Portada » Columnistas, Destacado

El Frente Amplio es el problema

02/03/2012 Sin Comentarios

Gustavo Penadés

El Presidente inicia un nuevo año de gestión con reproches para el Partido Nacional.

Parecería que estuviéramos entorpeciendo su gestión. En realidad al Presidente le molesta que pensemos diferente, y que lo digamos.

Molesta que digamos que la Argentina se está portando mal con el Uruguay.

Molesta que pidamos al Poder Ejecutivo mayor firmeza en las negociaciones.

Seguramente lo que en verdad moleste al Ejecutivo sea reconocer que el Partido Nacional tenía razón.

La tenía cuando advertía que por la vía de la complacencia y de la renuncia no se iría a ningún lado, y que era pan para hoy y hambre para mañana.  ¿Es el Partido Nacional responsable de que haya pasado lo que todos preveíamos?

A diferencia de la dirigencia frenteamplista, estamos seguros de que pasará el tiempo y no tendremos que confesar compungidos arrepentimientos por el papel desempeñado desde la oposición.  Nuestra primera lealtad es con el País, y es así entonces que le hemos señalado al Frente Amplio los errores que entendemos comete. Hasta ahora los hechos nos vienen dando la razón.

Las disonancias en el Gobierno, sus idas y vueltas, sus marchas y contramarchas no son causadas por el Partido Nacional sino por el propio Frente Amplio. Lejos de rezongar, mejor se haría en agradecer a la oposición por sacar adelante el acuerdo educativo que permite alentar la esperanza de algún tímido cambio.

Justamente el tema de la educación es un clarísimo ejemplo de las fuerzas que están en pugna. Son sectores políticos y sindicales los que disputan los cargos y el control del sistema.

Lo mismo que durante tantos años pasó y pasa en la Universidad, en la que cada cargo electivo o administrativo es objeto de sangrienta lucha. Esa lucha se vestirá de elevados principios, mas sin dejar por ello de ser lo que es.

En ASSE y en  la Salud en general pasa lo mismo que en la UDELAR y que en la Educación la lucha de partidos y personas por controlar espacios crecientes de poder llevándose, en algunos, el sueño hegemónico al extremo de desalentar las expresiones de acción privada.

Iniciando su tercer año el Frente Amplio debería reconocer que ellos son el problema, no nosotros.

 

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.