Portada » Actividad Legislativa

Interpelación al Ministro Daniel Olesker: La política social del gobierno ha fracasado.

18/05/2012 Sin Comentarios

La sociedad reclama un cambio en la orientación del MIDES, que atienda el deterioro creciente de los valores de nuestra sociedad.
La diputada interpelante Ana Lía Piñeyrua sostuvo en su intervención, que las políticas sociales del gobierno apuntan a formar una gigantesca red de clientelismo y que no ayudan a superar la situación de fragmentación social que se puede apreciar en la calle.
Resaltó que básicamente es la economía capitalista, que rechaza el ministro Olesker, la responsable del aumento del empleo y de la mejora del salario.
En el video documental que presentó Ana Lía Piñeyrúa, se reprodujeron opiniones de Hoenir Sarthou y se afirmó:
“El MIDES no ha podido disminuir el ambulantismo, el número de cuidacoches, de limpiavidrios, de padres e hijos trabajando en la basura, de niños pidiendo una moneda, de gente en situación de calle y de jóvenes que ni estudian ni trabajan.”

“El MIDES los condena a perpetuar su condición de dependientes del poder de turno, rehenes del clientelismo  y esclavos del asistencialismo”,

“El ‘protosocialismo’ del gobierno solo ha logrado aumentar la informalidad, generar la dependencia, la frustración, la falta de estímulos y de esperanza”.

“Las mejoras de los índices de pobreza e indigencia son consecuencia del crecimiento sostenido que ha tenido la economía capitalista uruguaya, por más que le pese al Ministro y al gobierno frenteamplista”.

La diputada sostuvo además que “al Ministro no lo ayudan sus antecedentes. Declaró públicamente que el Frente Amplio debía capitalizar electoralmente lo que ha hecho en beneficio de los pobres y a  pesar de que lo desmintió y amenazó con acciones judiciales no pudo seguir adelante porque trascendió que había registro de sus palabras. Olesker coincide con las declaraciones del Senador Rubio, quien en plena campaña electoral dijo prácticamente lo mismo. Para peor de males, hace unos días, su también compañera, Marina Arismendi tildó las prácticas del Ministro Olesker de clientelistas”,

A lo largo de su intervención también señaló:

“El Ministro sabe bien, porque así lo ha dicho, cuando no lo gana la soberbia, que la reducción de la pobreza se debe, principalmente al crecimiento de nuestra economía”

“El Ministro deberá también reconocer que no ha combatido la exclusión social”

“Fomenta la marginalidad generando una legión de dependientes de sus transferencias monetarias, condenados a la pobreza, y fácilmente utilizables como botín electoral”.

“Ha contribuido a consolidar un tipo de marginalidad socio-cultural que no se soluciona con dinero sino que requiere de fuertes incentivos en favor de la educación y el trabajo”.

“La marginalidad no sólo se combate con dinero sino dándole a la gente los instrumentos para salir de su situación y eso es lo que el Ministro no da, ni siquiera es partidario de controlar las contrapartidas que la ley exige”.

“Una persona puede haber salido de la indigencia o de la pobreza estadística porque  superó la línea de pobreza o indigencia que se fija en función de los ingresos , pero seguir siendo indigente o pobre por las condiciones en las que vive, porque sus necesidades básicas no han sido satisfechas”.

“El economista Antonio Elías, frenteamplista, de la Red de Economistas de Izquierda ha dicho. “Vos sos el mismo, seguís viviendo en un cantegril, una persona que está sufriendo y sigue viviendo en el asentamiento, sin baño, con condiciones insalubres absolutas, sin posibilidad de llamar a la policía para que entre allí, porque no entra, sin posibilidad de que de noche entre una ambulancia a verte. Vivís en las peores condiciones pero ahora sí pasaste la indigencia porque ahora tenés una plata más. El día que esa plata de más no venga, vos seguís igual, pero con esa plata también sos igual. Aumentaron los asentamientos eso está estudiado.”

“Para clarificar esta situación voy a poner un ejemplo con números ficticios para simplificar el razonamiento. Supongamos que la línea de pobreza está fijada en $ 2.000 y el valor de mercado de una cuota mutual es de $ 1.000.Tenemos una familia integrada por Juan, María, Pedro y José. Los ingresos del hogar los aporta sólo Juan, trabajador dependiente que lleva a su casa $ 6.000. El ingreso per cápita del hogar resultado de dividir $ 6.000 entre 4, es de $ 1.500, se trata de un hogar pobre. Todos se atienden en salud pública, lo cual es muy posible ya que son pobres. En un determinado momento se implementa el FONASA. Entonces, Juan pasa a llevar menos dinero a su casa porque le descuentan el 6% para el FONASA, o sea que lleva $ 5.640. Sin embargo, para el INE el ingreso per cápita del hogar es ahora de $ 5.640 (el salario de Juan) más $ 3.000 (el valor de 3 cuotas mutuales) o sea $ 8.640. El ingreso per cápita es $ 8.640 dividido  entre 4, es decir $ 2.160. La línea de pobreza sigue siendo $ 2.000 por lo que Juan y su familia ya no son pobres. Todo esto a pesar de que el ingreso efectivo del hogar disminuyó”.

“El economista Antonio Elíás, frenteamplista de la Red de Economistas de Izquierda dice: “Cuando se decidió que el  Fonasa se consideraba como ingreso para calcular el ingreso de las familias, todo el mundo subió más de mil pesos. Entonces se mejoró muchísimo. Hay criterios estadísticos que cambian la imagen del mundo. El problema es la realidad.”
“La plata en la mano que se entregó, las transferencias monetarias que se han dado sólo a través  de las Asignaciones Familiares del Plan de Equidad en 2009 equivalen casi a 12 veces el déficit de ingresos de los indigentes y el 93% del déficit de ingreso de los pobres.”

“El estudio (que sustenta la anterior afirmación)  contempla sólo las Asignaciones Familiares, si se tuvieran en cuenta otras transferencias el porcentaje sería mayor. Hubiera sido  lógico que al año siguiente (2010) no hubiera habido indigencia y que la pobreza se hubiera reducido al 1.5% de la población total y en 2011 ya no hubiera habido ningún pobre en Uruguay. Sin embargo, los datos del INE muestran que en 2010 la indigencia afecto a 36.000 personas y la pobreza a unas 605.000 (el 18,6% de la población total) y que en 2011 había aproximadamente 16.200 indigentes y 445.470 pobres (el 13.7% de la población total).

“El MIDES no define su población objetivo  y esa es una de las fallas más graves que detectó en sus  principales programas el Informe de Evaluación de los Programas 2009-2010”

“Si la población objetivo no está bien definida, si no están bien definidos  quienes son los que deben recibir los beneficios, el MIDES puede darlos  a quien se le da la gana: ¿clientelismo?”

“Aumenta la cantidad de las Asignaciones Familiares para personas en  situación de  vulnerabilidad socioeconómica, mientras el Gobierno asegura que los indicadores sociales mejoran. Disminuyen las Asignaciones Familiares para los trabajadores formales mientras, según el gobierno, baja la informalidad”.

“El MIDES ha dicho que recién a fines del 2012 se terminará el  relevamiento para saber si hay hogares que están fuera del sistema de cobertura o si alguno mejoró su situación socioeconómica lo que puede llevar a su salida de los programas.
¿Y mientras tanto qué? Se dan beneficios sin conocer si quien los recibe los merece o no, y esas transferencias las ponemos todos los uruguayos”.

“¿Debemos admitir que un 25 o 30% de personas están  recibiendo o cobrando el beneficio cuando no les corresponde y que no lo reciban quienes tienen derecho a recibirlo?”

“El destino de los programas del MIDES preocupa y enoja a los trabajadores pobres, a los diez mil pesistas de los que habla el Instituto Cuesta Duarte y el PIT CNT, esos trabajadores a los que no los alcanzan los programas sociales y que ven con desagrado que otros viven sin trabajar cobrando beneficios del MIDES. Aunque el Ministro lo niegue esto ocurre, es la realidad”

“El MIDES no sabe si hay quienes reciben la tarjeta “Uruguay Social” desde hace tiempo y ya no deberían recibirla porque han superado su situación inicial. ¿Cómo puede, entonces, el Ministro hablar del impacto de este programa si ni siquiera sabe en qué situación están quienes la han recibido? ¿Cómo sabe que impactó en la indigencia? ¿Cómo sabe que impactó en la pobreza”

“Según la Auditoría interna de la Nación, utilizando datos del Informe anual de la Dirección Nacional de Monitoreo y Evaluación del MIDES, hay un 26% de hogares  con al menos un hijo menor de edad que teniendo derecho a la Tarjeta Uruguay Social no la poseen, mientras que un 36% de los hogares beneficiados (29.000 de 80.000) reciben la tarjeta sin tener derecho a ellas”

“Por otro lado, se señala, de acuerdo con los datos de la misma fuent,e que ya existen evidencias de que de las 15.000 tarjetas cuyo monto se duplicó en 2011 hay gente a quien no le corresponde recibir el beneficio. Es decir que hay gente que está recibiendo tarjeta con monto duplicado sin que ni siquiera tenga derecho a recibir la tarjeta”.

“No puede desconocerse el impacto de los programas del MIDES en la informalidad. Espero que el Ministro responda sin caer en el estribillo de que todo se debe al neoliberalismo de la década del noventa. El beneficiario de un programa del MIDES que hoy no acepta un trabajo formal no lo hace por culpa del neoliberalismo sino porque trabajar en negro para así mantenerse como beneficiario del MIDES es un buen negocio para él”

“En cuanto al Programa de Atención a los Sin Techo creo que será mejor escuchar al Ministro qué es lo que piensa hacer. Cada vez hay más gente viviendo en la calle y no es una sensación térmica. Esa gente está ahí, en muchos casos ocupando espacios públicos enteros. Sólo se acuerdan de ellos en invierno.”

En las Consideraciones Finales del Informe de Evaluación de Programas MIDES 2009-2010 existen observaciones de muchísima gravedad que abarcan a todos los programas implementados o cogestionados de algún modo por el MIDES que no han sido atendidas.

La Diputada Piñeyrúa finalizó diciendo que:

“El éxito de un gobierno en materia social se ve en la mejora de la calidad de vida de la gente, en la reducción de la exclusión educativa, laboral y social y la consiguiente extinción de este tipo de programas. De lo contrario estamos ante el asistencialismo puro y simple que conduce inexorablemente hacia el clientelismo.

No queremos ni permitiremos que esto suceda. Por eso quiero preguntar al Ministro si piensa cambiar el enfoque de las políticas dependientes del Mides para combatir efectivamente la exclusión social y revertir el deterioro creciente de los valores de nuestra sociedad. Eso es lo que debe hacer y lo que todos queremos.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.