Portada » Columnistas

Y los otros…

16/03/2012 2 Comentarios

Michael S. Castleton- Bridger

Por un tratado internacional en que los uruguayos ‘per se’ no fuimos arte ni

parte ,el gobierno actual liderado por el Sr. Mujica Cordano, se propone hacer un pedido de disculpas institucional ante los deudos de María Claudia García Irureta Goyena de Gelman.

Todos los orientales bien pensantes debemos repudiar visceralmente los hechos que  tuvo que vivir esta joven y que a la postre le costaran la vida. De eso no puede haber duda alguna.

No sabemos exactamente si los salvajes que mataron a la nuera del Tte. de Montoneros Juan Gelman y secuestraron a su nieta están efectivamente presos. Es de esperar que así sea.

Pero como casi siempre en la vida las monedas tienen dos caras.

Los que agredieron a las estructuras de una sociedad democrática  volviéndola prácticamente inviable no fueron precisamente los militares de nuestro país sino que fueron la contraparte del ‘poeta’ Gelman en nuestro país. Fueron los que secuestraron, torturaron, robaron y mataron tiempo antes de que las fuerzas armadas fueran llamadas por el gobierno electo de la época para controlarlos.

Lo que pasó después es otra historia absolutamente condenable si se quiere. Pero, la verdad objetiva, la verdad histórica, es que nuestra nación fue en principio agredida por una banda de terroristas ‘iluminados’ tan propios a los tiempos de la guerra fría.

La verdad histórica objetiva es que aún el que escribe y la gran mayoría de la población que no apoyó al terrorismo vernáculo no hemos escuchado ningún pedido corporativo de disculpas de los insurgentes Tupamaros por el incalculable daño que le hicieron a la fibra más íntima de nuestra nación.

Nación que agredieron vil y violentamente en acciones que sin duda alguna abrieron el camino para los hechos trágicos que hoy todos los uruguayos queremos sino olvidar al menos restañar. Heridas con las cuales aún debemos  aprender a convivir , como en el siglo pasado los orientales convivieron con los muertos de ambos bandos en las guerras civiles.

La historia de las naciones se escribe con sangre.

En el caso de nuestro país como oriental el que escribe preferiría mil veces una disculpa real del movimiento Tupamaro como contrapartida a una pedido de perdón departe del estado como tal, que pantomimas impuestas por los grandes a los menos poderosos disfrazados de tratados jurídicos internacionales.

De una buena vez aceptemos que ni en nuestras fuerzas armadas ni por cierto entre los Tupamaros todos están libres de culpa por desgraciados, absurdos y vergonzosos excesos.

El hecho es que ya son historia. El país debe seguir adelante, la nación debe seguir adelante y como tantas viudas quizás nunca aceptar su pérdida pero sí aprender a convivir con ella.

Las fuerzas armadas tuvieron culpas, pero, los otros también.

Estos últimos también  deberían pedirle el  perdón a todos los uruguayos.

 

2 Comentarios »

  • luis buscarons morelli :

    Si realmente quieren hacerle un bien al pais,comiencen los ex terroristas y los militares a quienes se les comprobaron excesos,por juntarse y mirando a los ojos a esta sociedad,pídanles perdon en serio.- Perdon y dar vuelta la página,mirando mas allá del odio y el afan de venganza,ocuparnos de las responsabilidades que todos tenemos hacia el futuro de las próximas generaciones,tener un poco de grandeza de espíritu,y tratar de funcionar como sociedad. Buena parte de este pais,ya está harto de este teatro que solo ha servido para profundizar las diferencias entre los orientales.Es hora de vivir de otra manera.–

  • Lonjazo :

    Una cosa es clara.
    Si no hubiera habido guerrilla, los militares jamás habrían sido llamados a combatirla.
    Si la guerrilla no hubiera sido coordinada por cuba conjuntamente con las demás guerrillas del continente, jamás habría habido plan Cóndor, que no fue otra cosa que la respuesta internacional al ataque internacional.
    Cuba, el che, los castro, son los verdaderos y últimos responsables de la terrible época entre los 60s y los 80s.
    Estos que hoy, a nombre de todos, piden perdón y aceptan responsabilidades, no tienen ética ni capacidad moral para hacerlo, si antes no lo hacen en nombre propio.
    Lo de ayer fue una victorita política de los causantes de todo el problema!
    Pero el problema está lejos de resolverse. Porque no se resuelve con estas actitudes rengas ni con despilfarro de dinero ajeno.
    Yo no me siento respresentado por este gobierno que no es de todos sino del y para el fraude amplio.
    No pedí perdón ni acepté ninguna responsabilidad.
    Los que lo hicieron en mi nombre, algún día me van a tener que pagar! Y no en dinero.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.