Portada » Columnistas

Pluna: Un barril sin fondo

08/06/2012 Sin Comentarios

Ricardo Puglia

En Octubre de 2005,  en mi carácter de Director de la Corporación Nacional para el Desarrollo (CND) y ante un pedido de financiamiento de la empresa PLUNA, manifesté mi posición negativa de conceder un préstamo basándome en el alto riesgo del mismo y considerando los siguientes elementos que a mi juicio no cubrían el riesgo del préstamo solicitado:

La Empresa brasileña VARIG con el 49% del capital accionario de PLUNA ha culminado su contrato de gestión en junio pasado (2005). Las pérdidas de la propia VARIG la exponen a una situación de quiebra, en trámite de encontrar una solución por parte del poder político y judicial brasileño (no se posee información oficial), lo cual nos lleva a la conclusión de que este accionista no tendrá ninguna capacidad de respaldar el préstamo solicitado.

Dicha situación, llevó a las autoridades de PLUNA a buscar un socio que reemplace a VARIG, estándose en tratativas con la empresa venezolana CONVIASA y un grupo de inversionistas de origen canario (ESPAÑA). La dificultad mayor que están enfrentando es la falta de decisión de VARIG en fijar un precio por la venta de su participación dado el proceso de deterioro de VARIG en Brasil y quizás dicha aprobación  tendrá que esperar el proceso de salida VARIG, por lo cual concluimos que es incierto el período en que se tomarán las decisiones y que estructura tendrá el paquete accionario.

Las cifras presentadas por PLUNA S.A. para el análisis de su situación económico-financiera son viejas, desconociéndose las mismas al cierre de junio 2005 y estimándose un impacto negativo superior al 2004 en su resultado como producto del mayor costo del combustible. Al 30.06.04 mostraba una tendencia negativa en su patrimonio, finalizando con US$ 8 millones, y una pérdida neta de US$ 2.6 millones. No se tuvieron a la vista los flujos financieros proyectados para el presente ejercicio y los aviones de su propiedad se encuentran hipotecados (3) a favor del BROU.

Un director  de la CND, mocionó a favor del crédito, señalando que en su opinión el riesgo se neutraliza por tratarse de la línea aérea de bandera nacional y su permanencia en actividad. El ex segundo Ministro de Economía y Finanzas del gobierno de la Administración Vázquez apoyo el préstamo con su voto favorable.

En Diciembre 2005, El Ministro de Transporte, Víctor Rossi, dijo que la debilidad de la empresa Pluna se la podía ver en la calidad de los servicios. El ministro explicó que “el Estado no tiene el dinero necesario para el fortalecimiento de la empresa. El Uruguay tiene una situación presupuestal limitada y no es lógico que nosotros podamos desviar el presupuesto para Pluna porque exigiría prácticamente todos los recursos que el país tiene”. “Desde el 1° de marzo de 2005 debíamos haber cerrado Pluna, porque la situación de la empresa era muy comprometida”, sentenció y explicó que el 27 de junio venció el contrato de gestión por parte de VARIG.

Sin embargo, en 2006 la situación de caja del gobierno y el profundo interés del Ministro de Economía, el hoy cascoteado desde su coalición,  líder de Asamblea Uruguay, no pensaba lo mismo que el Ministro de Transporte y han pasado casi siete años, y Pluna vuelve a estar descapitalizada, con más deuda que nunca ahora garantizadas por el Estado y con más pérdidas que tendrán que soportar los más de tres millones de uruguayos que la subsidian, sea con créditos de Ancap –incobrables-  por la venta del combustible, o por otros conceptos.

Está demostrado por la quiebra de cientos de empresas de transporte aéreo en el mundo -EEUU, Europa, Asia y Latinoamérica-  que se trata de un negocio de miles de millones de dólares de inversión en activos fijos, alta tecnología y recursos humanos altamente capacitados. Es necesario, entre otros,  poseer un importante know-how y los recursos financieros para tales emprendimientos de alto riesgo, previéndose en la industria aérea la desaparición de más compañías aún, sea a través de fusiones, adquisiciones o nuevas que surgirán.

A la aventura frenteamplista de volar hay que ponerle un límite y no exponer más a los uruguayos al peso de un negocio privado que ningún gobierno ha sido capaz de sustentarlo y bajo el manto permisivo de las autoridades continúe siendo un barril sin fondo.

Urge la venta de los activos de Pluna a una sólida compañía internacional que ser interese en la explotación de las rutas comerciales y retirarse el gobierno rápidamente con la pérdida acumulada hasta ahora. Esto haría un buen administrador.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.