Portada » Columnistas

La Agenda que dio que hablar

15/06/2012 Sin Comentarios

(Desde el Salto Oriental).

Silvio Previale

En estos días, las actividades culturales reflejadas en la agenda que se difunde semanalmente por Intendencia de Salto, ha puesto de manifiesto un punto débil en la Gestión del Intendente Germán Coitinho (Partido Colorado). Muy pocas veces una agenda cultural provoca tanto y hace hablar a tanta gente, así que sin espíritu crítico sumaremos nuestra opinión.

La agenda Cultural de Salto, ha constituido desde que la Cra. Chela Rinaldi, incluía un espacio de actividades culturales en un Diario Local, hace unos años, hasta que se institucionalizó en la administración pasada, en un referente de las actividades culturales del departamento ya fueren públicas o privadas.

Allá por los años 90 solíamos reclamar desde la Junta Departamental una agenda y por supuesto la coordinación de actividades, muchas veces los ediles (que, nos interesaba) debíamos hacer lo imposible por estar hasta en tres eventos simultáneos de la misma característica. Algo similar ocurre con la agenda de los próximos días en que coinciden dos actividades con el mismo tenor (literatura) por una parte la obra teatral sobre Quiroga y por otra los textos de Filisberto Hernández a la misma hora y el mismo día, sin duda actividades que convocan a un público de intereses similares, ambas organizadas o patrocinadas por la Dirección de Cultura Municipal.

Pero detengámonos en algunos comentarios sobre “sequía” al no haber en la agenda mayores actividades en Salto, puede que no sea tan así, pues sabemos al menos de un par de actividades, de buen nivel que posiblemente no fueron comunicadas a la intendencia, y por supuesto, algunas de ellas en centros educativos, que por lo general son difundidas solamente entre alumnos y profesores, lo cual… es un error de los organizadores y que por ende no integran la tan mentada agenda. Pero sin lugar a dudas, las propuestas no abundan, y uno de los por qué es que las propuestas tienen costo, y no siempre se consiguen los aportes financieros.

Por otra parte, no deja de sorprendernos, políticamente hablando, que la mayoría de las críticas publicadas en las redes sociales, y provengan de quienes militan en un partido político diferente al del actual intendente y coincidente con el Partido Gobernante a nivel nacional, de la cual destacamos alguien que manifiesta su “rabia” ante la situación de que el pasado intendente por poner a su hijo “turístico”, soberbia, etc., determinara que su partido perdió, pero… tal vez no fue lo único, en definitiva, el “soberano pueblo” decidió, eso no se discute.

Lo cierto es que hoy por hoy la Agenda Cultural de Salto, no refleja un Departamento reconocido a nivel nacional por sus actividades culturales, y tampoco refleja todas las actividades que se vienen programando y realizando, amén de que entendemos que la Agenda Cultural, es la “cartelera de espectáculos” y no una relación de actividades desarrolladas por la intendencia en el área de la cultura, al incluir tantas cosas, es lógico que se incluyera (seguramente por error) el congreso de “Mujeres de Vamos Uruguay” (sector político del Partido Colorado al que pertenece el Intendente) y que lejos está de ser una “actividad cultural”.

Finalmente, y permitiéndonos resumir nuestra opinión, de toda una vida en la gestión cultural, el problema no es de quién o quienes ocupan la dirección de cultura del Departamento, sino en la falta de políticas de gestión cultural, cada director que llega reinicia cada cinco años las acciones a su criterio, con las mejores intenciones (tal vez) pero con nuevos gestores, un ejemplo: los talleres municipales que desde los años 80 (dictadura militar) la intendencia viene implementando, recuerdo que allí conocí a Eduardo Piñeiro (notable bailarín y profesor), responsable del Taller de Danzas Folclóricas en la Casa de la Cultura (hoy Liceo Nº 5 y ex edificio del IPOLL) y actualmente, siguiendo una política implementada en la administración anterior continúan con éxito (o no), lo que seguramente deberá ser evaluado en su momento. Como ese, tantos ejemplos de idas y venidas de acciones y desencantos en el nivel cultural. La polémica por la agenda, no hace más que confirmar la necesidad de Gestión y un área de Cultura Municipal que trascienda los gobiernos (Partidos Políticos) aunque por supuesto su director represente al Partido Gobernante de turno, pero no así el equipo de gestión que bien pueden ser funcionarios de carrera. Pero, especialmente, debemos entender que la cultura es de todos, y no el “patrimonio” de un partido político o de una ideología en especial.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.