Portada » Columnistas

No es la primera vez

13/04/2012 Sin Comentarios

Jaime Mario Trobo

No es la primera vez ni será la última. Fernández Huidobro se desmandó, como acostumbra y como también lo hace cada tanto el propio Jose Mujica. Alejados del respeto a normas usuales de higiene social, expresándose en términos vulgares  en ocasiones hirientes, han practicado esa técnica por años y como les ha rendido electoral y políticamente no vacilan en usarla. Estas figuras relevantes de la vida política, ejercen un magisterio perverso, el del desprecio por una cultura de la que los uruguayos nos sentimos en otras épocas orgullosos. Y hoy nos falta.

Insultos, reacciones destempladas, vulgaridades para justificar actitudes o decisiones, han tomado forma de práctica política de la mano de los liderazgos de las mayorías de la izquierda, y ese comportamiento ejecutado  desde los más altos cargos de gobierno, son la  para muchos compatriotas, sobre todo niños y jóvenes, un “ejemplo” que justificará su imitación. Si lo hace el Presidente, si lo hacen los Ministros, debe estar muy bien.

Los escenarios en los que se han practicado estos desplantes han sido variados. Frente a las cámaras de la televisión, en discursos callejeros, en acontecimientos oficiales, en conferencias públicas, en fin o bien eligiendo el lugar para seguir horadando las formas de convivencia tradicional, o perdiendo la línea rápidamente frente a una situación que deberían dominar, con prudencia, seguridad, comprensión y sobre todo espíritu abierto.

Pero esto ocurre, no solo porque  sus autores  se han propuesto actuar de ese modo, sino porque lamentablemente hay un público que desde hace tiempo lo admite, algunos como una cosa normal y socialmente aceptable, otros  porque les cae en gracia el estilo “popular”, algunos porque les parece que esta cultura que se pretende imponer es normal, y también porque hay quienes creen que este “divertimento”  merece ser celebrado con aplausos o jaranas, aún cuando no lo compartan.

En el Uruguay de hoy hay señales muy negativas. Se nos ha fracturado la sociedad, la educación pública padece una gran crisis, que no es solo edilicia, que si solo fuera así se arreglaría con plata, sino en sus propósitos más trascendentes como lo son los de formar ciudadanos cabales. Las familias lamentablemente no cumplen el rol de introducir al niño valores principales para su desarrollo. Si a estas carencias le agregamos el ejemplo de los más encumbrados, que con procacidad y vulgares comportamientos se desenvuelven sin sanos prejuicios, el resultado no será el mejor para nuestro País.

No es la primera vez ni será la última, lamentablemente.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.