Portada » Actualidad, Titular

No da para más

20/04/2012 Sin Comentarios

Gustavo Penadés

Se hizo costumbre que el espacio público sea usado con absoluta impunidad.

Hasta hace unos años era raro encontrar personas durmiendo en la calle. Se trataban, en general, de quienes afrontaban una situación de emergencia o estaban enfermos. En la actualidad,  cada día más personas toman los espacios públicos para vivir.

Tal circunstancia no se verifica en un punto específico de la Ciudad sino que lo encontramos en todos los barrios. Sea en las playas como en los parques y calles, un número cada vez más grande de uruguayos elige vivir hacer camping en los espacios públicos.

No se entiende cómo es posible que las autoridades municipales permitan que esto este sucediendo en el departamento de Montevideo. Las mismas aducen que se trata de personas que están en situación de calle y que no hay suficientes refugios o que no quieren ir a los mismos. A su vez, la Policía y la Prefectura argumentan que tampoco pueden nada hacer y que sacan a la gente y esta regresa, o que es la Intendencia quien debe pedir los respectivos desalojos.

A pesar de que existe un MIDES que gasta fortunas en múltiples iniciativas no  se es capaz de solucionar la situación de estas personas. Tal incapacidad determina que, quienes más desprotegidos están por su enfermedad, drogodependencia, o la causa que sea, no encuentren una respuesta, ni desde la IMM ni desde el MIDES.  Pero, esa incapacidad también determina que la enorme mayoría de montevideanos debamos soportar que se tome la ciudad por asalto y que cada uno haga lo que quiera.

En esto, el Frente Amplio sí es fiel a su prédica de reírse de la propiedad como lo hizo cuando alentaba las ocupaciones de terrenos que generaron el descontrol de los asentamientos, o la instalación de carros y puestos de venta en toda la ciudad.

La situación no da para más.

Montevideo necesita un cambio urgente antes de que sea demasiado tarde.

Ese golpe de timón lo debe dar la mayoría de la ciudadanía que no aguanta más, sin importar colores políticos ni otra cosa que no sea devolverle la dignidad a Montevideo.

 

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.