Portada » Columnistas

La culpa es del Frente Amplio

11/05/2012 Sin Comentarios

Gustavo Penadés

El señor Presidente se enoja porque el Partido Nacional lo cuestiona.

Quizás entiende que el Partido Nacional debe mantenerse callado, siendo cómplice silencioso de los dislates del Ejecutivo.

Lo cierto es que, sistemáticamente, el Ejecutivo se equivoca en su oscilante política de concesiones graciosas a los vecinos que a nada bueno nos llevan.

Una vez sí y otra también, los gestos de buena voluntad uruguayos son recompensados con el incumplimiento, el doblez y la mentira.

A la industria de la confección le costó mucho tiempo y dinero incursionar en la Argentina. Trabajosamente, se desarrollaron productos y una complementación que da trabajo a varios miles de personas, con la peculiaridad de que son en su mayoría jefas de familia. Esos puestos de trabajo, y el conocimiento acumulado pueden desaparecer si persisten las trabas argentinas. A los empresarios se les dice que deben reorientarse y apostar a otros mercados; dándoselo por perdido. Sin embargo, nada de eso es tan fácil. No se consiguen mercados de un momento a otro, ni tampoco dinero para financiar el costo de ese proceso. Pero, además, las relaciones con Brasil –el otro posible cliente- no son fáciles y también está poniendo dificultades a nuestros productos. Sin ir más lejos en estos días se viene utilizando el canal rojo, generando demoras y suspicacias innecesarias e inconducentes.

¿Será todo esto invento de la oposición?

Por supuesto que no lo es, como tampoco lo es la sistemática oposición argentina al dragado del canal Martín García.

Conocemos bien la historia y los problemas que se debieron superar para llegar al acuerdo que permitió realizar las obras así como los permanentes obstáculos al desarrollo del canal. Lo que se advierte con mucha preocupación son las diferentes actitudes de las cancillerías y de los gobiernos a lo largo del tiempo.

El gobierno del Frente Amplio no termina de entender que el Partido Nacional no le está poniendo palos en la rueda, sino que le está reclamando mayor firmeza y convicción en la defensa de los intereses nacionales. Hasta ahora los gestos de buena voluntad del Presidente para con Brasil y Argentina han sido pagados con crecientes desplantes y exigencias.

Los blancos ni inventamos problemas ni conspiramos contra la unidad nacional. El problema es la incapacidad del Frente Amplio para gobernar.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.