Portada » Columnistas

Los reyes de la bulla

24/02/2012 Sin Comentarios

Gustavo Penadés

La senadora Topolansky acusaba a la oposición de “hacer bulla” en referencia a las críticas, que con justicia, se formulan al desgobierno de la Educación. Se la acusa también de no tener ideas y de criticar y no aportar.

La verdad es muy otra. En cuanto a los aportes está claro que en todo momento hemos mantenido una actitud por demás proactiva, proponiendo, sugiriendo ideas con espíritu positivo y sin cuidarse de que el Frente se quedara con los buenos resultados de las mismas.

En cuanto a hacer bulla, también la acusación es injusta, porque se haría bulla si el Partido Nacional dijera o hiciera cosas sin sentido ni contenido. En el accionar del Partido Nacional no encontraremos las notas de “barullo” o  “confusión” propias de la expresión analizada.

Sin alguien es experto en bulla es el Frente Amplio.

En estos días podemos encontrar dos ejemplos de pizarrón. Uno es el affaire del censo. Dijimos en una nota unos meses atrás que ni un censo sabían hacer y los hechos nos dieron la razón. Al final fue un desastre y se lo terminó a ojo, con llamadas de teléfono y con papel y lápiz. Antes se dedicaron a desacreditar lo que se hizo en el pasado con funcionarios públicos y en un día. El mes del censo se transformó en el cuatrimestre del censo y no se llegó al semestre porque venía el verano.

Otro lindo ejemplo ilustrativo de la bulla frentista es la conservación de los arboles del ornato publico de Montevideo.

En 2006 la Intendencia apelaba a cooperativas –Fucvam entre ellas- para que junto a soldados ejecutaran tareas de raleo y extracción de árboles. ¡En aquel momento se decía que el atraso en la gestión del arbolado era de siete años! Nada cambió en seis años a pesar de las continuas quejas de los vecinos, y solo la tragedia de Carrasco avivo el celo de la Intendenta Olivera. Pero, no nos llamemos a engaño ya que el celo de la intendenta durara lo que el asunto esté en la opinión pública y mientras  haya una cámara de televisión prendida. Después se volverá a la rutina municipal, es decir, al no hacer nada productivo y sí mucha bulla.

Bulla es a lo que mejor sabe hacer el Frente Amplio.

Palabras grandilocuentes, comisiones de nombres fantásticos, abundancia de publicaciones (imprentas agradecidas), y contratación de mucha gente (sobre todo por medio de cooperativas). Resultados pocos y eficiencia cero. Los reyes de la bulla.

 

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.