Portada » Columnistas, Titular

El derecho a la intimidad de las personas y el fisco

25/05/2012 1 Comentario

Francisco Gallinal

Con motivo de la aprobación el 15 de mayo pasado de la Ley que faculta al Poder Ejecutivo a la rebaja del IVA, se dio una importante discusión, casi de carácter filosófico, la cual participamos defendiendo los derechos de la gente frente al avance incontenible de la administración tributaria, tema que nos preocupa, afirmando desde ya que estamos a favor de la baja de la presión tributaria y la lucha contra la evasión siempre en el marco del Estado de Derecho.. El mismo ha sido señalado en varias oportunidades en la Comisión de Hacienda del Senado, ha sido puntualizado en muchas ocasiones por el Partido Nacional y hoy, lamentablemente, es una realidad que golpea en el Uruguay. Se refiere, concretamente, al hecho de que, con los instrumentos que se le han votado –que no contaron con nuestro apoyo– a la Dirección General Impositiva para el cumplimiento de sus funciones –en algunos casos prescindiendo incluso de la acción previa del Poder Judicial–, con las posibilidades de cruzamiento de información que van surgiendo con la creación de los Registros, con las exigencias que se establecen a través de los sistemas bancario y financiero en todas sus modalidades, con esta nueva posibilidad de descontar el IVA en tanto se utilicen medios electrónicos, se obtiene tal cruzamiento de información que llega un momento en que uno tiene la impresión de que se está violentando y vulnerando la intimidad del contribuyente.

Parecería que detrás de la política diseñada por el Gobierno hay una intención de meterse en la intimidad de la gente. Esto es muy grave y preocupante. No es propio de una democracia, cuando lo que tenemos que hacer es fortalecerla. Una cosa es que quienes integramos el Parlamento así como los que ocupan cargos políticos y de particular confianza, y funcionarios de jerarquía de la Administración Pública tengamos la obligación de declarar nuestros ingresos y nuestros bienes, y estemos expuestos a la lupa de la opinión pública y de las instituciones del Estado, y otra muy distinta es que un ciudadano común, que no es gobernante y vive de su trabajo, pueda ser vulnerable porque el Gobierno conoce hasta en detalle en qué gasta, cuáles son sus egresos, hábitos y llamadas telefónicas; incluso, los clubes deportivos o colegios se ven obligados o intimados a presentar declaraciones en ese sentido.

Sin embargo, queremos señalarle al Gobierno que nos preocupa enormemente que no se defienda o se siembre la duda sobre la protección de la intimidad de cada uno de los que habitan en este territorio. Repito que no lo estamos pidiendo por nosotros; quien asume la actividad pública sabe que su obligación es exhibir sus números y cuentas. Todos nosotros, integrantes de todos los partidos, hemos cumplido religiosamente con la presentación periódica de nuestras declaraciones juradas ante el Senado y ante la Junta de Transparencia y Ética Pública, y así lo seguiremos haciendo. Es más, no necesitaríamos una intimación judicial para, en el día de mañana, decir cuáles son nuestros ingresos, nuestros egresos, en qué gastamos y en qué dejamos de gastar, porque si elegimos este camino, tenemos que dar el ejemplo. Pero, insisto, esta es la situación de quienes tienen responsabilidades de Gobierno; la población debe ser protegida en su intimidad y en sus derechos.

¿Hay una intencionalidad cuando un día sí y otro también aparecen nuevas medidas en función de las cuales se vulnera el derecho a la privacidad que tiene cada uno de nuestros compatriotas, o es simplemente una casualidad? Cuando pasa una vez, dos o tres, puede ser que no responda a una política previamente definida; pero es distinto cuando sucede siempre, y no ya cuando hablamos simplemente de un Tratado con otro país, sino de normas que rigen en nuestro territorio. La gente se queja porque su intimidad es violentada como consecuencia de normas que se van estableciendo desde el Gobierno; algunas ni siquiera pasan por este Parlamento, sino que son de carácter reglamentario, dictadas en el ejercicio del poder administrativo, que muchas veces es discrecional, excesivo y va mucho más allá de los límites tolerables. Cuando la Constitución establece –relacionado con otros temas que en el Senado hemos discutido– que el hogar es un sagrado inviolable, lo que hace es expresar el concepto de que dentro de él hay cosas que son propias de cada uno de nosotros. Eso hay que respetarlo siempre, pero, lamentablemente, está en tela de juicio en la filosofía que está aplicando este Gobierno.

Al Partido Nacional y a nosotros nos encontrarán siempre en la defensa del Estado de Derecho y derechos de las personas contra los desbordes de las administraciones tributarias de turno.

1 Comentario »

  • Artigas W. VegaSosa :

    Dr. Gallinal Ud. recién se dió cuenta que el Gobierno tiene la “intención de meterse en la intimidad de la gente”, en donde estuvo desde el año 2005 a la fecha?. Ahora resulta que como este pseudo-gobierno democrático de coalición quiere fiscalizar los ingresos del ciudadano de a pie, criterio que como Ud. no comparto y podríamos apelar más allá del sentido común, el carácter de violatorio de los
    derechos humanos más elementales que ello significa, no nos desgarremos las vestiduras ahora.
    Ud. sabe como lo sabe toda la “clase política”, que esto es una perla más para el collar, y que esto me sabe sólo a “ruido” a período pre-electoral.
    Deberia preocuparse sobre a quienes, como yo, le quitaron la dignidad de perder el sustento diario, luego de 32 años de trabajo, hace exactamente 6 año y 11 meses, simil a la Cuba de los Castro, por pensar diferente, perseguidos de “conciencia” diriase, y que puesto que no pertenezco ninguna clase dirigencial de ningun partido político, no podría catalogarse como persecusión política.
    Actualmente solo no me está vedado el derecho al voto,y vaya que eso sí lo valoro, por ser ciudadano de este País, aunque a veces, tengo la sensación de no serlo.
    Por eso, no me preocuparía tanto que me fiscalizaran lo que ganaria o que dejo de ganar, y en que lo gasto hoy por hoy, dados los mensajes que este desgobierno transmite a la poblacion.
    Senador Gallinal, me permito aclararle que he escrito muchísimo sobre lo ocurrido desde el 2005 al presente, fundamentalmente sobre todo lo ocurrido en el ámbito en la cual desarrollaba mi trabajo, hasta el 29/VI/2005 que me desvincularon de O.S.E.
    Quizás, lo que aparecio en el Semanario Búsqueda, en las páginas de Cartas al Lector, del 29/XII/2011, escrita bajo el epigrafe de Arbitrariedad “tacita y legal”, al leerlo no le signifique nada, pero le aseguro que en O.S.E y luego en hechos ocurrido en otros ambitos de la administracion publica, y que continuan en el anonimato constituye el desideratum de la arbitrariedad, con el ingrediente de un ambito judicial tan desconcertado y desconcertante, cuyo panorama podriamos considerarlo bajo el titulo de “el comienzo del fin”, en cuanto a los derechos afectados y todo aquello a lo que a Ud. hoy lo esta preocupando en esta publicacion de su autoria, que a mi entender no signfica tanto o nada.
    Disculpeme Senador estas apreciaciones, pero la oposicion a la que Ud. representa no focaliza bien la genesis del tema, ello no sensibiliza a la gente, son otros los motivos, que Ud. y la clase politica saben, y que son la libertad al trabajo, a expresion, a seguridad, salud y la enseñanza de las generaciones venideran, los genuinos problemas que debe afrontar el pueblo, y Ud. hoy ubicado dentro de la oposicion dar a luz pubica documentacion que existe en su poder para dar solucion a estos males endemicos que padece la sociedad,puesto que hay representantes de las colecividades de los partidos tradicionales sentados en la administracion publica en la misma mesa de quienes atropellan, y segun las documentaciones publicas (Actas de Sesiones) como se dice “mutis por el foro”, o se atornillaron tan rapidamente?.
    Recuerde, Senador esto tiene un costo, fundamentalmente para su colectividad, de la que se esperaba tanto, por ejemplo en O.S.E, de la vergonzosa “oposicion” existente, aunque proximo candidato a las futuras elecciones para la Intendencia de Tacuarembo.
    Sr. Senador siga las encuestas de cerca, diariamente, y se acordara de esta carta, tenga en cuenta los “ciclos”, ya lo atravezo una vez la otra colectividad tradicional, la logica no engaña.
    Suerte.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.