Portada » Actualidad

Crisis de la basura en Pocitos

01/06/2012 Sin Comentarios

Hugo Recalt

El mes pasado colapsaron los contenedores en Pocitos y la basura tapó las calles. Las principales causas del problema y la posibilidad de que se repita.

Luego de ocurrido este episodio,  investigamos las posibles causas del colapso llegando la siguiente conclusión: En la zona de Pocitos (CCZ5-Municipio CH) en la gestión de residuos y limpieza de su entorno implica a dos servicios:

Los funcionarios municipales de la División Limpieza con sus camiones para la recolección y limpieza alrededor de los contenedores.

Las cuadrillas de jóvenes del movimiento “Tacurú” al que luego de las licitaciones correspondientes,  se contrata para el barrido de las calles.

Pudimos determinar que en los días de la crisis de la basura los dos sistemas fallaron.

BARRIDO

Consultado el responsable de operaciones de Tacurú el Sr. Walter Zarzai nos explicó que en abril se fueron terminando todos los convenios vigentes entre su institución y los municipios, faltando mucho aún para que se pusieran en marcha los nuevos contratos.
Lo único que tienen para poder trabajar es una prórroga acordada con el Municipio CH por $ 2.500.000 y la posibilidad de conseguir préstamos de otras instituciones religiosas.
Ese monto que teóricamente alcanzaría para cubrir los costos de dos meses sólo para el CH, lo deben repartir entre todos los demás municipios que tienen los convenios vencidos, para no dejar sin barrido gran parte de Montevideo.

En vía de ejemplo en el CCZ 13 (Sayago, Colón, Peñarol etc.) de 50 trabajadores asignados sólo pueden pagar los salarios de 13.
En el propio CCZ 5 (Pocitos, Punta Carretas, Buceo) de 75 jóvenes que se necesitan  están cubriendo el servicio con 40.

Es por esa causa que dejan calles sin barrer y tampoco pueden cumplir con los tres días por semana de frecuencia prometida.

Esa situación se mantiene desde abril y se considera que se normalizará totalmente los primeros días de julio

Estamos de acuerdo con el funcionario de Tacurú en que la carencia de los servicios de barrido que estamos padeciendo se debe principalmente a  problemas financieros y a  la falta de agilidad en la eficiencia de gestión de los municipios.

CONTENEDORES

RECOLECCIÓN Y LIMPIEZA DE SU ENTORNO

Conjuntamente con las dificultades de la falta de barrido, se produjo un atraso en el levante de contenedores debido a un problema sindical, que decidió a los funcionarios a “trabajar a reglamento”, es decir a no hacer horas extras y sin las horas extra no pueden sacar normalmente su trabajo.

Este sistema que incorpora horas extra para el desarrollo normal de la tarea nos parece bastante perverso.
Basta decir que en el año 2011 se generaron casi un millón de horas extra pagadas a los funcionarios de ese sector.
Según la opinión del Ingeniero Douglas Simonet ex director de la limpieza de la Intendencia, esas horas extra se adjudican de antemano para que los funcionarios puedan realizar el trabajo (aprox. 6 horas normales y 2 extras por día)
Simonet escribe: “ los cuadros de funcionarios estables cumplen con sus labores de rutina realizando horas extra, lo cual los coloca en una situación privilegiada para presionar a las autoridades, pues ante cualquier discrepancia, pueden trabajar a reglamento, no hacer horas extra y la ciudad se llena de basura”

Consultado al Sr. Andrés Martirena Director de limpieza de la Intendencia, el conflicto había sido superado.
Igualmente compartió nuestra preocupación por otro problema, porque actualmente la recolección se produce tres veces por semana, es decir, en tres de los  siete días.
Los fines de semana acumula la basura de casi tres días, en un barrio donde viven más de doscientas mil personas, esa basura desborda los contenedores y sus alrededores.

CONCLUSIONES

Para entender porqué colapsaron los contenedores y se tapizó de basura Pocitos debemos tomar en cuenta que:
En esos días el servicio de barrido no llegaba a un 42%  y el sistema de recolección a un 68%  pero la conjunción de la baja de dos servicios llevaron a que se paralizara el sistema y la mugre nos invadiera.

Aún pasado el episodio de abril, vemos con preocupación que subsiste el peligro, pues con la administración actual, en cualquier momento una simple discrepancia laboral afectaría la recolección o un desfase financiero de Tacurú nos dejaría sin barrer las calles.

Pensamos que los municipios deberán coordinar mejor su gestión para no quedarse sin los servicios del barrido.
Y realizando un cálculo elemental, aseguramos que con el ahorro de ese millón de horas extras, haciendo cumplir horario normal a la plantilla existente, se podían contratar a mil trabajadores capacitados, que solucionarían las falencias del sistema. (en la proporción de un recolector cada siete contenedores)

Estas medidas darían tranquilidad a una zona donde se pagan enormes tributos y la Intendencia no puede asegurar la continuidad de los servicios.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.