Portada » Columnistas, Destacado

¿Por qué NO a una alternativa a MERCOSUR ?

30/03/2012 Sin Comentarios

Jaime Mario Trobo

La grave situación que afecta a nuestro comercio con la Argentina, y las señales de que ocurra algo parecido con Brasil, no ha surgido por generación espontánea. Por el contrario, desde hace tiempo, años, diversos análisis económicos y opiniones calificadas advierten que nuestros socios, especialmente el primero inicio un proceso de “cierre” de su mercado. Argentina ha proclamado  el proyecto “Argentina 2020” que va hacia la sustitución de importaciones y no puede haber sorpresas en las medidas que practique.

Las medidas unilaterales que se están disponiendo  en esos países, contrarían el espíritu y las normas de Mercosur y afectan a nuestros exportadores de bienes manufacturados y de servicios, los datos que ofrecen las estadísticas y la expresión de nuestros empresarios basta como prueba. En el caso del mercado argentino 121 exportadores orientales facturan mas de 350 millones de dólares por sus ventas a Argentina y 40 firmas dependen exclusivamente de ese mercado y esto solo de manufacturas, no hablemos del desastre que puede causar en el sector logístico nacional las restricciones anunciadas.

Ante este panorama, que resulta gravoso para la economía nacional, que amenaza el espíritu inversor nacional y extranjero en nuestro país, que pone en jaque la ocupación de muchos compatriotas y que se avizora desde hace tiempo, que debemos hacer. Por lo pronto pensar alternativas y actuar diligente y patrióticamente.

Enfrentamos una situación de hecho, ante la cual el gobierno del FA parece amilanarse y actúa condicionado por el temor, la incapacidad o compromisos desconocidos.

Ya perdimos un tren. Durante el primer gobierno de la izquierda, la ideología, la fobia política y la alteración de valores poniendo por encima del interés nacional el de “unidad de la izquierda”, tiró por tierra las inmejorables perspectivas que ofrecía un TLC con los EEUU. No olvidemos que en esa ocasión también el Brasil hizo lo suyo anunciando que se negaría a autorizar una negociación bilateral de Uruguay fuera de Mercosur. Recuerdo con tristeza y bronca la invitación que Gargano le hizo al Canciller Celso Amorin para que viniera a decirnos ello en la cara.

La circunstancia actual es propicia para que el gobierno ofrezca una salida alternativa a la situación. Un camino que no ofende el mantenimiento de nuestros compromisos en el Mercosur y que resulta una opción lejana de la discusión de Mercosur si ó Mercosur no. Para no entrar en el corral de ramas que ofrece la discusión de este último debate que al gobierno le gusta proponer, hay al alcance de la mano un camino posible.

El Canciller ha dicho que el Gobierno del Frente Amplio presidido por Mujica no analiza la posibilidad de negociar bilateralmente un acuerdo de libre comercio con ningún país del mundo. Ha dicho que los únicos acuerdos de este tipo en los que ingresaremos serán los que negocie el bloque Mercosur. Y ha dado una razón, “no haremos nada que perfore la institucionalidad del acuerdo”. Ahora bien los socios hacen cosas, toman medidas, resuelven opciones que contrarían esa institucionalidad y no pasa nada, nosotros nos quedamos en silencio y sin movernos?

En realidad la posición del gobierno no tiene justificación.

Hay una alternativa, clara y obvia. Solicitar de acuerdo a la legalidad vigente en el acuerdo que se autorice a Uruguay, como ocurrió en el caso del TLC con México, a negociar con otros países una alianza des estas características. El tema no va a resolver los amenazantes problemas de hoy día, pero va a ofrecer un panorama de cierta claridad en el camino cada vez mas oscuro que se nos presenta hoy día.

Si las medidas de protección argentinas y brasileras, primero presionando para el alza del arancel externo común, luego cerrando progresivamente sus mercados a ciertos productos, bienes o servicios, están causando y causaran mas daño a Uruguay, aún admitiendo que las necesitan para proteger a sus economías no es justo que el precio lo debamos pagar los uruguayos y aún así no tengamos otra alternativa. No se justifica que al planteo de Uruguay podamos recibir una negativa, no se justifica.

Por ello hemos planteado al Gobierno que recorra el camino de reclamar una autorización para negociar o acordar fuera del bloque, porque lo merecen nuestro sistema productivo, empresarios, trabajadores, inversores, en fin lo merece el Uruguay. No hay justificación que conozcamos para que no se actúe de este modo, y si la hubiera debe exponerse en forma transparente, cristalina. Si hay algo mas importante que el interés nacional que se lo diga.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.