Portada » Titular

Las rayas claras

03/02/2012 2 Comentarios

Luis Alberto Lacalle Herrera

El electorado, cada cinco años, emite un mensaje de voluntad colectiva que se refleja en las porciones de poder que adjudica a los diferentes partidos que comparecen solicitando el apoyo popular.

Legitima el poder de acuerdo con la Constitución y fundamenta la capacidad de decidir por todos nosotros. En las dos últimas elecciones el mensaje ha sido claro, Poder Ejecutivo en manos del Frente Amplio y mayoría parlamentaria absoluta para la misma coalición, es decir casi todo el poder político, dejando fuera de su alcance solamente la leyes que requieren mayorías especiales y otras decisiones parlamentarias de similares requisitos.

El Frente puede aprobar – y en los hechos así ha hecho – leyes en un solo día, blindar sus ministros ante los intentos de censura de la oposición y evitar las comisiones investigadoras.

Si agregamos a esto las mayorías que le han correspondido en los entes autónomos y organismos similares, podemos decir que tiene el Presidente Mujica todas las herramientas para gobernar al país. Si su fuerza política y él mismo no lo hacen bien es porque no saben o no quieren.

Recordamos esta circunstancia, esta característica de los dos gobiernos del FA para que queden claras las rayas que dividen la “cancha política” y las respectivas responsabilidades de todas las fuerzas políticas.

La gente fue clara, gobierno de un lado oposición del otro. Se trata de una novedad pues hay que remontarse al año 1966 para encontrara la última vez que esto ocurriera,  cuando el Partido Colorado obtuvo similar mandato.

Todo esto viene a cuento para que quede bien definida nuestra posición ante el gobierno.

El Partido Nacional tiene vocación de servir al país, la define diciendo que lo que es bueno para éste es bueno para nuestra colectividad. Pero es preciso señalar que una cosa fue el primer gobierno democrático de 1985 y la generosa posición de Wilson al ofrecer la gobernabilidad, cuando no se conocía la fortaleza de la institucionalidad recuperada, y otra la actual ecuación política. Una cosa eran los gobiernos sin mayorías parlamentarias que se sucedieron hasta el mandato del Dr. Vázquez y que debían negociar todas y cada una de las leyes, someterse a la censura de ministros el día que a los partidos de oposición se les ocurriera y la instalación de comisiones investigadoras  a voluntad y otra la solidez del actual gobierno.

No confundir los tantos. Estaremos siempre prontos a ayudar con ideas, con más ancha base parlamentaria pero no nos necesitan. Es más, debemos respeto a nuestros votantes dejando en claro que ellos, los frentistas, el gobierno, son “mano” como en los juegos de cartas, nosotros “ pie”.

Juntos ganaron y juntos deben de gobernar. Juntos propusieron algo y si lo que quieren hacer hoy es muy distinto, son ellos que tienen que explicarlo a sus adherentes. Si ante un tema importante queda claro que no tienen los votos en el parlamento, veremos como actuamos, pero primero el que tiene todo el mandato, todo el poder. No se puede confundir buena voluntad con entrevero.

Gobierno plenamente responsable y poderoso es el que tenemos. A ellos y solo a ellos cabe la responsabilidad de hacer, tarea para la que parecen no estar en muy buenas condiciones …

2 Comentarios »

  • Danilo Gariazzo Lara :

    Al pan, pan y al vino, vino

  • juan j. clerici garcia :

    era imprescindible definir las posiciones,somos una colectividad segura y respetuosa de nuestros principios;y a ellos en el respeto de las discrepancias,deberíamos sumirnos. hemos conocido-en el pasado-rumbos inciertos,aún en gobiernos de nuestra colectividad;la responsabilidad es con los ciudadanos y a ellos nos debemos y nos obligamos.tarea del politico, es y será interpretar el sentir y el pensar de quiénes los elegimos,agradezcote,la sencillez en la expresión y desde ya – como herrerista-,concuerdo contigo.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.