los estados contables consolidados de Chorus Aviation Inc. al 31/12/2011 registraron un activo corriente por 301.6 millones de dólares canadienses (Ca$), y equipamiento de aeronaves y otros por Ca$ 409 millones. El pasivo corriente alcanzó a Ca$ 311 millones y el pasivo a largo plazo fue de Ca$ 319 millones (us$ 1 = Ca$ 1).

El holding Chorus – propietario de Jazz – operó 2011, con capital de trabajo negativo (Ca$ 9.8 millones) y con un índice de endeudamiento de 4.4 veces respecto a su escaso capital de apenas Ca$ 143 millones. Chorus, generó en 2011 ingresos operativos por Ca$ 1.664 millones, de los cuales Ca$ 1.575 millones fueron aportados por Air Canadá, 95% – estrecha dependencia – y los egresos operativos totalizaron Ca$ 1.562 millones, cerrando el ejercicio con una utilidad neta de Ca$ 54.4 millones.

La estrecha dependencia de Chorus de Air Canadá se debe a que tienen un acuerdo por el cual ésta compra la capacidad de algunos aviones operados por Chorus (tripulación, personal de mantenimiento de los aviones y todas las operaciones en aeropuertos referidas a sus vuelos) bajo la grifa comercial de “Air Canadá Express”, ex “Air Canadá Jazz” en rutas aéreas especificas de interés de Air Canadá. En 2011 los ingresos provenientes de Air Canadá significaron para Chorus el 95%, en 2010 el 98%, en 2009 99% y 2008 un 99%. El acuerdo finaliza el 31 de diciembre de 2020 pudiéndose renovar hasta por cinco años más.

Al 31 de diciembre de 2011, Chorus tenía 4.777 FTE (full time equivalent) empleados comparados con los 4.694 FTE de 2010. 90% de los empleados de Chorus estaban sindicalizados y tanto los pilotos como las azafatas trabajan bajo un convenio colectivo que vence en Julio de 2015.

Los principales accionistas de Chorus Aviation Inc. son Fairfax Financial Holdings Limited, fundada en 1985, (Sociedad financiera de cartera quien a través de sus filiales, presta servicios de seguros de bienes y de riesgos diversos, reaseguros y gestión de inversiones. El fin de Fairfax es lograr una alta tasa de rendimiento sobre el capital invertido y crear valor a largo plazo para los accionistas) y a partir de 14/12/2011 Belkorp Industries Inc., (subsidiaria de Belkin Enterprises Ltd., Vancouver, BC Canadá) cuyos principales negocios están el área inmobiliaria, administración de inversiones y servicios al medio ambiente.

Las compensaciones recibidas por los ejecutivos de Chorus en 2011 fueron: Joseph Randell-

Presidente- Ca$ 1.989.174; Richard Flynn – Gerente Financiero – Ca$ 807.381; Jolene Mahody

- Gerente de Operaciones – Ca$ 747739; Colin Copp – Gerente de Administración – Ca$722.828 y Richard Steer – Gerente Mantenimiento – Ca$ 421.446.

Leadgate, un fondo de inversión internacional poseedor del 75% de las acciones de Pluna, – luego de una profusa negociación con el gobierno de izquierda, cívico, socialista y tupamaro -, transfirió sus acciones a un fideicomiso administrado por la Bolsa de Valores de Montevideo y obtuvo el gerenciamiento de la empresa con un Gerente General de su confianza por 90 días, evitando de esta forma cualquier futuro reclamo que el Estado uruguayo pudiera realizar en los tribunales que perjudique al Fondo de Inversión. Se dice también que el acuerdo prevé que la aerolínea canadiense Jazz, – socia minoritaria del grupo inversor (Leadgate) que deja la compañía -, tiene 30 días para decidir si compra el total del capital accionario y por ende capitaliza la empresa.

Esto huele mal, muy mal. En primer lugar no está clara la negociación alcanzada por la élite frenteamplista frente a una quiebra de una compañía privada – PLUNA S.A. – con participación minoritaria estatal a través de un fideicomiso y la forma de su transitoria gerenciación. En segundo lugar, tampoco está nada claro porqué si PLUNA S.A. quebró, el socio minoritario del Fondo de Inversiones Leadgate (Jazz) tiene prioridad para hacerse cargo de la compañía vía capitalización. Recordamos que Jazz pertenece a un Fondo de Inversión canadiense y este fondo a su vez pertenece a otros fondos de inversión cuyos dueños verdaderos son desconocidos.

¿Qué hay detrás de todo esto? Se va un Fondo de Inversiones y viene otro Fondo de Inversiones a hacer cargo de los vuelos de Pluna. ¿No será la propia Leadgate que bajo otro manto continúa detrás del negocio para que el Estado uruguayo pague la deuda contraída por la administración Campiani-Vázquez-Astori-Mujica (más de us$ 300 millones) y bajo este ingenioso mecanismo, sin deuda y capitalizada otro integrante del Fondo de Inversiones adquiera una futura compañía saneada?

Existen mejores alternativas para una salida privatizadora transparente.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.