Portada » Titular

No confundir

30/03/2012 1 Comentario

Luis Alberto Lacalle Herrera

Todos sabemos que desde que el Frente Amplio accedió al gobierno, ha intentado, de todas maneras, escribir la historia reciente de acuerdo con la visión de quienes se levantaron contra la democracia y las instituciones a partir de 1963. La mentira acerca del pasado ha ganado los textos de la enseñanza oficial después de haber conseguido quienes, llamándose historiadores, han forzado los hechos en un empuje típicamente totalitario de imponer una “historia oficial”, tal cual el comunismo o el fascismo. Es preciso un fuerte impulso, en todos los frentes, para rebatir esa infame patraña.

En estos días y con motivo de los actos notorios acerca del pasado, la Senadora Topolanski, principal  partícipe  de la actividad subversiva de la década del 60, se ha permitido equiparar sucesos de nuestra historia patria con la ráfaga delictiva que con sus compañeros y aliados protagonizaron los subversivos. Ya no se miente sobre lo que pasó sino que se quiere establecer algún parecido de lo actuado con las luchas de la organización nacional, las revueltas y los hechos sangrientos que las pautaron.

Blancos, colorados y ciudadanos en general participamos, en tiempos imperfectos, con la institucionalidad recientemente establecida y con los derechos sin demasiadas garantías, en gobiernos y revoluciones, batallas y ejecuciones sangrientas. Si, así fue. Muertos queridos de todos los bandos, lágrimas de muchas madres y dolor de los compañeros de causa están aun en nuestro recuerdo. El mutuo perdón vino en las paces y los pactos que fueron – lentamente – edificando la convivencia, fortaleciendo las instituciones, respetando el sufragio, en las generosas amnistías otorgadas. Violencia si, cuando el sistema no permitía una correcta expresión de las voluntades cívicas ni su respeto. Vidas cobradas, también , hace más de un siglo, en las batallas cara a cara o ante el pelotón de fusilamiento. Nunca la tortura de encerrar bajo tierra a secuestrados, jamás matar por la espalda a los humildes soldados, ni darle una inyección letal – por parte de un médico – a un testigo inocente ni cobrar rescates cuyo monto nadie sabe donde fue a parar. Cuando se podía votar, escribir , publicar, hablar y aun vociferar con plena libertad se quiso hacer verdad aquella infame consigna de que “lo peor era lo mejor “… y se logró el objetivo, generando las condiciones para que la maldita dictadura nos robara doce años de democracia , matando y torturando también .

En 1985 votamos para los que robaron, secuestraron, mataron y torturaron, una amnistía. No parecen haber cobrado plena conciencia de ello, de lo que se les perdonó. A los pocos años de esa generosidad colectiva andaban Zabalza y Mujica rondando la asonada del Filtro para “librar una batalla”, con armas apropiadas acumuladas en un vehículo. No habían pasado diez años de la amnistía.

Hoy gobiernan  legítimamente en función del sistema que quisieron destruir. No pueden pretender, además , querer que  se les iguale con nuestros héroes de la organización nacional. No confundir las cosas.

1 Comentario »

  • Viviana :

    lamentablemente este mal se entronizó en Latinoamérica. Ahora ya no sólo van por el poder (que ya tienen) sino además por la subversión de los valores humanos y la destrucción de la célula social (la familia). Este fue siempre su verdadero objetivo. Hace 40 años con OLAS, hoy con FSP. Hoy con mayor éxito. Para librarnos de este infierno, tendremos que asumir que en algún momento del pasado les abrimos la puerta.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.